He dejado mi trabajo porque compré un terreno por 15.000 euros para montar un Airbnb y ahora lo alquilo a 1.100 euros la noche

Jamie Killin
| Traducido por: 
Hillary Flur y su socio, Malek Alqadi.
Hillary Flur y su socio, Malek Alqadi.

Cortesía de Hillary Flur

  • Hillary Flur, de 31 años, es propietaria de un Airbnb en Joshua Tree, California (EEUU).
  • Flur empezó como anfitriona de Airbnb hace 10 años, cuando puso en venta su apartamento para poder pagar el alquiler.
  • Ahora, Flur tiene un inversor, nuevas propiedades en camino y ha dejado su trabajo para dedicarse a Airbnb a tiempo completo.

Este artículo se basa en una conversación con Hillary Flur, de 31 años, propietaria de un Airbnb en Joshua Tree, California. Ha sido editado por motivos de extensión y claridad.

No me veía convirtiéndome en propietaria de Airbnb. Pero después de descubrir cómo ganar dinero extra utilizando la plataforma, mi socio y yo decidimos comprar un espacio propio para alquilarlo.

Empecé en Airbnb poniendo en venta mi apartamento para poder pagar el alquiler 

Cuando me mudé a California por primera vez en 2013, trabajaba en The Honest Company como agente de atención al cliente y no podía permitirme vivir en Los Ángeles. Entonces oí hablar de Airbnb y pensé: "Voy a hacer un Airbnb en mi apartamento para poder pagar el alquiler".

Mi amigo Malek Alqadi vivía encima de mí y decidió hacer lo mismo con su apartamento. Cada vez que teníamos huéspedes en Airbnb, yo me quedaba con él o él venía conmigo, y nos intercambiábamos las ganancias.

Mi amigo y yo nos preguntábamos cuánto mejor sería tener una propiedad

Habíamos visto la comodidad de Airbnb, cuánto potencial tenía y cuánto dinero podíamos ganar. Así que en lugar de alquilar un apartamento para llegar a fin de mes, decidimos hacer un proyecto juntos. 

Una vez tomada la decisión, pasamos cerca de un año buscando el tipo de propiedad adecuado. Al principio, pensamos que tenía que estar cerca de Los Ángeles, porque no sabíamos cómo podríamos ser anfitriones si no estábamos cerca. Pero no podíamos permitirnos nada.

Uno de mis amigos de entonces me dijo que estaban comprando una propiedad asequible en Joshua Tree

Fue entonces cuando empezamos a buscar por ahí. Tardamos algún tiempo en encontrar la propiedad perfecta, pero finalmente nos decidimos por una hectárea.

Era una granja en ruinas —un remanente de una ley de homestead, donde estaban dando la tierra de forma gratuita, siempre y cuando construyas 4 paredes y un techo—. Debido a eso, hay todas estas casas abandonadas en la zona.

Compramos juntos una propiedad por 15.000 dólares (14.000 euros) en 2016

A partir de ahí, quisimos crear una experiencia realmente única. Malek es arquitecto y diseñó el espacio, incluida la segunda estructura. Gracias a mi formación en experiencia del cliente, me encargué de crear el recorrido del mismo. 

Hillary Flur operating a small bulldozer

Cortesía de Hillary Flur

Mi objetivo era crear una experiencia fantástica para los clientes, desde que reservaban el Airbnb hasta que entraban en la propiedad por primera vez. Me aseguré de tener en cuenta cosas como: qué tipo de servicios ofrecemos, qué  actividades se pueden hacer e incluso qué  aroma queremos para la cabaña. Quería que fuera una experiencia genial, única y personalizada.

Diseñamos nuestro Airbnb para que fuera completamente autónomo

Siempre me ha apasionado la sostenibilidad, así que eso era importante. También pensamos en lo que la gente quería experimentar cuando nos visitaba. Nos dimos cuenta de que la mayoría de la gente viene a Joshua Tree para acampar y vivir una experiencia al aire libre. Por eso construimos un mirador de estrellas en nuestro segundo edificio.

Para hacerlo realidad, pedimos un préstamo a Home Depot de 40.000 dólares (37.250 euros) y otro personal. Contamos con la ayuda de un contratista, pero nosotros hicimos gran parte del trabajo duro. Durante el verano, cavábamos zanjas a 43ºC mientras trabajábamos a jornada completa. 

He construido una minicabaña en un árbol de mi jardín que alquilo en Airbnb: cobro 230 euros por noche y he ganado lo suficiente para dejar mi trabajo

Malek y yo trabajábamos de lunes a viernes en la oficina y los fines de semana íbamos a Joshua Tree y empezábamos a construir. El proceso de construcción nos llevó cerca de un año. Pensé que sería un proyecto apasionante y divertido, pero fue mucho más duro de lo que esperábamos.

Probablemente nos tomó un año sentirnos cómodos llevando el negocio

El primer año fue una especie de año de prueba, y nuestro éxito se disparó cuando aparecimos en publicaciones de varios medios. También aprovechamos ese primer año para encuestar a los clientes sobre su estancia y cómo podíamos mejorar el establecimiento.

Desde que empezamos a alquilar la propiedad a finales de 2016, los Airbnb únicos en Joshua Tree han crecido en popularidad. Definitivamente hay un debate entre los vecinos que aman Airbnb y lo odian, pero creo que, en general, ha ayudado a aumentar las oportunidades de empleo y el desarrollo de nuevas empresas en la zona.

También ha aumentado el valor de las propiedades. Para la gente que está tratando de montar un Airbnb en Joshua Tree ahora, puede ser bastante difícil encontrar algo asequible. Actualmente, nuestras tarifas están entre 725 y 1.250 dólares (entre 675 y 1.165 euros) por noche para ser rentables. 

Gracias al éxito de nuestra primera cabaña he podido dejar mi trabajo recientemente

Trajimos a un inversor para ayudarnos con una nueva propiedad en la que estamos trabajando. Hace poco compramos 40 hectáreas, y nos estamos trasladando más al este, a Wonder Valley, donde construiremos 8 nuevas cabañas.

A pesar de nuestro éxito, no es fácil gestionar un Airbnb. Se necesita mucho trabajo inicial para poner en marcha un negocio y crear la marca que lo respalde. Ahora también hay más competencia, así que hay que ir más allá de las expectativas del cliente para que algo tenga éxito.

 

Incluso con grandes clientes, hay que tratar con muchos tipos diferentes de personas. Creo que, sin experiencia en atención al cliente, sería difícil distinguir los problemas reales de los que no lo son.

He aprendido que la mayoría de la gente solo quiere que la escuchen, y hay que ser capaz de responder de forma reflexiva y no automática.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.