Pasar al contenido principal

La 'gig economy' paga solo 828 dólares al mes: por qué conducir para Uber no sustituye el trabajo a tiempo completo

On average, Uber and other ride-hailing drivers are earning less money that they were five years ago, according to a new study.
De media, Uber y otros conductores están ganando menos dinero que hace cinco años, según un nuevo estudio. Ints Kalnins/Reuters
  • El número de personas que participan en la llamada gig economy ha aumentado significativamente en los últimos cinco años, según un nuevo estudio del Instituto JP Morgan Chase.
  • El aumento ha sido impulsado en gran medida por el creciente número de personas que conducen para servicios como Uber y Lyft, según el estudio.
  • Pero pocas personas están ganando un dinero significativo con la gig economy, según revela el estudio.
  • La mayoría de la gente solo participa de forma intermitente, y las ganancias mensuales medias se han desplomado.

Las compañías que lideran la gig economy, y sus impulsores, han promocionado su potencial para reemplazar o sustituir a los trabajos regulares a tiempo completo.

Pero aunque el contrato sea para Uber o entregues burritos para Postmates o pasees perros para Wag, ese tipo de trabajo en realidad no reemplaza el empleo regular para aquellos que lo hacen, según un nuevo estudio del JP Morgan Chase Institute. Lo que es peor: los ingresos de tales actividades se han desplomado en los últimos cinco años, incluso con el aumento de las personas que han empezado a participar de ellos, según revela el estudio.

"Algunas personas se han adelantado un poco al decir que este era el futuro del trabajo", dice Diana Farrell, directora general del instituto. "No está del todo claro que las personas dejen sus trabajos tradicionales para hacer esto".

Para el estudio, el instituto ha rastreado de forma mensual unos 39 millones de cuentas bancarias anónimas de Chase de los 23 estados en los que la compañía tiene una sucursal, desde octubre de 2012 hasta marzo de 2018. Las cuentas incluidas en la muestra son aquellas en las que el titular principal tiene de 18 años para arriba, y en la que hay al menos cinco cargos cada mes, lo que la organización toma como una indicación de que la cuenta es significativa en la vida financiera de los titulares.

El estudio analizó si esas cuentas registraron ingresos en cualquier mes durante el período cubierto por uno de los 128 servicios online diferentes que facilitan las transacciones de la gig economy, que empareja quien ofrece bienes y servicios con quienes los compran. El instituto agrupa esos servicios en cuatro categorías diferentes: transporte de bienes y personas; trabajo independiente no relacionado con el transporte, como la reparación de viviendas; venta de bienes y productos, como en eBay o Etsy; y arrendamiento de bienes inmuebles u otros, como servicios a través de Airbnb.

Leer más: La 'gig economy' llega a las empresas: así va a cambiar tu forma de trabajar

El instituto ha descubierto que la proporción de cuentas que recibió ingresos de dichos servicios aumentó marcadamente durante el período de su estudio. En marzo de este año 2018, el 1,6% de las cuentas tuvo ingresos de al menos uno de los servicios de la gig economy, frente a solo el 0,3% en el primer trimestre de 2013.

Asimismo, a partir de marzo, alrededor del 4,5% de las cuentas habían recibido ingresos de uno de los servicios en el año anterior, en comparación con menos del 2% en el año anterior a septiembre de 2013.

Si bien esos porcentajes pueden no parecer muy grandes, se traducen en un gran número cuando se proyectan en toda la población de Estados Unidos. Implican que unos 2 millones de hogares participan en dichos servicios mensualmente y 5.5 millones en algún momento durante el último año.

Los servicios de transporte dominan la gig economy

Casi todo el aumento en la participación ha sido impulsado por los servicios de transporte como Uber y Lyft. Los servicios de transporte se convirtieron en la actividad más popular entre los titulares de cuentas en junio de 2015. La proporción de cuentas que percibió ingresos de dichos servicios mensualmente es ahora del 1%, que supera los porcentajes combinados de aquellos que obtienen ingresos de todos los otros servicios de la gig economy. 

"Realmente, la característica dominante aquí es el sector del transporte", afirma Farrell.

Pero pocos se ganan la vida conduciendo para Uber o DoorDash, de acuerdo con el estudio, y mucho menos con los otros servicios de la gig economy. En cambio, para la gran mayoría de los participantes, dichos servicios ofrecen trabajo temporal, generalmente cuando están entre trabajos.

Para comprender el uso de dichos servicios por parte de los titulares de las cuentas, el estudio se centró en el año que terminó en julio de 2016. Durante ese período, la gran mayoría de las cuentas obtuvieron ingresos de dichos servicios en tres meses o menos.

Solo el 41.7% de las cuentas percibieron ingresos de servicios de transporte como Lyft en al menos cuatro meses de ese año, por ejemplo. Y solo el 12.5% ​​ganó dinero por servicios de transporte en al menos 10 meses.

"La gente participa esporádicamente [en servicios de la gig economy], incluso en el sector del transporte", explica Farrell. Y añade: "La gran mayoría de los que participan están entrando y saliendo".

Leer más: Hemos comparado los precios del taxi vs. Uber y Cabify y el ganador está bastante claro

Pocos renunciarían a su trabajo para conducir para Uber

Aparentemente, la razón por la que no se quedan por más tiempo es porque la mayoría de la gente no gana mucho dinero con los servicios. De media, los titulares de cuentas ganaron 828 dólares al mes (unos 700 euros) por  los servicios. Eso es un aumento desde los 688 dólares de 2013, pero por debajo de los 1.006 dólares de 2015. La última cifra se traduce en menos de 10.000 dólares al año (unos 8.497 euros), o muy por debajo de la línea de pobreza, incluso para una sola persona.

Airbnb is one of several services that allow consumers to lease out property or other items they own.
Airbnb es uno de los varios servicios que permiten a los consumidores arrendar propiedades u otros artículos. Tero Vesalainen / Shutterstock.com

Las medias pueden estar sesgadas por los participantes de altos ingresos, pero la disminución de los ingresos y sus niveles relativamente bajos se han mantenido independientemente de la división de los datos en el estudio. En el primer trimestre de 2014, la mitad de las cuentas que participaron en servicios de transporte ganaban más de 900 dólares al mes. En el primer trimestre de este año, menos de una cuarta parte de las cuentas ganó tanto con esos servicios.

El estudio no ha tenido una forma de rastrear cuántas horas realmente conducían las personas. Pero los datos que los investigadores sí tenían sugieren que incluso aquellos que conducen más no ganaban tanto y vieron sus salarios caer durante el período de estudio.

Las cuentas que pertenecen al 10% de los que ganan más con esos servicios ingresaban más de 4.000 dólares al mes de ellos al comienzo del período de estudio. Al final del período de estudio, ganaban menos de 2.500 dólares al mes. Eso es menos de 30.000 dólares al año (unos 25.500 euros).

Mientras tanto, los participantes más activos en dichos servicios, los que condujeron durante al menos 10 meses del año anterior, vieron cómo sus ingresos mensuales descendían de casi  2.500 dólares al mes a principios de 2014 a 1.277 dólares al mes para marzo de este año. Esta última cifra se traduce en 15.324 dólares al año, que es más de 1.000 dólares menos que el salario de pobreza para una familia de dos.

"Estas tendencias sugieren que el trabajo de transporte independiente no es una perspectiva prometedora para aquellos que buscan generar ingresos suficientes para liberarlos del empleo tradicional", concluyen Farrell y sus co-investigadores en el informe.

Leer más: Lime convence a Uber y Google: por qué uno de sus inversores cree que representa el futuro de la movilidad

El dinero de verdad está en el alquiler, si tienes algo que ofrecer

El estudio también revela que la participación en otros tipos de servicios de la gig economy se ha mantenido bastante estable a lo largo del tiempo. Tal vez lo más notable es la falta general de interés en los trabajos que no son de ejercer de conductor. Mensualmente, solo el 0.1% de las cuentas han ingresado de servicios como Wag.

Fuera del trabajo de transporte, el ingreso mensual de los otros tres tipos de trabajo aumentó durante el período. Pero solo el alquiler ofrece una cantidad sustancial de ingresos de media, aumentando de  1.030 dólares al mes en 2013 a 2.113 dólares al mes en marzo de 2018. El 10 % de las cuentas que participaron en el sector de arrendamiento financiero ganó más de 4.500 dólares mensuales (unos 3.800 euros).

Pero solo el 0.2% de las cuentas ingresó de los servicios de arrendamiento financiero en marzo, lo que indica que pocos consumidores tienen la posibilidad de alquilar su coche, su casa u otra propiedad.

"Para poder alquilar algo, una habitación, una casa o un barco, primero debes tener el bien", dice Farrell.

Te puede interesar