La guerra en Ucrania provoca que algunos inversores sostenibles se replanteen sus antiguas posturas sobre las acciones relacionadas con las armas y la defensa

Los inversores sostenibles han evitado tradicionalmente las armas, pero la invasión rusa de Ucrania ha llevado a algunos a reconsiderar si las acciones de defensa pueden contribuir al bien social.

Rachel Mendelson/Insider

Hasta febrero, los valores de defensa de gran capitalización habían sido desterrados de la mayoría de las carteras ASG (Criterios Ambientales, Sociales y de buen Gobierno).

Los inversores sostenibles utilizan factores no financieros para "excluir" las empresas que dañan el medio ambiente, tienen un impacto social negativo o no demuestran una buena gobernanza. Eso llevó a la exclusión de Raytheon, Honeywell, Lockeed Martin y otras empresas que fabrican aviones de combate, armas o tanques.

Pero la invasión rusa de Ucrania podría cambiar eso.

En los últimos dos meses, los principales bancos europeos, como Commerzbank y SEB, han dado un giro de 180 grados en materia de inversión sostenible y se han comprometido a incluir acciones de defensa en algunas de sus carteras ASG. Argumentan que la industria de la defensa es una herramienta necesaria para preservar la democracia y proteger el bien social.

Business Insider ha preguntado a los principales estrategas de ASG sobre el debate, antes impensable, sobre las armas y el armamento, que ha captado su campo tras la invasión rusa de Ucrania.

Políticas de la UE

Desde enero de 2021, los responsables políticos de la Unión Europea están elaborando un informe que pretende clasificar si las actividades empresariales constituyen o no una financiación sostenible.

"Hace uno o dos años, las armas eran una exclusión típica que se definía como una actividad empresarial muy poco social", ha dicho a Business Insider el jefe de estrategia de inversión ASG de State Street Global Advisors, Carlo Funk, en una entrevista reciente. "Pero ahora hay un pequeño cambio para preguntarse si una acción de defensa podría ser para el bien social".

Aunque la UE presentó el año pasado propuestas para etiquetar a la industria armamentística como socialmente perjudicial, parece haber eliminado discretamente una política de línea dura sobre las acciones de defensa de su informe final sobre lo que constituye una financiación socialmente sostenible, según el Financial Times.

Los principales bancos europeos también se apresuraron a reclasificar las acciones de defensa después de que Rusia invadiera Ucrania. Por ejemplo, el grupo financiero sueco SEB anunció que suavizaría su postura ASG, permitiendo que seis de sus 100 fondos inviertan en empresas que generen el 5% o más de sus ingresos en el negocio de la defensa a partir del 1 de abril.

"Si se le pregunta a cualquier inversor ASG hace un año, habría sido un "no" rotundo: la defensa no podía considerarse elegible para la inversión social", ha dicho a Business Insider Panos Seretis, jefe de investigación ASG de Bank of America para Europa, Oriente Medio y África. "Pero los inversores, tanto en Europa como en el resto del mundo, han empezado a replantearse esto".

Los estrategas con los que ha hablado Business Insider para este artículo estaban de acuerdo en que la guerra de Ucrania ha desencadenado un período de examen de conciencia, con los inversores de ASG preguntándose si su anterior rechazo a las acciones de defensa ha dejado a Europa más vulnerable a la agresión militar de Vladímir Putin.

"Este tipo de preguntas nunca habrían surgido si no fuera por el desencadenamiento de la guerra entre Rusia y Ucrania", explica Funk.

El plan de gastos de Alemania

Apenas unos días después de que Putin invadiera Ucrania, el canciller alemán Olaf Scholz anunció un cambio histórico en la política de defensa. Por primera vez desde el final de la Guerra Fría, Alemania se comprometió a igualar el objetivo de la OTAN de gastar el 2% del PIB en defensa, y Scholz creó un fondo de 100.000 millones de euros para mejorar las fuerzas armadas de su país.

Funk y Seretis han dicho a Business Insider que las nuevas políticas de defensa de Alemania podrían ayudar a cambiar la opinión de los inversores europeos en materia de seguridad.

"Alemania está a punto de gastar 100.000 millones de euros en defensa, lo que la convertirá en una parte importante de esta conversación", comenta Seretis. "Demuestra cómo esta agitación ha cambiado todo".

"Demuestra lo mucho que pueden cambiar las perspectivas de inversión", señala Funk.

Antes de Ucrania, las principales empresas de defensa que cotizan en bolsa en Alemania se quejaban de la escasa financiación. En enero, el director ejecutivo de Rheinmetall declaró a los medios de comunicación locales que su empresa había sido apartada por destacados prestamistas alemanes debido a sus políticas de inversión sostenible.

Pero el Commerzbank, que solo está por detrás del Deutsche Bank en términos de valor total del balance, indicó a principios de marzo una nueva disposición a invertir en acciones de armamento y defensa.

"Ahora habrá más inversiones en la industria de la defensa aquí en Alemania, y todos son nuestros clientes", dijo Manfred Knof, director general del banco. "Los conocemos, nos conocen y estoy seguro de que hablarán con nosotros para realizar más inversiones".

El futuro de la inversión sostenible

Los críticos se apresuraron a tachar de "quiebra" y "fracaso" a la aSG tras la invasión rusa.

Algunos creen que la anterior exclusión de los valores de defensa dejó a importantes empresas estratégicas sin financiación y a Ucrania vulnerable a los ataques. Otros sostienen que, al replantearse una postura mantenida durante mucho tiempo sobre las empresas que fabrican armas destructivas, bancos como Commerzbank y SEB están traicionando la idea misma de la inversión "social".

Pero, para los que están en el centro del campo, la flexibilidad siempre ha sido fundamental para la idea misma del ASG.

"Muchos de estos guantes lanzados frente a la inversión ASG son irrelevantes", ha escrito Victoria Kalb, de UBS, que es jefa de investigación ASG para Europa, Oriente Medio y África, en un informe reciente. "No hay una única definición de ASG: la forma de aplicarlo depende de los requisitos de rentabilidad, la tolerancia al riesgo y los valores del inversor final".

Funk, de State Street, cuyo interés en el ámbito de la inversión sostenible se remonta a la redacción de su tesis universitaria en 2008, coincide en líneas generales con esa valoración.

"No se trata siempre de hacer llamadas morales, sino de repensar cuidadosamente lo que se considera inversión social", concluye. "Y ahora mismo, es imposible saber a dónde nos lleva eso".

Otros artículos interesantes:

Una "recesión aplastante": los principales inversores de Wall Street anticipan que la guerra en Ucrania provocará un caos económico generalizado

Los inversores se refugian ante el aumento de posibilidades de que se produzca una estanflación global

La guerra de Ucrania ha disparado el petróleo a su nivel más alto desde 2008 y ha desatado el temor a la "estanflación": por qué es la peor pesadilla de los inversores

Te recomendamos