Los expertos alertan sobre la necesidad de investigar urgentemente cómo afectan exactamente los microplásticos al organismo humano

Microplasticos

Getty Images

  • Los microplásticos forman parte del día a día, tanto que se encuentran incluso en el organismo de los seres humanos. 
  • La toxicidad de estos pequeños desechos contaminantes aún es una incógnita. Por ello, la revista Science ha publicado un artículo llamado Perspective, donde sus autores piden investigaciones inmediatas sobre esto.
  • De no conocer sus verdaderos efectos en el ser humano y cómo paliarlos, los expertos consideran que los microplásticos serán los causantes de una futura crisis de salud mundial.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los microplásticos parecen ser la nueva 'especie' invasora del siglo XXI. Están en todas partes, desde el aire que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que comemos. Se encuentran esparcidos por las fosas oceánicas más profundas y las montañas más altas, y esto hace que, inevitablemente, se encuentren en peces, insectos, ballenas, corales, incluso en la placenta de los bebés.

Pero, ¿Se sabe realmente cómo afectan estos microplásticos al propio organismo? 

Para resolver esta duda, la revista Sience ha publicado un artículo donde los ecotoxicólogos están pidiendo investigaciones urgentes sobre los efectos de los microplásticos en la salud humana. Algo que ya venía alertando la Organización Mundial de la Salud en 2019. 

¿Esta contaminación por microplásticos podría ser la causante de otra crisis de salud humana?

Según Dick Vethaak, de la Vrije Universiteit Amsterdam, y Juliette Legler, de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos, la respuesta es afirmativa.  

En su artículo Perspective para la revista Science, advierten que, dada la escala de contaminación microplástica, la ingestión e inhalación de estas partículas tiene el potencial de convertirse en otra crisis de salud humana.

Científicos encuentran microplásticos en las placentas de los bebés que aún no han nacido

Distinguen en dos tipos, los microplásticos más grandes, que parecen eliminarse de nuestros cuerpos de la misma manera que los desechos de alimentos, y los microplásticos más pequeños que son los más perjudiciales, ya que "tienen el mayor potencial de toxicidad", explican los investigadores.

Los expertos advierten de que también es necesario investigar sobre si hay una relación en cuanto a la cantidad de microplásticos que consumen los humanos. Los estudios ya realizados en cultivos de células humanas y en roedores han revelado cierta toxicidad, que incluye inflamación, daño celular, reacciones inmunes, efectos neurológicos y metabólicos, cuando la exposición a los microplásticos ha sido muy alta.

Como ejemplo más palpable, se ha detectado que los trabajadores de la industria del plástico y textil que han estado expuestos a grandes cantidades de polvo de plástico también han sufrido condiciones similares, que incluyen inflamación y alergias. 

Lo que ocurre es que aún no se ha podido confirmar que los efectos no se debieran a que otros productos químicos se hayan adherido a estas partículas, de hecho los microplásticos son expertos en 'contrabandear' otros peligros (o sustancias nocivas) durante sus viajes.

Hasta 1.300 millones de toneladas de plástico inundarán los océanos y la tierra en 2040 si no se pone en marcha una acción global, según un estudio

Algunas investigaciones confirman que diferentes tipos de plásticos actúan de manera totalmente distinta en los organismos. "La exposición al poliestireno hizo que los crustáceos produjeran más descendencia, pero la exposición al polietileno condujo a una menor descendencia", explica Kennedy Bucci, investigador de la Universidad de Toronto.

Ante la escasez de respuestas concretas y la necesitas de estas, los expertos han alertado sobre la importancia de poner el foco en investigar con mayor profundidad los efectos de estos microplásticos.

 "Se necesitan esfuerzos de investigación multidisciplinarios, en los que participen científicos de los sectores médico y medioambiental, así como científicos de polímeros, para abordar este peligro potencial para la salud", concluyen Vethaak y Legler.

LEER TAMBIÉN: Científicos encuentran microplásticos en las placentas de los bebés que aún no han nacido

LEER TAMBIÉN: Hasta 1.300 millones de toneladas de plástico inundarán los océanos y la tierra en 2040 si no se pone en marcha una acción global, según un estudio

VER AHORA: XV Smart Business Meeting: el desafío de la transformación del mercado inmobiliario en la era post COVID