Pasar al contenido principal

La guerra de Trump contra el coche europeo amenaza 600 millones en exportaciones desde España

guerra de Trump contra el coche europeo
En la planta de Vitoria se producen furgonetas Vito que se mandan a EEUU desmontadas para evitar impuestos. Daimler.
  • EE.UU. ocupa el puesto undécimo como país receptor de las exportaciones españolas. Las del sector del automóvil en 2017 alcanzaron la cifra de 600 millones de euros. 

  • La Comunidad de Valencia, con un peso del 71% de las exportaciones a EE.UU. debido a la fábrica de Ford en Almussafes, sería la región más afectada si la guerra comercial alcanza al automóvil. 

La guerra comercial entre EE.UU. y la UE está a punto de llegar al sector del automóvil y convertirse en la guerra de Trump contra el coche europeo. España podría ser uno de los países afectados por la imposición de tarifas, que según datos de Anfac amenazarían los 600 millones de euros en vehículos que se exportaron a ese país en 2017.

El gravámen que los coches europeos pagan ahora en EE.UU. es del 2,5 y Trump quiere que alcance el 25% —abajo hay un gráfico sobre cuánto se paga de media de aranceles en todo el mundo—, así que el precio del automóvil europeo se incrementaría en torno al 20%. Un coste que, a buen seguro, terminaría repercutiéndose en el consumidor final aunque también tendría su impacto en las ventas. 

Infografía: ¿A qué país sale más caro exportar productos? | Statista Más infografías en Statista

Como segundo productor europeo de automóviles, las exportaciones de turismos de España a EE.UU. son relativamente pequeñas, 600 millones de euros en 2017 según Anfac, dado que las nueve plantas de producción españolas se dedican casi en su totalidad a hacer coches tipo utilitario y compacto, dos clases de vehículos muy residuales en ese país donde casi dos tercios de los que hoy se venden son pick-up o SUV de gran tamaño

Así, según datos de Anfac, la patronal de los fabricantes, el mercado de EE.UU. solo representa el 1,57% del volumen de la industria del automóvil española, con 38.264 turismos exportados directamente desde España a ese país en 2016. La inmensa mayoría de ellos fueron Ford Connect fabricados en Almussafes, donde también se produce un importante volumen de motores Ecoboost de cuatro cilindros —en torno a 50.000 unidades al año— para el mercado norteamericano. 

Leer más M, la nueva plataforma de movilidad compartida de Volvo

En 2017, de las 113.700 unidades del Connect que produjo Ford, 34.617 se enviaron directamente a EE.UU. Un dato que hace pensar que la fabricación del modelo en Valencia podría peligrar de materializarse esta guerra comercial en el automóvil. Sin embargo, la planta que Daimler tiene en Vitoria podría haber dado con la solución si Trump sigue adelante con su idea de aplicar gravámenes extra a las importaciones de turismos europeos. 

Vitoria es la otra fábrica española que produce automóviles para el mercado norteamericano, pero allí lo que se envía a EE.UU. no son las Mercedes Vito de la planta alavesa, sino desmontadas en kits para que, una vez han llegado a la instalación de Daimler en Charleston, Carolina del Sur, puedan ser ensambladas. 

Los 10 principales productos que España exporta a EE.UU.

los 10 principales productos que España exporta a EE.UU.
El gráfico muestra la evolución de los 10 principales productos que España exporta a EE.UU. ICEX

Y es que las furgonetas ya pagan el 25% de impuestos al desembarcar en EE.UU., pero con este  truco casi tan viejo como la propia industria del automóvil, Mercedes se ahorra pagar nada menos que el 22% del valor de cada vehículo en tasas porque los componentes solo se gravan con el 3%. 

Por este motivo, la industria auxiliar española del automóvil no tendría por qué sufrir en caso de abrirse una guerra comercial con EE.UU. Solo en 2017, se enviaron por este método 7.500 unidades de la Mercedes Vito al país de Trump, un 25% más que el año anterior. 
Los datos macro de la guerra de Trump contra el coche europeo

Así, la guerra comercial que Trump está a punto de comenzar contra el automóvil europeo, reclaman desde la UE, seguramente perjudicará mucho más a los propios EEUU que al viejo continente. 

EE.UU. se gasta 250.000 millones de euros al año en importar coches, sin embargo, como el viernes pasado se comunicó desde Bruselas, si cada país afectado por los nuevos gravámenes aplicara las mismas medidas, habría productos norteamericanos por valor de 253.000 millones de euros sujetos a nuevos impuestos. 

Cabe decir que, seguramente, estos productos no serían coches fabricados en EE.UU., ya que los automóviles de ese país prácticamente no tienen éxito en Europa. El cálculo que hace la propia Comisión es que los europeos gastan unos 50.000 millones de euros en productos americanos —sobre todo, tecnología— que se verían afectados por nuevos impuestos dentro del nuevo contexto de guerra comercial que se cierne. 

Por poner el ejemplo más conocido al respecto del automóvil made in USA que se conduce en Europa, en 2017 en España se vendieron 491 unidades del Ford Mustang de un total de 13.191 deportivos fabricados en EE.UU. que compraron conductores europeos. Sin embargo, la industria del automóvil, recuerdan desde Anfac, 

Por otro lado, muchos fabricantes europeos y también japoneses han optado por establecer fábricas dentro de territorio norteamericano. De hecho, en EE.UU. las marcas europeas producen 2,9 millones de coches al año, una actividad que genera 120.000 empleos directos y 420.000 indirectos. 

Sin embargo, la mayoría de estas fábricas europeas de coches en EEUU se encuentran en los estados del sur de EEUU y no en Ohio y en Michigan, donde desde mediados de los 80 se ha producido el cierre de decenas de fábricas de coches y el mensaje populista de la campaña de Trump para la presidencia consiguió calar más hondo.

Infografía: ¿Nos ha hecho la globalización más ricos?  | Statista Más infografías en Statista

Aunque, como muestra el gráfico de arriba, hay una cosa en la que el inquilino de la Casa Blanca tiene razón y es que parece que su país no es, precisamente, de los más beneficiados por la globalización. 

Te puede interesar