Pasar al contenido principal

ING cambia su apuesta de la Cuenta Naranja a la Inversión Naranja: lanza una herramienta de gestión pasiva de inversiones

Equipo directivo de ING España en la presentación de ING Inversión Naranja.
De izda a dcha: Jan Van Sande, director de ahorro e inversor de ING España; César González-Bueno, CEO de ING España; Almudena Román, directora general de ING España, y Francisco Quintana, director de estrategia de inversión de ING España. ING
  • ING ha lanzado Inversión Naranja, una nueva herramienta con la que se suma a la tendencia de la gestión pasiva de las inversiones. 
  • Con esta apuesta la entidad busca cambiar parte de los fondos que tienen sus clientes en otros instrumentos de ahorro como la Cuenta Naranja a este tipo de inversión a largo plazo que generan mayores ingresos para la entidad. 
  • En la presentación de esta nueva herramienta, el CEO de ING España, César González Bueno, ha explicado que cuentan con 27.000 millones de euros en cuentas Naranja. En el panorama actual estas no son rentables ni para el banco por los bajos tipos de interés, ni para el cliente por la inflación. 

ING llegó hace 20 años a España y parte de su éxito fue revolucionar el panorama bancario combinando productos y canales que ya existían y creando la cuenta Naranja. Un producto de ahorro que aunaba características de los depósitos junto con el de las cuentas de ahorro a la par que usaba la banca directa, en aquel momento telefónica y posteriormente online

Ahora, los tiempos han cambiado y panorama de tipos de interés al mínimo, con el BCE sin previsión de fuertes cambios en su política monteria, lleva a que el banco se replantee su estrategia. Su apuesta es la Inversión Naranja +, una herramienta de gestión pasiva.

El CEO de ING España, César González-Bueno, ha explicado que la entidad busca "democratizar" el mundo de la inversión y que los clientes cumplan con sus expectativas ante el entorno de tipos de interés bajos.

En este momento, asegura que las cuentas Naranja que remuneran al 0,01% TAE no son rentables para los clientes porque no superan la inflación existente con lo que su dinero pierde valor. 

González Bueno ha explicado que el banco cuenta 27.000 millones de euros de sus clientes en Cuentas Naranjas que asegura que no son rentables para los clientes. Pero es que tampoco son rentables para el banco que no cobra ninguna comisión por estas cuentas y sí generan gastos. 

Leer más: Así es cómo la gran banca quiere evitar que Google o Facebook sean tu nuevo banco

En este contexto, ING se ha sumado a la tendencia de otras entidades (por ejemplo, Bankinter cuenta con PopCoin) y ha lanzado esta nueva herramienta de gestión pasiva compuesta por 6 carteras de inversión diferentes en función del perfil de riesgo del cliente.

Estas inversiones se basarán en ETFs y fondos indexados no requiriendo inversión mínima. Las comisiones que cobra el banco son del 0,99%. 

Tipos de inversión: carteras de más a menos riesgo

Así, cada una de ellas contará con un tipo de diversificación. En el caso de la más conservadora que es el Fondo Cartera Naranja 10/90 la composición será del 10% de renta variable europea y de un 90% de renta fija de Estados Unidos y Europa.

En el otro extremo está el Fondo Cartera Naranja 90 con un 90% de renta variable de Estados Unidos, Europa, Japón y Emergentes y un 10% de oro.

Como han explicado en la presentación, el objetivo de esta herramienta es captar aquellos fondos que el cliente espera no utilizar en el corto plazo. De hecho, en la presentación han hablado de horizontes temporales de 7 u 8 años para conseguir que la inversión sea rentable. 

Para seguir con la línea de la entidad, el director de ahorro e inversión de ING España, Jan Van Sande, ha apuntado que Inversión Naranja + va en la senda de presentar "productos sencillos y transparentes".

Leer más: Almudena Román, directora general de Banca para Particulares de ING España: "Los bancos somos muy aburridos para los clientes, nuestro principal valor es reducir su esfuerzo en la relación con su dinero"

Van Sande ha dicho que esta herramienta es "un modo de invertir que hasta ahora estaba solo al alcance de unos pocos: tener exposición a los principales mercados del mundo para beneficiarse del crecimiento de la economía mundial en el largo plazo".

El cliente tiene la oportunidad de realizar un test de idoneidad para elegir cuál de las siete carteras de fondos se adapta mejor a su perfil, todas ellas de gestión pasiva, que "consigue una rentabilidad mejor en el largo plazo", ha asegurado Van Sande.

Y además