Pasar al contenido principal

La solución de Italia para evitar el fraude: reembolsar a sus ciudadanos parte de sus compras con tarjeta

Un usuario paga con su tarjeta de crédito en un terminal de punto de venta
Un usuario paga con su tarjeta de crédito en un terminal de punto de venta Getty Images
  • El Gobierno de Italia estudia un plan contra el fraude fiscal que pasa por reembolsar a sus ciudadanos hasta 475 euros al año por gastar hasta 2.500 euros en compras con tarjeta.
  • Ese reembolso consiste en una deducción del 19% en gastos con tarjeta en sectores con alto riesgo de evasión fiscal y la recuperación de entre un 2 y un 4% del IVA, según Il Sole 24 Ore.
  • El ministerio de Economía italiano reconoce que el Estado deja de ingresar cada año unos 100.000 millones de euros por el fraude fiscal, de los que 35.000 millones corresponden a la evasión del IVA.
  • Roma aspira a recuperar entre 5.000 y 7.000 millones de euros con estas medidas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Italia es el líder europeo del fraude fiscal, según un informe que presentó hace un año a la Eurocámara el Partido Socialista Europeo. El estudio aseguraba que cada italiano evade unos 3.147 euros al año en impuestos, una cifra que duplica la de otros países como España, Alemania o Reino Unido, y destacaba que el porcentaje de IVA que se defrauda supera el 25%.

12 meses más tarde, el ministerio de Economía italiano ha dado los primeros pasos para combatir el fraude fiscal, poniendo el foco en los pagos que se realizan en efectivo, que suponen un 86% del total, según un informe que publicó en junio el BCE. Así, Italia es el país de la UE que menos recurre a la tarjeta para realizar sus compras, una tendencia que el Gobierno quiere cambiar para poder frenar la evasión de impuestos.

Leer más: Una macroinvestigación periodística acaba de revelar que cada año se evaden 50.000 millones de euros en el pago de IVA: estos son los países en los que más se defrauda

Por ello, el ministerio de Economía ha presentado este pasado lunes al Consejo de Ministros una serie de propuestas para desincentivar los pagos en efectivo y, con ello, reducir el margen de maniobra para el fraude fiscal. Las medidas incluyen una deducción del 19% en gastos con tarjeta en sectores con alto riesgo de evasión de impuestos y la recuperación de entre un 2 y un 4% del IVA, según Il Sole 24 Ore.

A pesar de reconocer la magnitud del problema, las cifras del Gobierno italiano son más optimistas que las que se presentaron en la Eurocámara. Así, el ministerio de Economía reconoce que el Estado deja de ingresar cada año unos 100.000 millones de euros por el fraude fiscal, de los que 35.000 millones corresponden al IVA, mientras que el informe europeo elevaba el total defraudado por encima de los 190.000 millones.

La primera de las propuestas supondría devolver un máximo de 475 euros al año a los contribuyentes que hayan gastado hasta un máximo de 2.500 euros en restaurantes o comercios. Esta cantidad se reembolsaría a cuenta del año anterior y se entregaría en enero del año siguiente, según La Repubblica, por lo que la prensa local ha bautizado esta medida como bonus Befana, en referencia a los regalos navideños.

Leer más: Trump amasó parte de su fortuna a base de fraude fiscal, según denuncia el New York Times

La segunda medida, conocida como cashback, implica la devolución de entre un 2 y un 4% del IVA en los pagos realizados con tarjeta, que se produciría al final del mes. En principio, se prevé que esta iniciativa coincida con una reforma del tipo de este impuesto, que el presidente del Consejo, Giuseppe Conte prometió reducir del 10 al 5% en productos en general y hasta el 1% en los de primera necesidad, como pan, leche o fruta.

La propuesta del ministerio de Economía prevé que se puedan recuperar entre 5.000 y 7.000 millones de euros, apenas un 5 o un 7% de los impuestos que considera que se evaden actualmente en el país. Ahora, deberá ser el Parlamento de Roma el que decida si estas medidas cuentan con el suficiente respaldo político para entrar en vigor, algo que en Italia suele ser difícil de prever de antemano.

Y además