Pasar al contenido principal

De la guerra de depósitos a los tipos negativos: 10 años de políticas monetarias del BCE que te han tocado el bolsillo

Christine Lagarde, presidenta del FMI, y Mario Draghi, presidente del BCE.
BCE
  • La política monetaria ha ido evolucionando en los últimos diez años hasta llegar a los tipos de interés negativos. 
  • El BCE ha ido rebajando tipos de interés y aplicando medidas de estímulo para tratar de dinamizar la economía. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

El Banco Central Europeo marca los caminos de la política monetaria. Algo que suena lejano pero que al final termina afectando a tu bolsillo. En los últimos diez años, el BCE ha dado varios giros a su política monetaria que ha tenido como consecuencias que se haya pasado de una guerra de depósitos en la que los bancos comerciales se peleaban por captar el dinero de los ciudadanos a unos tipos negativos donde nos la pregunta es si el banco acabará cobrando por dejar los ahorros en ellos. 

A pesar de que el tipo de interés del dinero cerraba 2009 en el 1%, la agresividad de las ofertas comerciales de los bancos (y en aquel momento también de las cajas) marcaba la tendencia en el sector bancario. Las ofertas de depósitos remunerados con intereses que podían rondar el 4% hizo saltar las alarmas en los supervisores.

El Banco de España dio un toque al sector para que evitaran estas ofertas tan duras. Concretamente, el supervisor señalaba que "el tipo de interés nominal ofrecido tiene que ser como máximo igual a la media de los tipos más altos que ofrezcan las cinco principales entidades competidoras, respecto a productos comparables", según recoge una noticia de El País de aquella época

Tras la batalla de los depósitos, la situación comercial parecía volver a su cauce. Aunque la década se saldó finalmente con la destrucción del sistema de cajas de ahorro que acabaron quebrando, en manos de otras entidades o convertidas en bancos tras la reestructuración del sector. 

Mientras tanto en Fráncfort, el BCE ha vivido diez años turbulentos mientras trataba de poner orden en los mercados e insuflar dinamismo en la economía, eso sí manteniendo la inflación por debajo del 2% pero cerca de esa cifra. Así, aunque en 2011 volvió a subir los tipos de interés hasta en dos ocasiones, la tendencia general tras ese movimiento ha sido la de seguir bajando los tipos para tratar de bombear liquidez a la economía. 

Jean Claude Trichet fue el encargado de cerrar como gobernador del BCE la década pasada, tras lo cual en 2011 lo sustituyó el italiano Mario Draghi, que acabó sacando el bazuca para salvaguardar al euro cuando pronunció su ya famosa frase "haremos lo que sea necesario".

Draghi no ha podido despedir su jefatura del organismo con una vuelta a la subida de tipos y a la normalización de la política monetaria de la institución dados los datos macroeconómicos que aparecían en el horizonte. Será ahora su sucesora Christine Lagarde la que deberá tomar las decisiones respecto al futuro del BCE. 

Estos han sido en estos últimos diez años algunos de los principales hitos del BCE: 

En 2009 el tipo de interés marcado por el BCE cerró el año en el 1%

Jean-Claude Trichet, gobernador del BCE hasta 2011.
Reuters

La crisis ya había estallado aunque todavía era complicado prever las consecuencias finales que acabaría teniendo. Del tipo de interés del 4,25% que marcaba el BCE en 2007, la institución había ido rebajando este dato hasta situarlo en el 1% a cierre de 2009.

Aunque en 2011 el organismo hizo un par de amagos de subida, la tendencia desde ese momento ha sido de ir bajándolos hasta llegar al 0% en marzo de 2016. Todo con la idea de que el dinero acabara fluyendo hacia la economía real y no se quedara en los bancos. 

...a pesar de la bajada de tipos, los bancos y cajas en España se lanzaron a una agresiva guerra de depósitos

Carteles de bancos en sucursales.
Reuters

En 2010, los bancos españoles y las cajas de ahorro se lanzaban a una agresiva guerra de depósitos a pesar de que el BCE ya hubiera rebajado los tipos. Las ofertas para captar clientes situaban las rentabilidades que ofrecían por depósitos a un año entre el 4% y el 4,75%. Una tendencia que, según algunos expertos, podría costarles unos 7.000 millones de euros. 

En ese momento, y con el telón de fondo de que la viabilidad de las cajas, el Banco de España acabó lanzando una advertencia al sector para que finalizaran con esta práctica. Algo que poco a poco fueron haciendo, aunque a algunos les costó más que a otros

En 2011, se desató la crisis de la deuda soberana que afectaba, sobre todo, a Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España

Protestas en Grecia contra las medidas de austeridad impuestas.
Reuters

Las dudas sobre la viabilidad del euro entraron en tromba en los mercados y acabaron teniendo fuertes consecuencias en la deuda soberana de algunos países. Los países conocidos como PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España) fueron los más afectados viendo cómo los inversores cada vez pedían más rentabilidad para comprar sus bonos e incluso negándose a hacerlo. 

Esta situación acabó con el rescate de Portugal, Irlanda y Grecia por parte de la UE. Unos países que a cambio de la financiación europea se vieron obligadas a tomar duras medidas de austeridad y recortes en el gasto público. En el caso de España, acabó saldándose con un rescate a su sector financiero que se materializó con el rescate de Bankia. 

En este contexto, el BCE trataba de tranquilizar a los mercados mientras bajaba los tipos de interés. 

A finales de 2011, Mario Draghi sustituyó a Jean Claude Trichet como presidente del BCE

Jean Claude Trichet y Mario Draghi.
Reuters

En medio de la crisis se acabó el mandato del francés Jean Claude Trichet. El encargado para sucederle fue el italiano Mario Draghi. 

Draghi sacó su bazuca en 2012: "El BCE hará lo necesario"

Mario Draghi es un economista italiano, presidente del Banco Central Europeo
Reuters

Los mercados seguían sin calmarse y la crisis de deuda se mantenía activa, con todas las miradas fijas en el BCE su presidente Mario Draghi pronunció las palabras justas: "El BCE hará lo necesario para sostener el euro". En una de las ruedas de prensa del organismo, Draghi contestó a las preguntas de los periodistas asegurando que el organismo haría lo que sea necesario para salvar el euro, y que eso sería suficiente

Los mercados respondieron: las primas bajaron y las bolsas subieron. Tras las palabras, Draghi acabó poniendo en marcha un programa de compra de activos. 

El BCE lanzó un programa de compra de deuda en el mercado secundario

Trader atentos a las pantallas en Wall Street
Reuters

Dentro de su estrategia para volver a la calma, en 2015 el BCE lanzó un programa de compra de deuda, tanto bonos públicos como privados, en el mercado secundario de 60.000 millones de euros al mes.  

El programa se realizó adquiriendo por parte de los bancos centrales bonos con una calificación mínima de BBB-, por agencias e instituciones en el mercado secundario que realicen emisiones. Entre sus limitaciones estaban que las compras del BCE no pudieran superar "más del 33% de una emisión" y que no se mutualizarán "los posibles riesgos" de los bancos centrales al realizar estas operaciones de compra de deuda.

 

El tipo de interés al 0% y la facilidad de depósito, en negativo

Mario Draghi, gobernador del Banco Central Europeo.
Mario Draghi, gobernador del Banco Central Europeo. Reuters

El BCE siguió con su búsqueda de la estabilidad en la zona del euro y, sobre todo, con la vista puesta en su mandato supremo: mantener la inflación en un nivel cerca del 2% pero por debajo del 2%. En este equilibrio de responsabilidades, el BCE siguió la estela de otros bancos centrales hasta acabar en terreno desconocido. 

En marzo de 2016, el BCE situó los tipos de interés en el 0%. De esta forma, establecía que el precio al que se prestaban los bancos en el eurosistema estaba en esa cifra.

Leer más: Intereses negativos: cómo funcionan y qué significan exactamente para tu hipoteca o ahorros

Pero además, el organismo desde junio de 2014 estableció el tipo de depósito en negativo. Este indicador muestra lo que cobra el supervisor a los bancos por dejar su exceso liquidez en las arcas del BCE. Una medida que buscaba que la liquidez llegara al mercado. 

Todo parecía indicar que Draghi podría despedirse del BCE dando un giro a esta política monetaria anómala y subiendo los tipos negativos. Sin embargo, las nubes amenazaban tormenta en el horizonte macroeconómico y el presidente del BCE acabó su mandato manteniendo los tipos como estaban. 

 

El nuevo escenario de los tipos negativos para el ahorrador: los depósitos ya no te dan ninguna rentabilidad

Personas sacando dinero de cajeros.
iStock/Getty Images Plus

En este escenario de tipos negativos, los bancos comerciales están viendo cómo su negocio tradicional es cada vez más complicado. Esto termina trasladándose al ahorro. 

En este momento, los depósitos no ofrecen prácticamente ninguna rentabilidad por lo que es probable que estés perdiendo poder adquisitivo. Con los ahorros parados en una cuenta sin remunerar, la inflación se va comiendo parte de este dinero ahorrado. 

Eso sí, si tienes una hipoteca firmada a tipo variable es probable que hayas visto bajar las cuotas mensuales. Los tipos marcados por el BCE acaban trasladándose a otros indicadores como es el caso del Euríbor, la referencia más utilizada en el caso de las hipotecas. La caída del Euríbor posibilita que en las revisiones, la letra de la hipoteca se reduzca. 

Christine Lagarde toma el relevo de Mario Draghi al mando del BCE

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, junto a su vicepresidente Luis de Guindos
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, junto a su vicepresidente Luis de Guindos Reuters

Christine Lagarde ha sido la elegida como sustituya de Mario Draghi para pilotar el BCE. Será ella la que ahora deberá manejar los tiempos y las fórmulas para ver hacia donde se dirige la política monetaria del BCE. 

Y además