Pasar al contenido principal

El gobierno japonés limitará la compra de empresas tecnológicas locales por parte de firmas extranjeras

Donald Trump y Shinzo Abe
Donald Trup, presidente de los Estados Unidos, y Shinzo Abe, primer ministro de Japón. Reuters/Charly Triballeau
  • Japón ha anunciado este lunes que va a establecer restricciones para la compra de empresas tecnológicas por parte de extranjeros.
  • La nueva regla será efectiva desde el uno de agosto y se justifica en los mismos argumentos que la obsesión proteccionista de Trump: la ciberseguridad.
  • El anuncio se produjo el mismo día que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, mantienen una serie de conversaciones en Tokio.
  • Descubre más historias en Business Insider.

La actual oleada de proteccionismo que vivimos en el mundo sigue sumando nuevos capítulos. Aunque, eso sí, en esta ocasión la noticia no la protagoniza Donald Trump, como suele ser habitual, sino el mismísimo gobierno japonés.

Y es que el país del sol naciente ha anunciado este lunes que va a establecer restricciones para la compra de empresas tecnológicas por parte de extranjeros. De este modo, creará una lista con el nombre de compañías de alta tecnología que no podrán ser adquiridas por rivales, fondos o inversores internacionales.

La nueva regla será efectiva desde el uno de agosto y se justifica en los mismos argumentos que la obsesión proteccionista de Trump (la ciberseguridad), aunque en este caso no se ha hecho mención específica a qué países o empresas se está dirigiendo la norma.

Leer más: La bomba demográfica de Japón: por qué la población no hace más que disminuir

Curiosamente, el anuncio se produjo el mismo día que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, mantienen una serie de conversaciones en Tokio sobre comercio y otros temas bilaterales.

En cualquier caso, la nueva regla se aplicará a 20 nichos de actividad dentro del hipersector TIC, según la declaración conjunta del Ministerio de Finanzas, el Ministerio de Comercio y el Ministerio de Comunicaciones. Se trata de una medida de protección que Japón ya viene aplicando a otras industrias como la aeronáutica, la nuclear o la armamentística.

Las restricciones consisten fundamentalmente en que cualquier inversor extranjero debe informar al gobierno nipón y se someterse a una inspección en caso de que quiera comprar un 10% o más de las acciones de una empresa local que forme parte de esta lista especial. Y si el gobierno encuentra alguna deficiencia en materia de seguridad nacional, puede ordenar a los actores extranjeros que cambien o cancelen sus planes de inversión.

Y además