Pasar al contenido principal

Estos factores han llevado a que la fusión entre Unicaja y Liberbank haya fracasado

Liberbank
Reuters
  • Durante el proceso de la 'due diligence' preceptivo en la ya fallida operación, irrumpió Abanca en las negociaciones al filtrarse que preparaba una Oferta Pública de Adquisición de acciones (OPA) sobre Liberbank. 
  • iberbank tenía la pretensión de tener un 45% y un 44% de la nueva entidad, alejándose del 43%, que se había establecido en los últimos contactos.
  • También hay que tener en cuenta que otro de los principales obstáculos resultó ser las necesidades de provisiones por los ajustes de reestructuración.

Parecía que iba a ser una de las operaciones corporativas más importantes en España del presente año, pero ha quedado en eso, en una intención frustrada. La fusión entre Unicaja y Liberbank no ha podido llegar a buen puerto y es momento de hacer balance y ver cuáles han sido los motivos de que no haya terminado concretándose. 

Las fusiones bancarias parecía que iban a seguir en el territorio español. Los tipos de interés a la baja están lastrando los márgenes de intereses de las entidades y de ahí a que se produzcan planteamientos de concentración empresarial para captar más nicho de mercado y así ganar competitividad. 

Sin embargo, a través de un comunicado remitido a la CNMV por parte de Liberbank se daba carpetazo a una posibilidad que estaba planeando sobre los mercados desde hacía bastante tiempo atrás: "Se informa de que no se ha alcanzado un acuerdo en cuanto al eventual reparto accionarial en la nueva entidad, por lo que el consejo de administración ha decidido por unanimidad dar por finalizados dichos contactos”

Se trata de una notificación que se publicó una vez que la bolsa española ya había cerrado y a la que se sumó la entidad andaluza poco más tarde: “desde nuestra positiva trayectoria y solidez financiera seguiremos trabajando para el cumplimiento de sus objetivos estratégicos, establecidos en su Plan de Negocio, así como en maximizar el valor para sus accionistas”.

La cuestión es, ¿qué está detrás de esta ruptura? Hay varios factores que la han motivado. Y jugadores que han estado moviendo ficha para que no terminara cristalizando.

Leer más: 3 motivos por los que los inversores están viendo un gran atractivo en los valores cíclicos

La irrupción de Abanca

Durante el proceso de la 'due diligence' preceptivo en la ya fallida operación, irrumpió Abanca en las negociaciones al filtrarse que preparaba una Oferta Pública de Adquisición de acciones (OPA) sobre Liberbank

Dichas informaciones forzaron al banco gallego a desvelar sus planes y a la CNMV a requerirle un breve plazo para formular una oferta formal. Debido a los tiempos, Abanca renunció a la OPA y las conversaciones entre Liberbank y Unicaja siguieron su curso. Pero ahora podría estar retomando esa posibilidad y su interés previo podría haber influido.

Falta de acuerdo mutuo

Tanto Unicaja como Liberbank ya habían llevado su plan de fusión al Banco Central Europeo, aunque el escollo de la ecuación de canje ha pesado en exceso y se ha convertido en un factor determinante para que la operación no haya salido adelante. 

En este sentido, Liberbank tenía la pretensión de tener un 45% y un 44% de la nueva entidad, alejándose del 43%, que se había establecido en los últimos contactos. Un cambio que ha llegado al creer que ese volumen de participaciones es el que estaba descontado ya en la cotización actual de sus acciones. 

A ello hay que sumarle que el 'hedge fund' Oceanwood, tenía la exigencia de que Liberbank alcanzase el 45% del capital de la entidad fusionada. Algo a lo que dio el no por respuesta la Fundación Bancaria Unicaja, que no quería aceptar bajar del 30%, lo cual tenía el requisito de que Unicaja poseyera el 60%-. 

Provisiones en los ajustes

También hay que tener en cuenta que otro de los principales obstáculos resultó ser las necesidades de provisiones por los ajustes de reestructuración. Así, el equipo gestor de Liberbank consideraba que la poca variación de la posición inicial de Unicaja era, cuanto menos, para mostrar cierto grado de desconfianza. 

Con todo, la mayor reducción de personal se habría producido sobre la plantilla del banco andaluz, puesto que casi posee el doble de trabajadores y de oficinas que Liberbank.