Pasar al contenido principal

Francisco González deja "temporalmente" BBVA hasta que acabe la investigación del caso Villarejo

Francisco González BBVA
BBVA
  • Francisco González, expresidente de BBVA, abandona temporalmente el cargo de presidente de la fundación de BBVA.
  • Lo hace "para evitar que se utilice su persona para dañar a la entidad", según lo ha comunicado en una carta enviada al actual presidente del banco, Carlos Torres.
  • Este viernes se celebra la junta general de accionistas de BBVA.

El expresidente de BBVA, Francisco González, abandona los cargos que tenía como presidente de honor del banco y de la Fundación que había asumido después de que a finales del año pasado pasara el testigo a Carlos Torres, actual presidente ejecutivo de la entidad. Los deja “temporalmente” hasta que concluyan las investigaciones relacionadas con el caso Villarejo. 

La renuncia a estos cargos, adelantada por Europa Press, se produce para “evitar que se utilice su persona para dañar a la entidad”. González explica esto en una carta dirigida a Torres a la que ha tenido acceso la agencia de noticias, y en la que el expresidente de la entidad señala que está “muy orgulloso de lo conseguido en estos años”. 

Este movimiento, que ayer publicaba Lainformación que Francisco González estaba estudiando, se produce un día antes de la junta general de accionistas que se celebra este viernes en Bilbao. Un momento en el que la presencia de FG, como se conoce en el mundo financiero al expresidente de BBVA, complica la gestión a Torres. 

Torres tendrá que responder ante los accionistas sobre cómo está gestionado la entidad el caso de las supuestas escuchas. En un momento en el que los reguladores como el BCE ya han presionado para que se aclare la situación. 

Leer más: Así es cómo la gran banca quiere evitar que Google o Facebook sean tu nuevo banco

El actual presidente del banco, que fue consejero delegado durante la última etapa de FG en el banco, ha defendido firmemente en los últimos tiempos la gestión de González. "Yo creo a Francisco González, es una persona de principios", aseguró el actual presidente en la presentación de resultados de 2018 ante las insistentes preguntas de los medios. 

Respecto a la investigación, Torres aseguró que habría “tolerancia cero” en el caso de que las investigaciones demostraran que efectivamente se produjeron las acusaciones de espionaje que pesan sobre FG.

Las acusaciones sobre FG 

Las acusaciones que pesan sobre el expresidente de la entidad apuntan que González habría contratado al comisario encarcelado José Manuel Villarejo para tener acceso a las llamadas telefónicas que se cruzaron en plena operación de asalto al banco de los principales promotores de la maniobra, el entonces presidente de Sacyr, Luis del Rivero, el industrial Juan Abelló y el jefe de la Oficina Económica de José Luis Rodríguez Zapatero, Miguel Sebastián. 

González, que pide a su sucesor que traslade la carta al consejo de administración con todo su "afecto y gratitud", señala que desde hace un año "hemos sufrido una larga y continua agresión mediática derivada de las investigaciones policial y judicial, sobre un caso de gran repercusión periodística en torno a un excomisario de policía y su trabajo al frente de una empresa de investigación contratada en su día por el banco".

"La existencia de una investigación judicial abierta es un elemento adicional muy importante en esta averiguación de lo ocurrido, que nos ayudará a conocer la verdad", escribe González al referirse a la investigación abierta en la Audiencia Nacional, que se suma a las investigaciones internas que está llevando a cabo la entidad. 

En cualquier caso, el paso a un lado de González buscaría facilitar la gestión de esta crisis por el actual presidente de la entidad. Torres que lleva algo más de dos meses en el cargo tiene que enfrentarse este viernes a una junta de accionistas muy complicada. De hecho, la más complicada en 17 años considera El País

Torres tendrá que dar mañana explicaciones sobre la investigación del caso Villarejo, pero también sobre la evolución de las acciones de BBVA en el mercado, la situación complicada en Turquía o el proceso de digitalización del banco (una causa abanderada por FG durante años). 

La carta de la renuncia "temporal" 

En la carta remitida por FG a Torres, el expresidente glosa los momentos más complicados de su gestión al frente de BBVA. González ha estado al frente de la entidad desde la fusión entre BBV y Argentaria en 2002, aunque en una primera etapa compartía la presidencia. El banquero era presidente de Argentaria desde 1996, tres años antes de la fusión con BBV que dió como resultado BBVA. 

Precisamente, uno de los momentos complicados a los que alude en su carta de renuncia se refiere a esa primera etapa al hablar de las "cuentas secretas del 2000". En aquel momento se conoció que existían una serie de cuentas ocultas en varios paraísos fiscales como Jersey, que acabaron con la renuncia de Emilio Ybarra, que copresidía la nueva entidad con González. El escándalo dejó a FG como único presidente de la entidad. 

El expresidente de la entidad también se refiere a "otras crisis dolorosas" en la carta como "el intento de Sacyr de apropiarse del banco con la colaboración inexplicable de parte del gobierno (que no salió en defensa de la entidad como era su deber)". En el marco de este movimiento es donde se centran las acusaciones de espionaje. 

Además, señala otras crisis como la salida a Bolsa de Bankia, en la que recuerda que se negaron a participar a pesar de las presiones recibidas o la no participación en el accionariado de la Sareb (el conocido como banco malo). 

González saca pecho en la misiva de "otros asuntos" en lo que apunta que actuaron "con total firmeza". Así se refiere al caso Ausbanc en el que rememora que denunciaron un "odioso chantaje" a la institución.