Pasar al contenido principal

Las reseñas sobre el Galaxy Fold de Samsung están hablando de lo fácilmente que se rompe, y es un potencial fiasco que amenaza la frágil reputación de la compañía

The Samsung Galaxy Fold.
The Samsung Galaxy Fold. Hollis Johnson/Business Insider
  • Varios periodistas dicen que sus unidades de prueba del nuevo Samsung Galaxy Fold se han roto a los pocos días de recibirlos.
  • Se espera que el dispositivo sea el primer teléfono inteligente plegable de un fabricante importante cuando se lance oficialmente la próxima semana, aunque los expertos con los que hablamos dicen que no sería una locura que Samsung retrasara el lanzamiento.
  • Pero si el problema del hardware es generalizado, podría ser una pesadilla para la empresa, resaltando los riesgos de correr para ser el primero.
  • Y esto solo unos años después del fiasco del Galaxy Note 7, en el que algunos de los móviles de Samsung se sobrecalentaron hasta el punto de incendiarse y tuvieron que ser retirados.

Varios periodistas están informando que sus modelos de prueba del nuevo teléfono plegable de Samsung han tenido fallos catastróficos apenas una semana antes del lanzamiento oficial, un posible fiasco que amenaza la frágil reputación de la compañía.

El miércoles, varios redactores de tecnología se dirigieron a Twitter para expresar inquietudes acerca de la pantalla del Galaxy Fold, un dispositivo muy esperado que será el primer teléfono inteligente destacado con una pantalla plegable cuando salga a la venta para los consumidores el próximo 26 de abril.

Un vídeo publicado por el periodista de tecnología de CNBC, Steve Kovach, mostraba el lado izquierdo de la pantalla de su dispositivo de prueba funcionando mal "después de un día de uso". Mark Gurman de Bloomberg también ha publicado  fotos de la pantalla que se deterioró progresivamente hasta un estado de inutilidad total, escribiendo: "La pantalla de mi unidad de prueba del Galaxy Fold está completamente rota e inutilizable solo dos días después".

 

Dieter Bohn en The Verge, mientras tanto, ha informado que había aparecido un bulto misterioso en la pantalla de su dispositivo, y Marques Brownlee, un crítico popular de gadgets de YouTube, también afirmaba haber tenido problemas con la pantalla.

Si bien aún no está claro cómo de grave puede ser el problema, el hecho de que cuatro de los dispositivos de prueba se hayan roto después de solo dos días de uso normal no augura nada bueno para las perspectivas del móvil.

Algunos cálculos aproximados: ​​Suponiendo que se enviaron aproximadamente 1.000 unidades de prueba a periodistas, eso sugiere una tasa de fracaso de aproximadamente 0,4% en solo dos días. Eso es claramente inaceptable para cualquier producto de consumo, mucho más para un móvil de de gama alta que superará los 1.700 euros de precio.

Y la crisis potencial es especialmente grave para Samsung, ya que la compañía se ha recuperado recientemente de otras vicisitudes relacionadas con sus móviles. El Samsung Galaxy Note 7 fue una pesadilla para la empresa en 2016, ya que las baterías del dispositivo se sobrecalentaban, se incendiaban y explotaron, lo que provocó su retiro a nivel mundial y, en última instancia, una cancelación completa de todo el producto.

Leer más: Algunas reseñas del Galaxy Fold, el móvil plegable de Samsung de más de 1.700 euros, afirman que el dispositivo se está rompiendo después de solo dos días de uso

La compañía ha trabajado arduamente para reconstruir su reputación en los años subsiguientes, y otro fallo notorio de un dispositivo estrella podría causar un grave daño a su estado como fabricante de teléfonos premium de alta calidad.

"Si resulta que el teléfono insignia de Samsung, a un precio sin precedentes, se está rompiendo a un ritmo elevado, Samsung tendrá que posponer el lanzamiento", ha afirmado Avi Greengart, analista principal de Techsponential, a Business Insider USA. "Después de los problemas desastrosos de la batería del Note 7, y la mala respuesta inicial de Samsung, espero que la compañía cuente con mejores procedimientos para tratar los problemas de producción".

Entonces, qué pasa ahora

Parece que hay algunos problemas diferentes que se están dando.

Hay una delgada capa de plástico sobre la pantalla que parece un protector de pantalla desechable. Tanto Gurman como Brownlee dicen que lo eliminaron, lo que podría contribuir a los posteriores  problemas que tuvieron con el móvil.

 

El teléfono viene con esta capa / película protectora. Samsung dice que no debes eliminarlo. La quité, sin saber que se supone que no debes hacerlo (los consumidores tampoco lo sabrán). Parecía extraíble por la esquina izquierda, así que la quité. Creo que esto ha contribuido al problema.

Sin embargo, Kovach de CNBC escribió en Twitter que no eliminó la película, pero que la pantalla de su dispositivo se rompió de todos modos. Y el problema de Bohn, la protuberancia, parece ser completamente diferente, con una causa aún desconocida. En este caso tampoco se quitó la película, para la prueba.

Todo esto sugiere múltiples puntos de fallo del dispositivo, en lugar de un solo problema, lo que podría dificultar su posterior corrección.

También vale la pena señalar aquí que algunos dispositivos de prueba de otros periodistas están bien. Lisa Eadicicco, de Business Insider, ha estado probando el Galaxy Fold y no ha encontrado ningún problema hasta ahora, mientras que Geoffrey Fowler, del Washington Post, realizó una improvisada prueba de resistencia, lo abrió y cerró 100 veces de una vez y no encontró ningún problema. Eso no quiere decir que estos dispositivos no puedan funcionar mal más tarde, por supuesto. Solo han pasado dos días, después de todo.

No tiene buena pinta. Pero debemos tener precaución

Samsung aún no ha realizado comentarios públicamente sobre este tema, y es aconsejable no saltar a conclusiones precipitadamente.

"Lo más importante que debemos hacer en este momento es conocer los hechos. Existe la posibilidad de que el primer lote de unidades tenga algunos problemas y el resto estén bien", ha comentado el analista de tecnología de Moor Insights & Strategy, Patrick Moorhead.

"Una vez que se haya establecido la causa raíz, se irá desde allí ... Si se trata de un problema con lotes pequeños, es probable que el inventario se analice. Si se trata de un problema de diseño en general, tomará algún tiempo solucionarlo".

 "La forma en que Samsung maneje la situación determinará el impacto de la marca", ha añadido Moorhead.

En otras palabras: los dispositivos de prueba proporcionados a los periodistas pueden no ser realmente representativos del producto terminado, lo que significa que los dispositivos que se vendan a los consumidores pueden estar libres de problemas. Pero si ese no es el caso, entonces depende de Samsung arreglar las cosas para evitar otro desastre que afecte a su reputación. Samsung ha sido fuertemente criticada por su respuesta inicial ante los problemas de Note 7. Si vuelve a cometer errores similares, sugerirá que la compañía no ha aprendido de sus errores y probablemente exacerbará la crisis.

Como mínimo, es probable que Samsung tenga que proporcionar orientación adicional para garantizar que los consumidores no eliminen la capa protectora: advertencias impresas en la caja e instrucciones para los vendedores ", sugiere Greengart. Si los especialistas han cometido ese error, entonces los consumidores seguramente lo harán también.

Incluso si el dispositivo se encuentra finalmente en un estado aceptable para la venta, el destino del lanzamiento previsto para la próxima semana parece incierto. "No veo que Samsung lo vaya a lanzar  (enviándolo a los consumidores) hasta que se determine la causa raíz", ha escrito Moorhead.

Greengart ha agregado: "Estoy seguro de que Samsung está retirando los dispositivos dañados y viendo si hay un fallo común. Sin embargo, si resulta que el teléfono insignia de Samsung, a un precio sin precedentes, se está rompiendo a una tasa alta, Samsung tendrá que posponer el lanzamiento ".

Dicho esto, si Samsung arregla con éxito el dispositivo antes de lanzarlo, incluso si eso significa posponer ese despliegue, entonces el daño a largo plazo para la empresa puede ser mínimo.

"La mala prensa es mala prensa, y eso es desafortunado, y nadie lo quiere", ha dicho Stephen Beck, fundador de la consultora cg42. "Pero al final del día, los consumidores generalmente son bastante indulgentes si la compañía ... hace lo correcto por ellos".