Intel va a invertir miles de millones en construir fábricas de chips, pero los inversores temen que tarde demasiado en obtener resultados

Pat Gelsinger, CEO de Intel.
Pat Gelsinger, CEO de Intel.

Stephane de Sakutin/Pool via Reuters

  • Intel ha generado 18.100 millones de dólares —unos 15.500 millones de euros— en ingresos el pasado trimestre, lo que supone un aumento del 5% interanual, según ha informado la compañía.
  • La empresa afirma que va a invertir más de 20.000 millones de dólares —más de 17.000 millones de euros— en la construcción de fábricas de chips para competir con TMSC.
  • Los analistas explican que a los inversores les preocupa que los beneficios de la inversión tarden en llegar más de lo esperado.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Intel está haciendo una apuesta de 20.000 millones de dólares (más de 17.000 millones de euros según el tipo de cambio actual) en la fabricación de chips semiconductores. Sin embargo, los inversores están asustados porque esta inversión puede tardar más de lo previsto en dar sus frutos.

Para mantener su ventaja competitiva frente a empresas como Taiwan Semiconductor (TSMC) y Samsung, Intel ha iniciado la construcción de fábricas de chips en Arizona 3 meses antes de lo previsto, según anunció el jueves pasado el CEO de Intel, Pat Gelsinger, en la conferencia con analistas tras la presentación de resultados.

Sin embargo, los analistas estiman que pasarán entre 3 y 5 años antes de que la empresa obtenga algún tipo de beneficio. 

Como resultado, los inversores están empezando a evaluar de nuevo sus expectativas.

"Creo que asustará a algunos inversores porque, con el nuevo CEO en el cargo y este plan de reconversión sobre el papel, creo que se esperaba un periodo más corto para obtener beneficios", explica Logan Purk, analista senior de investigación de renta variable de Edward Jones.

Intel ha registrado unos ingresos de 18.100 millones de dólares (unos 15.500 millones de euros), un 5% más que el año pasado por estas fechas. Wall Street esperaba unos ingresos trimestrales de 18.240 millones de dólares (15.675 millones de euros) y, entre esa diferencia frente a las expectativas y la preocupación por esta inversión en las fábricas, las acciones de Intel bajaron casi un 12% al cierre del mercado el viernes

La inversión coincide con la actual escasez de chips, que ha afectado a fabricantes como Intel. Su negocio de computación de clientes, que incluye sus PC, ha bajado un 2% con respecto al mismo periodo del año pasado debido a la interrupción de la cadena de suministro, dice Intel. 

"El gran problema de los semiconductores es que no hay suficiente capacidad para fabricar lo que demanda el mercado", afirma Glenn O'Donnell, vicepresidente y director de investigación de Forrester. "Están añadiendo algunos clientes más, pero todavía no hay muchos beneficios. Eso se verá cuando se ponga en marcha parte de esta capacidad en 2023", declara.

Sin embargo, los inversores no están seguros de la hoja de ruta de los productos de Intel ni de la capacidad de la empresa para construir un negocio de fundición de chips competitivo, escribe Vijay Rakesh, director gerente y analista principal de semiconductores de Mizuho Securities. 

Esto se debe a que Intel está dividiendo su enfoque entre la construcción de fundiciones y el mantenimiento de la última innovación en chips. 

"Creemos que el giro podría convertirse en un lastre para el capital, ya que es difícil ganar en el mercado de las fundiciones y mantener márgenes atractivos", analiza Rakesh.

Los analistas esperan que el negocio de fabricación de fundición —es decir, la construcción de chips por encargo para otros, que ha sido la piedra angular del negocio de TSMC— sea un pilar clave del crecimiento de Intel durante la próxima década si la empresa lo desarrolla con éxito.

La rentabilidad a largo plazo no es necesariamente una señal de que Intel esté flojeando. Las inversiones en fábricas de chips simplemente llevan tiempo y Gelsinger pide a los inversores que sean pacientes.

"Estamos reposicionando la empresa para el crecimiento a largo plazo, y estamos analizando los planes de inversión necesarios para alcanzar nuestros objetivos y proporcionar resultados atractivos a largo plazo para nuestros accionistas", dice Gelsinger en la conferencia.

Tres o cinco años para que la inversión dé sus frutos "no es que Intel sea lenta. Se están moviendo rápidamente. Simplemente es un proceso muy largo y que requiere mucho capital", señala Purk.

La inversión en las fábricas de chips también forma parte de los cambios estratégicos introducidos por Gelsinger desde que se incorporó a Intel como consejero delegado procedente de VMware a principios de este año. 

Gelsinger ha contratado a varios ejecutivos nuevos, entre los que se encuentran antiguos líderes de VMware como Greg Lavender, y pretende cambiar la "relación adversa" entre las diferentes unidades de negocio de Intel, según Purk.

"Pat está tratando de realinear esa cultura y ponerse en la misma página detrás de esa visión y estrategia, especialmente en ese negocio de fundición", aclara.

Otros artículos interesantes:

Intel prepara una inversión de 80.000 millones de euros en una década para impulsar la fabricación de chips en Europa

Intel registra un 22% menos de beneficios netos en los primeros 6 meses del año: los planes de la compañía para frenar la escasez de chips

El CEO de Intel cree que la crisis de chips se alargará hasta 2023: "Ahora estamos en lo peor, el próximo año iremos mejorando"

Te recomendamos