Pasar al contenido principal

Un grupo de hackers amenaza con soltar "trapos sucios" de Trump después de haber robado 750 GB de datos a un conocido bufete de abogados que representa a Lady Gaga, Madonna o Robert De Niro

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos.
Donald Trump, presidente de los Estados Unidos. REUTERS/Carlos Barria
  • Grubman Shire Meiselas & Sacks, uno de los principales bufetes de abogados del mundo del espectáculo en Estados Unidos, ha sido recientemente objeto de un ciberataque.
  • Revil, el grupo de hackers que se esconde tras el ataque, elevó este jueves su petición de rescate hasta los 42 millones de dólares, según ha publicado este jueves Page Six.
  • Los ciberdelincuentes también han amenazado con soltar "trapos sucios" sobre Donald Trump si no reciben esa cantidad, explica Page Six.
  • Los hackers no han ofrecido más detalles sobre qué tipo de material estarían dispuestos a filtrar. Según las fuentes de Page Six, Donald Trump nunca ha sido cliente de esa firma de abogados.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un grupo de hackers que robó 756 GB de datos de uno de los principales bufetes de abogados dedicados al mundo del entretenimiento en Estados Unidos ha elevado su petición de rescate para devolver la información a los 42 millones de dólares (unos 38 millones de euros al cambio actual) y amenaza con soltar "trapos sucio" sobre Donald Trump si no recibe el dinero, según ha publicado Page Six.

El bufete de abogados de Grubman Shire Meiselas & Sacks tiene oficinas en el Carnegie Hall del centro de Manhattan.
El bufete de abogados de Grubman Shire Meiselas & Sacks tiene oficinas en el Carnegie Hall del centro de Manhattan. Ed Bailey/AP

Ed Bailey/AP

El bufete representa a clientes de toda la industria del entretenimiento, incluyendo a Lady Gaga, Drake, Elton John, Madonna, Robert De Niro, LeBron James, The Weeknd y Priyanka Chopra.

Su fundador, el abogado Allen Grubman, fue considerado como "el abogado más poderoso en el negocio de la música" por Vanity Fair en 2015.

El grupo de hackers, llamado Revil y también conocido como Sodinokibi, pidió originalmente 21 millones de dólares para no divulgar la información.

Otra firma de ciberseguridad le dijo a Variety a principios de esta semana que el archivo caché de los hackers incluía contratos, acuerdos de confidencialidad, números de teléfono, direcciones de correo electrónico y correspondencia privada.

El jueves, el grupo dobló su petición de rescate y amenazó con filtrar información perjudicial sobre Trump, según informó Page Six.

"La próxima persona que publicaremos será Donald Trump. Hay unas elecciones en marcha, y hemos encontrado una tonelada de trapos sucios", declararon los hackers, según Page Six.

"Sr. Trump, si quiere seguir siendo presidente, dele un toque de atención a los chicos, o de lo contrario puede olvidar esa ambición para siempre. Y a ustedes, votantes, podemos hacerles saber que después de tal publicación, ciertamente no querrán verlo como presidente... La fecha límite es una semana", añadieron los ciberdelincuentes.

"Grubman, destruiremos su compañía hasta los cimientos si no vemos el dinero", escribieron los hackers.

Leer más: Esta startup acaba de conseguir 20 millones para lanzar ciberataques sobre sus propios clientes, y el dinero lo usará para contratar a más hackers 'adictos' a penetrar en sistemas

Según las fuentes consultadas por Page Six, Trump nunca ha sido cliente de la empresa. Otra fuente informó al medio de comunicación que Grubman se había negado a negociar con los hackers.

"Su opinión es que, si pagaba, los hackers podrían publicar los documentos de todos modos", según la fuente. "Además el FBI ha declarado que este ataque es considerado un acto de terrorismo internacional, y no negociamos con terroristas".

Grubman tampoco parece ser partidario del presidente. Según los documentos de la Comisión Federal de Elecciones, en 2019 y 2020 contribuyó a las campañas presidenciales de los senadores demócratas Cory Booker y Kamala Harris.

La Casa Blanca no ha respondido de manera inmediata a la petición de Business Insider de comentar estas amenazas de los hackers.

Grubman con su esposa, Deborah, a la derecha, y la empresaria Martha Stewart en 2010.
Grubman con su esposa, Deborah, a la derecha, y la empresaria Martha Stewart en 2010. Patrick McMullan/Getty

Patrick McMullan via Getty

El bufete de abogados dice en una declaración a Page Six que "nuestras elecciones, nuestro gobierno y nuestra información personal están sufriendo una escalada de ataques por parte de cibercriminales extranjeros", añadiendo que "los bufetes de abogados no son inmunes a esta actividad maliciosa".

Además, añade: "Hemos sido informados por los expertos y el FBI de que negociar o pagar rescates a los terroristas es una violación de la legislación federal. Incluso después de haber pagado enormes rescates, los delincuentes suelen filtrar los documentos de todos modos".

El mismo grupo en enero atacó a la empresa de cambio de divisas Travelex, con sede en el Reino Unido, que pagó unos 2,3 millones de dólares en monedas de bits para recuperar sus archivos robados, según The Wall Street Journal.

Y además