China tiene que encontrar la manera de atender a 400 millones de personas mayores de 60 años de aquí a 2040, y el inicio está siendo difícil

Matthew Loh,
China es el único país en desarrollo del mundo que está envejeciendo antes de volverse rico.

LIU JIN/AFP vía Getty Images

  • Con una esperanza de vida en aumento y una tasa de natalidad en mínimos históricos, los 1.400 millones de habitantes de China no sólo están disminuyendo. También está envejeciendo rápidamente.
  • Cinco profesores especializados en el estudio de la población y la economía de China ayudan a Business Insider a analizar la carrera contrarreloj del país para atender a sus mayores.
Análisis Faldón

El 17 de enero fue un día histórico para China. Tras décadas presentándose como una potencia de crecimiento ilimitado, el país reveló que su población había disminuido por primera vez desde la década de 1960.

Con el aumento de la esperanza de vida y el descenso de la natalidad a mínimos históricos, incluso después de poner fin a la política del hijo único en 2016, los 1.400 millones de habitantes de China no solo se están reduciendo, sino que también están envejeciendo rápidamente.

Este momento histórico significa un cambio monumental en la forma en que China debe trazar su futuro. Si no se controla, el envejecimiento de la población plantea crisis en múltiples frentes: el país tendrá más ancianos necesitados de atención sanitaria y, al mismo tiempo, cada vez menos adultos en edad de trabajar para impulsar la economía que financia esta atención.

China también se enfrenta a un envejecimiento sin precedentes. Se prevé que en 2040 habrá 400 millones de personas mayores de 60 años, más que en todo Estados Unidos. 

Los dirigentes del país saben que tienen que sembrar rápidamente las semillas de un sistema eficaz en el futuro. En marzo, Pekín anunció un plan quinquenal —su visión global— para abordar la atención a la tercera edad. Algunos cantones, preocupados por el descenso de la tasa de matrimonios, están probando una serie de estrategias creativas para convencer a las parejas de que se casen y tengan hijos.

A gran escala, la respuesta de China como nación se ha quedado rezagada. Las recientes políticas de fomento de la natalidad se promulgaron demasiado tarde, y los servicios de atención a la tercera edad financiados por el Gobierno ni siquiera pueden hacer frente a la demanda actual, según explican a Business Insider varios expertos en China.

Cinco profesores especializados en el estudio de la población y la economía de China han ayudado a Business Insider a analizar la carrera contrarreloj del país.

China perderá a la mitad de su población a finales de siglo, lo que no es bueno para Estados Unidos y Europa.

Un plan nacional de seguros en fase de prueba

China es el único país en vías de desarrollo del mundo que está envejeciendo antes de convertirse en rico, por lo que necesita encontrar la manera de pagar la atención a los ancianos.

Sabrina Luk, profesora adjunta de Política Pública y Asuntos Globales en la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur, afirma que no hay soluciones fáciles y rápidas para el problema del envejecimiento en China.

China está probando actualmente un plan nacional de seguros que cubre específicamente la atención a las personas mayores con necesidades a largo plazo, como los pacientes con demencia o diabetes. En el programa piloto participan 15 ciudades, como Chengdu, Shanghái y Guangzhou, explica Luk, autor de dos estudios sobre el envejecimiento en China.

Corresponde a cada ciudad decidir cómo financia el plan, quién se beneficia y qué tipo de atención recibe.

La mayoría de estas ciudades pagan el tratamiento con fondos de programas de seguro obligatorio a los que la gente lleva años aportando dinero. En China, si eres un adulto que trabaja en una ciudad, estás obligado por ley a pagar un seguro médico.

Estos programas de seguros suelen agrupar las contribuciones en un gran fondo común y cubren a los trabajadores incluso después de que hayan dejado de trabajar, lo que significa que un jubilado puede recibir atención médica aunque haya dejado de pagar la prima.

Pero si China envejece progresivamente al tiempo que cuenta con menos adultos en edad de trabajar, la demanda de seguros de atención a la vejez se disparará aunque disminuya el número de personas que cotizan en estos programas, afirma Luk.

Un cuidador o "enfermero asistencial", acompaña a una persona de 92 años que vive en su propia casa a un hospital de Pekín.
Un cuidador o "enfermero asistencial", acompaña a una persona de 92 años que vive en su propia casa a un hospital de Pekín.

Tai Sicong/Xinhua vía Getty Images

Y la atención a la tercera edad es cara: suele ser tres veces superior a la de las generaciones más jóvenes, añade.

"Es obvio que depender de las cotizaciones de los seguros médicos para financiar los servicios de atención a la tercera edad no será viable a largo plazo", sentencia.

Elon Musk mirando de reojo.

El sistema de seguros ya tiene grietas

Según Luk, las grietas ya empiezan a notarse.

Luk afirma que algunas ciudades ya tienen déficits en sus seguros compartidos, que se calcula que ascenderán a 100.000 millones de dólares en todo el país en 2024. Tampoco hay suficientes centros que acepten el nuevo régimen, ni suficiente personal en el programa para atender a los ancianos, añade.

El profesor David Goodman, director del Centro de Estudios sobre China de la Universidad de Sídney, señala que los organismos locales de las regiones más pobres tendrán especialmente dificultades para hacer frente a los gastos, en un país donde los índices de riqueza y urbanización pueden variar drásticamente. En Pekín, la provincia más rica de China, el PIB per cápita era de 28.517 dólares en 2021, frente a los 6.362 dólares de Gansu, la provincia más pobre del país.

"Puedo imaginar que algunas ciudades más ricas podrán hacerlo, y de hecho también tendrán bastante filantropía", dice Goodman. "Pero creo que una cosa es segura: no será una prosperidad común. No puede serlo".

Una anciana observa fotos familiares en la residencia de ancianos de la aldea de Checheng, en el condado de Ji, en la provincia de Shanxi, en el norte de China, el 17 de noviembre de 2015.
Una anciana observa fotos familiares en la residencia de ancianos de la aldea de Checheng, en el condado de Ji, en la provincia de Shanxi, en el norte de China, el 17 de noviembre de 2015.

Xinhua/Zhan Yan vía Getty Images

Envejecer en casa: el objetivo supremo

Al igual que en Estados Unidos, el principal objetivo de China es que la gente envejezca en su propio hogar y, en la medida de lo posible, no tenga que acudir a residencias de ancianos ni a centros de vida asistida, explica Gu Qingyang, profesor asociado de Economía de la Universidad Nacional de Singapur.

"China intenta crear centros de día en los que la gente pueda volver a casa y ser atendida por sus hijos por la noche", explica Gu.

Ese es el objetivo de las personas mayores en cualquier parte del mundo, afirma Stuart Gietel-Basten, profesor de Ciencias Sociales y Políticas Públicas de la Universidad Khalifa de Abu Dhabi, cuya investigación abarca la demografía en China.

"Uno quiere envejecer en su casa. Uno quiere envejecer en su propia casa y permanecer en ella el mayor tiempo posible", afirma Gietel-Basten.

Unos ancianos chinos negocian con sus pájaros en un mercado ambulante.
Unos ancianos chinos negocian con sus pájaros en un mercado ambulante.

Zhang Peng/LightRocket vía Getty Images

Es una solución especialmente eficaz para los ancianos más pobres de la China rural, donde un residente medio gana 2.700 dólares al año y las pensiones son demasiado pequeñas para poder pagar asistencia médica a largo plazo.

Por ejemplo, un agricultor anciano que haya realizado trabajos físicos durante la mayor parte de su vida y goce de buena salud puede mantenerse durante muchos años con el apoyo de una comunidad, explica Gietel-Basten.

"El problema viene si se padece algún tipo de enfermedad crónica de larga duración. A esas alturas, es muy difícil acceder a servicios sanitarios y sociales complejos en medio de la nada y de poblaciones dispersas", añade.

El alzhéimer se está convirtiendo rápidamente en una preocupación en China, según Luk. El país registrará unos 15 millones de personas con demencia en 2022, la mayor cifra del mundo.

"Se calcula que la demencia en China en 2030 representará alrededor del 10% del coste mundial previsto de 1,1 billones de dólares en 2030", detalla Luk.

La Comisión Nacional de Salud de China puso en marcha en 2020 una estrategia nacional contra la demencia para reforzar los servicios destinados a los enfermos de alzhéimer en el marco de su "Plan de Acción para una China Saludable". 

Pero aún no ha dado resultados significativos, advierte Luk. "En China, muchas personas con demencia y sus cuidadores siguen sin poder obtener el apoyo que necesitan", señala.

 

Con los años que todavía restan en el reloj, China también puede reducir la carga enseñando a su población a adoptar hábitos que les ayuden a envejecer de forma saludable, como reducir el consumo de alcohol, dejar de fumar y hacer ejercicio con regularidad, indica Luk.

"Ayudar a los adultos mayores a mantenerse sanos es, en realidad, ayudarles a conseguir un envejecimiento saludable", asegura Luk. "Sin un cuerpo sano, la gente no puede hacer las cosas que quiere y disfrutar de la vida".

"No se trata sólo de añadir años a la vida", subraya, "se trata también de añadir vida a los años".

Una anciana con demencia recibe una muñeca que le ayuda a recordar su pasado.
Una anciana con demencia recibe una muñeca que le ayuda a recordar su pasado.

China Photos/Getty Images

Una posible solución: subcontratar al sector privado

Con todo, aunque China aún no haya logrado un éxito generalizado en la atención a la tercera edad, tiene muchas posibilidades de alcanzar la estabilidad en las próximas décadas, según afirman varios expertos a Business Insider.

"¿China envejece rápidamente? Sin duda. Por otro lado, tiene muchos aspectos positivos", afirma Gietel-Basten.

El sistema de un solo partido del Gobierno le permite pivotar rápidamente y aplicar cambios radicales, en comparación con las democracias en las que las llaves del poder pueden cambiar de manos cada pocos años, afirma.

Pero aún no está claro si el Gobierno central decidirá aprovechar ese poder e impulsar a fondo la mejora de los servicios de atención a la tercera edad, como hizo Pekín con su radical campaña "covid cero", que confinó a cientos de millones de personas y ahogó a las empresas durante años.

"Es probable que ocurra si la clase media crea un punto de inflexión en el que haya tanta demanda de servicios de atención a la tercera edad que los gobiernos locales digan: 'Vale, es hora de que hagamos algo'", afirma Goodman, director del Centro de Estudios sobre China.

Ilustración del Capitolio de los Estados Unidos

Por otro lado, puede que no sea necesaria una campaña drástica a escala nacional.

Pekín ha estado presionando al sector privado para que construya centros de día, residencias y otras infraestructuras de atención a la tercera edad para apuntalar las lagunas en las finanzas de los gobiernos locales, asegura Gu.

Gigantes empresariales chinos como Alibaba, Tencent y Geely Automobile, obligados por la administración de Xi Jinping a compartir su riqueza, han prometido miles de millones a "fondos de prosperidad común".

Un grupo de ancianos leyendo libros en un centro de día comunitario del condado de Hanshou, en la provincia central china de Hunan, el 20 de julio de 2022.
Un grupo de ancianos leyendo libros en un centro de día comunitario del condado de Hanshou, en la provincia central china de Hunan, el 20 de julio de 2022.

Chen Sihan/Xinhua vía Getty Images

Otra propuesta de solución: recurrir a la mano de obra inmigrante

Una opción para China podría ser depender de la mano de obra migrante, atrayendo a trabajadores extranjeros con contratos a corto plazo para trabajar en fábricas, cuidar a los ancianos e incluso cultivar, como hicieron Taiwán y Corea del Sur en la década de 1990, sostiene Carl Minzner, investigador principal de estudios sobre China en el Consejo de Relaciones Exteriores.

Sin embargo, China tiene pocos extranjeros en comparación con el resto de Asia oriental, y Xi ha ido cerrando la puerta de China, en lugar de abrirla, al resto del mundo, según Minzner.

"Naturalmente, aquí es donde algunos señalarán de forma vaga en la dirección de la tecnología o la robótica como una varita mágica que permitirá a Pekín superar estos retos", señala Minzner. 

Pero países envejecidos como Japón y Corea del Sur son mucho más ricos que China, y siguen dependiendo de la mano de obra inmigrante en lugar de soluciones tecnológicas de lujo, apostilla Minzner.

"¿Por qué iba a ser China diferente?".

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.

Etiquetas: