Pasar al contenido principal

Fotos del Año Nuevo chino 2018: la mayor migración en China

Una viajera a punto de coger el tren para reunirse con su familia durante el Año Nuevo Chino 2018.
Tao Zhang/Getty Images

¡El Año Nuevo chino de 2018 ha comenzado!

Se espera que 1.500 millones de personas en todo el mundo –casi una quinta parte de la población– disfruten de sus fiestas durante dos semanas, que han comenzado hoy viernes 16 de febrero.

Durante el Año Nuevo Lunar o Fiesta de la Primavera cientos de millones de trabajadores chinos que provienen de áreas rurales, y que pasan la mayor parte del año viviendo en las principales ciudades, vuelven a casa para pasar las vacaciones con sus seres queridos.

Habrá casi un total de 3.000 millones de desplazamientos en poco más de un mes. Es la mayor migración humana anual del mundo.

Estas son las imágenes que muestran cómo están siendo los desplazamientos en lo que va de año.

 

Durante los próximos días, cientos de millones de personas volverán a casa para visitar sus familias y celebrar el Año Nuevo chino.

Año nuevo chino 2018
Una multitud de chinos en una superficie. AFP/Getty Images

 

En total, se espera que entre el 1 de febrero y el 12 de marzo se realicen un total de 2.980 millones de desplazamientos.

Tránsito de personas en una estación durante el Año Nuevo Chino 2018.
FRED DUFOUR/AFP/Getty Images

Fuente: Xinhua

 

Durante este período, algunas personas regresarán a sus hogares en coche, mientras que las personas que viajen en avión se beneficiarán de los 30.000 vuelos adicionales programados.

Debido a los numerosos desplazamientos, el tráfico en las carreteras es una imagen habitual del Año Nuevo Chino 2018.
VCG/Getty Images

 

Pero los trenes siguen siendo una de las opciones más populares. Unos 390 millones de personas se decantarán por el ferrocarril y, en algunos casos, por los trenes bala, que pueden reducir el tiempo de viaje hasta un 75%.

Los trenes bala son uno de los transportes predilectos para desplazarse por el Año Nuevo Chino.
Wang He/Getty Images

Fuente: XinhuaBloomberg

 

No todos los desplazamientos serán así de rápidos. Estos pasajeros viajan de Pekín a Chengdú , la capital de la provincia de Sichuán, en tren, un trayecto de 26 horas de duración.

Pasajeros en un vagón de tren que sale de Pekín con destino a Chengdu.
FRED DUFOUR/AFP/Getty Images

 

Como no hay suficientes asientos para todos, algunas personas tienen que permanecer de pie durante todo el viaje.

Una de las pasajeras que tienen que viajar de pie durante su trayecto en tren, debido a la falta de espacio.
Tao Zhang/Getty Images

 

Pero tanto los servicios a bordo como la comida han mejorado con el paso de los años. Este 2018, los viajeros podrán hacer pedidos online de KFC que después reparte el personal del tren.

Dos pasajeros de tren saludan a la cámara desde su vagón durante las migraciones masivas por el Año Nuevo Chino 2018.
Tao Zhang/Getty Images

Fuente: Global Times

 

También hay afortunados que duermen en cabinas.

Un pasajero de tren duerme tranquilamente en su cabina durante las migraciones masivas por el Año Nuevo Chino 2018.
FRED DUFOUR/AFP/Getty Images

 

Aunque lo más normal es dormir en el asiento o, como estos hombres, en el vagón restaurante.

Un hombre durmiendo en un restaurante durante las migraciones masivas por el Año Nuevo Chino 2018.
FRED DUFOUR/AFP/Getty Images

 

Otros aprovechan los cambios de tren para dormir en la estación.

Gente durmiendo en el suelo de una estación durante las migraciones masivas por el Año Nuevo Chino 2018.
ao Zhang/Getty Images

 

Las temperaturas están descendiendo y ya se sitúan bajo cero, lo que significa que los viajeros, sobre todo los más pequeños, necesitan abrigarse.

Una mujer abriga a su hijo debido a las bajas temperaturas durante las migraciones masivas por el Año Nuevo Chino 2018.
Tao Zhang/Getty Images

 

Los viajeros pueden llegar a cargar mucho equipaje, muchas veces con regalos tradicionales y comida que tan solo se vende durante el Año Nuevo chino.

Durante el Año Nuevo Chino, los equipajes de los ciudadanos contienen numerosos regalos y comida que tan solo se vende durante el Festival de Primavera.
Tao Zhang/Getty Images

 

Los fuegos artificiales también son muy populares, pero Pekín ha prohibido este año su uso en el centro de la ciudad a fin de reducir la contaminación del aire y los accidentes.

En este Año Nuevo Chino 2018 se han prohibido los fuegos artificiales en el centro de Pekín.
GREG BAKER/AFP/Getty Images

 

Este viajero se lesionó antes de empezar sus vacaciones, pero un maquinista se ofreció a cargarlo a cuestas.

Un conductor de tren se ofrece para transportar a hombros a un señor lesionado durante las migraciones masivas por el Año Nuevo Chino 2018.
Tao Zhang/Getty Images

 

Algunas de las colas son eterna.

Colas infinitas de viajeros durante las migraciones masivas por el Año Nuevo Chino 2018.
AFP/Getty Images

 

Uno de los factores que explican esta migración masiva es que cientos de millones de personas trabajan lejos de sus aldeas de origen para poder ganar más dinero.

Gente entrando en un vagón de tren durante las migraciones masivas por el Año Nuevo Chino.
FRED DUFOUR/AFP/Getty Images

 

Sin embargo, los habitantes de China no pueden desplazarse a cualquier lugar. Existe un sistema llamado hukou que limita el número de permisos de residencia urbana que el Gobierno concede cada año.

Un grupo de personas esperando en el andén a que llegue su tren durante los desplazamientos por el Año Nuevo Chino 2018.
Tao Zhang/Getty Images

Fuente: The Diplomat

 

Incluso cuando los migrantes rurales obtienen un permiso para vivir en una ciudad, no tienen acceso a servicios sanitarios, educativos y sociales. Tampoco sus hijos, por lo que millones de niños viven en la aldea con sus abuelos para tener acceso a la educación.

Un hombre y su hija esperan sentados en una estación durante las migraciones masivas por el Año Nuevo Chino 2018.
Tao Zhang/Getty Images

 

No obstante, este año se cree que muchos de los trabajadores migrantes que regresaron a sus hogares no volverán a Pekín después de las vacaciones.

Gente durmiendo en un restaurante durante el Año Nuevo Chino.
FRED DUFOUR/AFP/Getty Images

 

Desde noviembre de 2017, las autoridades no solo han desalojado a decenas de miles de residentes de Pekín –en su mayoría trabajadores migrantes procedentes de poblaciones rurales–, sino que también han demolido sus hogares. En algunos casos, sin aviso alguno.

Uno de los edificios demolidos por las autoridades chinas.
Kevin Frayer/Getty Images

Fuente: Business Insider

 

Si bien los desalojos comenzaron como parte de una campaña de seguridad después de un incendio, muchos consideran que se trata en realidad de un plan para reducir de forma arbitraria la población de la ciudad en 2 millones de personas para el año 2020.

La policía china marcha en formación alrededor de edificios demolidos por las autoridades.
Kevin Frayer/Getty Images

Fuente: The GuardianChina Daily

 

Pero por ahora, los migrantes chinos disfrutarán de grandes comilonas y de celebrar las fiestas en familia.

Es típico recibir el Año Nuevo Chino con dragones y fuegos artificiales.
Feature China / Barcroft Images / Barcroft Media via Getty Images

Te puede interesar