El Gobierno aprueba este martes el protocolo para elegir la sede de la futura Agencia Estatal de Supervisión de la Inteligencia Artificial

Carme Artigas, secretaria de Estado de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.
Carme Artigas, secretaria de Estado de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.

El Consejo de Ministros aprobará este martes el protocolo por el cual se designará la sede de la futura Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial (AESIA). El organismo, la respuesta del Gobierno al Reglamento de Inteligencia Artificial que se cocina en Bruselas desde hace meses, ya cuenta con algunas candidatas, como ciudades andaluzas y gallegas.

El País ha accedido a documentos oficiales que detallan ese protocolo. El mismo diario destaca que el mismo será aprobado este martes, y aunque se contempla un plazo de medio año para designar la anfitriona definitiva de la AESIA, precisamente su tramitación por vía de urgencia podría hacer que la ciudad elegida se acabe conociendo mucho antes.

La AESIA es un nuevo organismo que se incluyó por primera vez en los presupuestos generales del Estado de este año. Han pasado ya casi 9 meses de 2022 y todavía no se ha puesto en marcha. El Gobierno, y más concretamente la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (SEDIA), esperan que la oficina esté en marcha antes de que termine el año.

Carme Artigas, la titular de esta Secretaría de Estado, ya ha confirmado el avance de El País a través de un tuit. "Mañana el Consejo de Ministros aprobará iniciar el proceso para la selección de la futura sede de la AESIA. Desde la SEDIA, seguimos trabajando para impulsar el liderazgo de España a nivel tecnológico", ha publicado.

Esta SEDIA, dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, es la que lidera la puesta en marcha de esta nueva agencia que contará con un mínimo de 40 profesionales, si bien se espera que su plantilla crezca "sustancialmente" una vez entre en vigor el futuro Reglamento de Inteligencia Artificial europeo, explica El País.

Fuentes del Gobierno rechazan a El País que se haya tenido en consideración ya alguna de las candidatas a acoger esta AESIA. Desde hace meses se conocen las intenciones de Granada y de la Xunta gallega, que ha ofrecido a Santiago de Compostela, e incluso Ourense, que se ha postulado a sí misma. El Ejecutivo promete que el proceso nace sin vicios y en igualdad de oportunidades.

Así ponen España, Bruselas y el resto de Europa pies en pared ante los desafíos éticos y sociales que provoca el auge de la inteligencia artificial

El traslado de la AESIA fuera de Madrid también responde a un real decreto que el Gobierno aprobó en marzo y que promueve la descentralización de la administración. Su emplazamiento ha provocado una división entre grandes tecnológicas, que ya respaldan a una u otra candidata de las conocidas extraoficialmente.

La AESIA será una de las primeras experiencias nacionales en Europa que responden a la necesidad apremiante que llevan planteando expertos desde hace años: la necesidad de controlar los algoritmos y sus implicaciones sociales. Estos sistemas que automatizan decisiones tienen el potencial de vulnerabilizar a colectivos de diversa índole.

Además, se atiene a un futuro inmediato, el legislativo, en el que el Reglamento de la IA europeo verá la luz verde tan pronto como principios de 2024, al término de la presidencia española del Consejo de la Unión Europea. Las grandes tecnológicas han dado su beneplácito también a esta futura norma, y dudas de quienes piensan que podría levantar barreras a la innovación tecnológica.

Más allá de su ubicación, la AESIA nacerá con varios desafíos. 

El primero, orquestar y coordinar todo el sandbox regulatorio que España está poniendo en marcha para probar en el territorio el futuro Reglamento de la IA europeo, todavía sujeto a cambios, y que fue presentado poco antes del verano. De esa experiencia se espera acabar contando con guías y metodologías para que la transposición del futuro reglamento sea lo más eficaz posible.

La SEDIA ya confiaba en que justo después del verano las empresas empiecen a probar este sandbox regulatorio, y en el ámbito de los colectivos sociales y los derechos digitales, varias organizaciones ya trabajan en un escrito que han presentado ante la Secretaría de Estado. Piden concreciones para evitar que la futura AESIA no acabe siendo un organismo ineficaz o papel mojado.

A la hora de valorar las candidatas postuladas a acoger esta AESIA no se tendrá en cuenta únicamente baremos demográficos. Las autonomías también tendrán que demostrar su potencial tecnológico. La memoria del protocolo, a la que ha accedido El País, destaca lo siguiente:

"La sede escogida formará parte del sistema de conocimiento, innovación y desarrollo de la IA en España, lo que refuerza la conveniencia de una fijación previa de la sede para adecuar el escenario a los requerimientos técnicos, materiales y de personal para que la Agencia pueda desarrollar sus funciones con plenas garantías".

En cuanto al personal que se adherirá a este nuevo organismo, presumiblemente buena parte de su plantilla se alimente con personal del Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Administración del Estado, si bien el equipo contará con otros perfiles como expertos en el funcionamiento de la Administración y asesores jurídicos.

Otros artículos interesantes:

Datos, algoritmos e inteligencia artificial: así predice Spotify lo que más te apetece escuchar

Una inteligencia artificial de Google ha desarrollado sentimientos, según un ingeniero al que han suspendido por denunciarlo

España quiere que las empresas empiecen a participar en el 'sandbox' del Reglamento de Inteligencia Artificial después de este verano

Te recomendamos