La crisis sanitaria aboca a la Generación Z a afrontar los mismos problemas financieros que los millennials

Generación Z

Getty Images

  • Un informe de Bank of America alerta de que la crisis del COVID-19 impedirá que la Generación Z desarrolle todo su potencial, de la misma forma que sucedió con los millennials tras la crisis financiera de 2008.
  • Las perspectivas son aún peores, ya que la tasa de paro actual ya supera el punto álgido de la debacle anterior.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Afronta la Generación Z los mismos problemas económicos que los millennials?

Un nuevo informe de Bank of America dice que sí. 

"Como sucedió en la crisis financiera de 2008 a 2009 con los millennials, el coronavirus pondrá a prueba e incluso impedirá que la Generación Z desarrollen su carrera y alcancen su máximo potencial de ingresos", anticipa el documento. 

El informe añade que una parte significativa de la Generación Z está entrando en la edad adulta en medio de una recesión, al igual que sucedió con los millennials. "Como hace una década, es probable que el coste económico de esta recesión golpee a la generación más joven y menos experimentada".

Así, los graduados de la Generación Z entrarán en un mercado laboral que tiene una tasa de desempleo del 14,7% en EEUU, según datos de mayo, mayor que el 10% que se alcanzó en 2009 durante la Gran Recesión.

De hecho, en abril, el 27% de la Generación Z estaba desempleada, según los datos de la Federación de St. Louis, y, a pesar de que esta cifra cayó al 18,5% en julio, sigue siendo la más alta.

En España, el desempleo alcanzó el 16,2% en octubre y la cifra asciende al 40,4% para los menores de 25 años. De hecho, es el país europeo con la mayor tasa de paro juvenil, por delante de Grecia. 

4 formas en las que la Generación Z transformará la manera de trabajar en las empresas

Heidi Shierholz, economista y directora de política de Economic Policy Institute, explica a Business Insider que las recesiones suelen afectar en mayor medida a los trabajadores más jóvenes a corto plazo y, a su vez, tener consecuencias a largo plazo.

"La forma en que una recesión puede dañar a las personas que entrar en el mercado laboral puede tener efectos duraderos", señala. "Hay evidencias que apuntan que el primer trabajo que obtienes prepara el escenario para el futuro".

La Generación Z tardará un tiempo en generar riqueza

Los graduados tras una recesión suelen ver sus salarios estancados en un período que puede durar hasta 15 años, según una investigación de Stanford.

Este fue el caso de los millennials de mayor edad que se graduaron durante la crisis financiera, cuyo nivel de riqueza se situó un 34% por debajo de lo que debería estar.

"Este tipo de impacto en una generación que ingresa al mercado laboral significa que su prosperidad y calidad de vida frente a las anteriores ya no están garantizadas", explica el informe.

Millennials: cómo es la generación más emprendedora y quiénes son sus máximos exponentes

Sin embargo, según la misma fuente, las habilidades de la Generación Z con la tecnología y la educación centrada en apartados tecnológicos podrían resultar un activo en el inicio en su vida laboral.

Asimismo, verse obligado a ponerse al día a nivel financiero puede tener beneficios a largo plazo, apunta a Business Insider Hannes Schwandt, autor de la investigación de Stanford.

"Con el tiempo, lo que se ve en estos grupos es un mayor grado de movilidad de un empleador a otro", apunta. "Les ayuda a escalar en base a la calidad".

Este salto de trabajo en trabajo ayudará a que la Generación Z se motive a la hora de buscar más oportunidades y enseñará a sus miembros qué quieren y qué no en el ámbito laboral, concluye. 

Otros artículos interesantes:

Las fintech encuentran nuevos clientes en la Generación Z, ya que han sido "olvidados" por la banca tradicional

La pandemia podría crear una "generación confinada" en Europa: por qué los más jóvenes pueden ser los que más sufran por una nueva crisis

Un antiguo CEO de HSBC advierte que la industria tecnológica muestra los mismos síntomas de alarma que tuvo la banca antes de la crisis de 2008

Te recomendamos