Pasar al contenido principal

El Gobierno se ha gastado cerca de 170.000 euros en cursos de mindfulness y meditación que ahora Sanidad estudia calificar como "pseudoterapias"

Mindfulness en el trabajo.
Mindfulness en el trabajo. Getty Images/fizkes
  • El Ejecutivo se ha gastado cerca de 170.000 euros desde junio de 2016 en cursos de mindfulness, una terapia que Sanidad podría catalogar próximamente como pseudoterapia. Lo cuenta la Ser.
  • Expertos y escépticos recuerdan que el mindfulness defiende sus resultados terapéuticos "sin base teórica ni resultados probados".
  • Un portavoz del Ministerio de Hacienda ha detallado a la cadena Ser, quien ha publicado esta historia, que la inversión son solo "unas décimas" del programa de prevención de riesgos laborales para funcionarios.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Gobierno de España se ha gastado 166.859 euros en tres años en cursos de mindfulness y meditación destinados a los funcionarios de la administración pública.

Lo ha revelado la cadena Ser este miércoles tras recopilar hasta 43 contratos públicos que han aparecido en el portal de transparencia. El Ministerio de Sanidad incluyó el mindfulness como una terapia "en evaluación", un procedimiento previo ante su posible catalogación como pseudoterapia, por no contar con el suficiente respaldo científico.

El mindfulness es una técnica de relajación que pretende disciplinar el cerebro para que atienda al presente mediante meditación no mística. El objetivo es combatir el estrés o la ansiedad pero un artículo de la revista Nature cuestionaba el año pasado sus resultados: zanjaba que ver un documental en televisión era igual de beneficioso, replica la Ser.

No es una técnica nueva: en marzo del año pasado, un congresista de los Estados Unidos presumía de usar esta técnica que le había 'cambiado la vida' y llegó a realizar sesiones de meditación activa en el parlamento estadounidense. Es una técnica muy seguida por políticos y directivos de grandes empresas en los EEUU —aunque también consiguen los mismos resultados fregando los platos, como Bill Gates o Jeff Bezos—.

La Ser ha descubierto en concreto hasta 43 contratos públicos adjudicados entre abril de 2016 y junio de 2019 a empresas que se dedican a impartir cursos de mindfulness de forma presencial o a través de internet. Un portavoz del ministerio de Hacienda ha defendido ante la emisora que estos gastos son "unas décimas" del gasto general en formación para empleados públicos, y se enmarcan en el programa de prevención de riesgos laborales.

Lo llamativo es que el Instituto de Gestión Sanitaria —Ingesa— dependiente del Ministerio de Sanidad contrató uno de estos cursos por 800 euros el pasado mes de junio, a pesar de que en febrero de este año la misma cartera incluyó el mindfulness como una de las terapias bajo estudio antes de catalogarla como pseudoterapia.

Sanidad lanzó en febrero una campaña llamada #CoNprueba en la que a través de un portal web catalogaban decenas de terapias como casos sin respaldo científico. Entre ellas, registró la ataraxia, la medicina de los mapuches, los masajes tibetanos, la psicohomeopatía, la terapia floral con orquídeas, etc.

Entre las terapias que aun están en evaluación se encuentran la abrazoterapia, la acupuntura, la homeopatía, la enfermería naturista, la osteopatía, el yoga o el reiki.

Un escéptico, el abogado Fernando Frías, considera que el mindfulness "puede ser una pseudoterapia" porque se presenta "como algo con efectos terapéuticos sin base teórica ni resultados probados", ha explicado a la Ser.

Y además