Pasar al contenido principal

5 millennials españoles que han creado sus propias marcas de moda explican por qué dar el salto a las tiendas físicas es una buena idea

Accesorios de María Pascual.
María Pascual
  • El 62% de los millennials menores de 35 años quiere montar su propio negocio. Sin embargo, emprender no es tarea fácil.

  • Frente a la revolución del comercio electrónico muchas tiendas se vieron en la necesidad de cerrar sus espacios físicos. Aun así, estos jóvenes emprendedores españoles saben cuál es la clave para que las tiendas físicas no dejen de existir.

  • María Pascual, Alohas Sandals, Robin Collection, Laagam, Vinos Reilón y Maracas son las marcas nativas digitales que se juntaron para crear este nuevo concepto: Off-Site

En España, el 62% de los millennials menores de 35 años quiere montar su propio negocio. Así lo revela el 8º Estudio Global de Emprendimiento Amway (AGER) 2018, elaborado por la multinacional Amway junto a la Escuela de Negocios de la Universidad Técnica de Múnich y la empresa de estudios de mercado GfK.

Sin embargo, emprender no es tarea fácil, ya que trae consigo varios obstáculos. Además, más allá de tener una buena idea, la clave está en ejecutarla.

Tienda Off Site en Madrid.

Off Site

Los millennials son conocidos como la generación más emprendedora y así lo demuestran los cinco jóvenes que conocerás a continuación. Son fundadores de marcas de moda nativas digitales dirigidas a un target joven y han decidido crear un nuevo concepto: Off-Site

Esta vez se trata de un espacio que busca plantarle cara la los grandes establecimientos multimarca y que tiene como objetivo construir los grandes almacenes del futuro.

Hace solo unos años se produjo la revolución del comercio electrónico. Las tiendas físicas incluso llegaron a verse amenazadas ante la avasallante evolución de las tiendas digitales. Frente a esta tendencia, fueron muchas las marcas que tomaron la decisión de cerrar sus espacios físicos. 

Sin embargo, las firmas que configuran Off-Site, y que en conjunto cuentan con más de 500.000 seguidores en Instagram, han decidido ir en contra de la corriente. Cuando antes eran las tiendas físicas las que buscaban dar el salto al mundo digital, ahora son las tiendas nativas digitales las que buscan reinventar el offline

Alejandro Porras (Alohas Sandals y Apoint): "Cuando no tienes una plataforma sólida con lo que demostrar que tu firma es una buena apuesta, conseguir apoyos supone un reto"

Alohas Sandals
Alohas Sandals

Alohas Sandals es una firma de calzado made in Spain que nació en Hawái con una inversión inicial de 15.000 euros. Sin la necesidad de inversores han conseguido tener una facturación de 1,05 millones de euros, siendo rentables desde el minuto uno, según cuenta Alejandro Porras, CEO y fundador de la marca.

La marca surge tras la reacción positiva de los locales en Honolulu al ver las típicas menorquinas españolas con las que Porras se paseaba por la isla. Fue así cómo en 2015 Alohas Sandals comenzó su trayectoria.   

"Durante el primer año no teníamos venta online y solo vendíamos a otras tiendas físicas. Iba con la moto visitando tienda por tienda y les presentaba mi producto". De esta manera la marca consiguió tener presencia en 10 tiendas en Hawái. 

A diferencia de la mayoría, Alohas no empezó en internet ni buscó sus primeros clientes a través de las redes. Sin embargo, el 90% de su facturación actualmente es online

Aun así, desde la marca se muestran a favor de la existencia de un punto de venta físico propio en el que puedan ofrecer todos sus productos. "Off-Site es la primera toma de contacto no digital con nuestros consumidores. Esperamos aprender de él y dar con sus preferencias e inclinaciones", afirma Porras. 

Además, con este nuevo proyecto, buscan satisfacer algo que se les venía demandando desde hace un tiempo. "Ofrecer un punto de venta físico en España era algo que venían reclamando las consumidoras que no se atrevían a dar el paso de comprar online".

Mientras muchos sueñan con que su siguiente paso sea consolidar su mercado en China, Alejandro Porras va en contra de la corriente. Y es que el joven emprendedor mantiene una fiel apuesta por la producción en España: "Aunque me han ofrecido ir a producir en China, apuesto por la calidad, por lo que es algo que no me podría permitir". 

Con 185.000 seguidores en Instagram, Porras recomienda "lanzarse a la piscina con productos mínimos viables que permitan soportar el riesgo asumido". Por su parte, afirma que lo difícil de emprender no está en cómo vender el producto sino en cómo producirlo. 

Uno de los mayores retos a los que se enfrentó el fundador de Alohas fue la generación de confianza con los proveedores de la firma al comienzo. "Cuando no tienes una plataforma sólida con lo que demostrar que tu firma es una buena apuesta, conseguir su apoyo supone un reto", aseguró. 

El 80% de la cuota de mercado de Alohas Sandals es internacional. Sus consumidores están principalmente en Estados Unidos, Holanda, Alemania, Francia y Reino Unido.

En octubre de 2018 Alejandro Porras lanzó su segunda startup: Apoint. En busca de abarcar el mercado masculino, esta vez se trata de una firma de ropa y calzado para hombres. 
 

Inés Arroyo (Laagam, Vinos Reilón y Maracas): "El espacio físico va a ser el escaparate de experiencia en el que el cliente conecte con la marca"

Inés Arroyo, Laagam.

Laagam

Inés Arroyo es la fundadora de Laagam, una firma de moda que busca inspirar a las mujeres a comerse el mundo. Pero también lo es de Vinos Reilón y Maracas. La joven emprendedora se caracteriza por su capacidad de crear, no solo una marca, sino también una comunidad, sin la necesidad de pasar por las tiendas físicas. 

Su primer emprendimiento, y sin ningún conocimiento en el sector, fue Laagam. Con un modelo de negocio diferente al resto, la firma co-crea sus productos de la mano de sus clientes para conseguir inspirarles algo diferente. Luego se procede a la venta, pero la decisión de producir o no el producto se toma en base al recibimiento que tenga la propuesta por Instagram. "Buscamos crear una experiencia alrededor de la marca y que el cliente se sienta parte de ella", afirma Inés Arroyo. 

Aunque Laagam contaba con un espacio físico propio en Madrid, desde la marca tomaron la decisión de cerrarlo y así dar paso a Off-Site. Y es que Inés Arroyo todavía aboga por la existencia de las tiendas físicas pero confía en que estas deben evolucionar para no morir.

"Cada vez van a evolucionar más, en especial por el tema de control del stock y de la concienciación con el medio ambiente. El espacio físico va a ser el escaparate de experiencia en el que el cliente conecte con la marca", comenta Arroyo. 

Aunque el éxito de Laagam la inspiró a emprender en otros sectores, como por ejemplo en el del vino, el comienzo estuvo cargado de varias dificultades. "En moda dependes mucho de tus proveedores, hay cosas que no controlas tú. Aunque la marca vaya muy rápido, cuesta que el producto avance porque es un sector muy tradicional y anclado en el pasado". 

Sin embargo, Arroyo confía en que la clave está en no desanimarse. "En este proceso los altibajos son el día a día y hay momentos en que no ves la luz, pero al final los éxitos compensan todos los palos", comenta. 

Y fue así cómo nació su segundo proyecto: Vinos Reilón. La marca, que surge de la idea de acercar el vino a generaciones más jóvenes, destaca que "las bodegas se han empeñado en hacer del vino una bebida distante y parece como si solo los entendidos en la materia pueden beberlo". 

Reilón se caracteriza por tener una imagen muy alejada de la habitual y se integra en Off-Site para mostrar que "el vino no solo puede comprarse en un supermercado". Incluso tienen planeado sacar otras bebidas como sangría, vermut y tinto de verano. 

Alejandra Meler Pla (Robin Collection): "Queremos estar cada día más cerca de nuestra comunidad y no solo detrás de la pantalla"

Robin Collection
Robin Collection

Robin Collection nació en 2012 de la mano de dos hermanos: Alejandra y Manuel Meler Pla. Con la voluntad de emprender un camino común lejos de sus profesiones de economista y abogado, la firma de ropa de baño tiene sus inicios en 2012.

La marca, con más de 88.000 seguidores en Instagram, ya contaba con un punto de venta físico en Barcelona. Aunque el 70% de sus ventas las hacen online, decidieron unirse a este concepto ya que pensaron que sería una gran oportunidad de crecimiento para Robin Collection. "Dicen que de la unión nace la fuerza, por lo que tener la oportunidad de aunar fuerzas entre varias marcas que tienen un target similar facilita mucho las cosas para pequeñas compañías como la nuestra", afirma Alejandra Meler Pla. 

La joven emprendedora asegura que la apertura de puntos de venta físicos ha sido uno de los grandes inconvenientes en la industria de la moda los últimos años. "Los altos costes de personal, los arrendamientos e incluso la inversión en interiorismo son algunos de los gastos que los negocios online podían ahorrarse", afirma Meler Pla. Sin embargo, concuerda con que todavía existe mucha gente que se decanta por tocar el producto y probárselo antes de comprarlo. 

Como resultado de su integración en Off-Site, desde Robin Collection buscan ofrecerle esta experiencia más personalizada a sus clientes. "Queremos estar cada día más cerca de nuestra comunidad y no solo detrás de la pantalla", destaca la fundadora de la marca.

Los hermanos Meler Pla comentan que el mayor reto al momento de emprender fue conseguir implicar a sus clientes en el propio desarrollo de la firma: "Consideramos muy importante la participación y colaboración de las #Robinaddicts que con sus fotos se han convertido en las verdaderas embajadoras de la marca".

Sin embargo, Alejandra Meler Pla afirma que lo más importante es "no bajar nunca los brazos". Al mismo tiempo cree que una de las claves para conseguir un emprendimiento de éxito está en no "fijarse demasiado en lo que hacen los demás. Esto desvía el foco y la atención de lo que verdaderamente tienes que hacer".

La firma, que significa petirrojo en inglés y que surge tras la necesidad de dar rienda suelta a su creatividad, lanzó su primera colección de lencería hace unos meses. Y aunque tienen nuevos proyectos bajo la manga, una de sus prioridades es darle forma a Off-Site. "Se trata de un libro en blanco al que hay que ir definiendo cada día", confiesa Meler Pla. 
 

María Pascual (María Pascual): "Parte del secreto está en escuchar lo que pide el consumidor"

Accesorios de María Pascual.
María Pascual

Con 211.000 seguidores en Instagram, María Pascual es una empresa familiar que se dedica a la creación de joyas para el día a día. Aunque hasta ahora no había pagado por publicidad, la compañía ha ido creciendo progresivamente y se ha ido adaptando a las tendencias y necesidades de su público. 

Y es quizás aquí en donde está la clave del éxito, o al menos así lo piensa la joven emprendedora: “Creo que parte del secreto está en escuchar lo que pide el consumidor”.

Aunque María Pascual siempre ha apostado por el online, es consciente de que el sector de la moda todavía necesita de las tiendas físicas. Por eso se ha unido con otras marcas para crear un nuevo espacio físico. "Compartimos estética y filosofía, nos complementamos una a la otra. Más allá de una clásica tienda, Off-Site se crea como una nueva forma de vernos", afirma Pascual. 

Por su parte, asegura que con este nuevo concepto se intenta crear un espacio en donde el cliente pueda encontrarlo todo y se convierta en una experiencia global. 

Utilizando las redes sociales como herramienta para consolidar su negocio, María Pascual ya lleva 6 años en el sector. Aunque afirma que convertir su pasión en un proyecto empresarial ha sido de sus mayores retos, también anima a no darse por vencidos y emprender. "Trae consigo un duro camino pero con grandes recompensas y una gran satisfacción personal. Lo importante es no rendirse ante las dificultades", recalca. 

La marca, que hasta ahora había estado presente solo en España, ahora se proyecta a nivel internacional y visualiza Estados Unidos como su siguiente mercado: "Desde allí podremos dar el salto al resto del mundo".

 

 

Oscar Valledor (Project Lobster): "En nuestras tiendas ocurren muchas cosas y no deja de ser una gran parte de nuestro customer journey como extensión de marca"

Gafas de Project Lobster.

Project Lobster

Project Lobster, empresa dedicada a la venta de gafas, nació con un paradigma llamado a revolucionar la industria. Óscar Valledor, fundador de la marca, cuenta que su idea es brindar una experiencia diferente al momento de comprar gafas, la cual asegura que hoy en día no se aleja demasiado a la de ir a un hospital o a una farmacia. 

Con 21.000 seguidores en Instagram, desde Project Lobster afirman que cada vez más los consumidores consideran a las gafas graduadas un complemento de moda. La diferencia de la marca radica en que, por un precio único y que no varía dependiendo la graduación u otras cuestiones, el cliente podrá llevarse el modelo que desee. "Ofrecemos un producto mucho más transparente, más asequible, sin sorpresas ni sobrecargos, y con la tranquilidad de poder devolver unas gafas graduadas sin dar explicaciones", destaca Óscar Valledor. 

Lobster es otra de las marcas que desfilan en Off-Site. Sin embargo, ya contaba con puntos de venta físicos en Barcelona. 

Aunque también tienen venta online y el 90% de sus clientes llegan a ellos por internet, desde su espacio físico se pueden disfrutar de todos los servicios tradicionales de una óptica. De esta manera, sus tiendas funcionan como un punto de contacto con sus clientes al que no están dispuestos a renunciar. "En nuestras tiendas ocurren muchas cosas y no deja de ser una gran parte de nuestro customer journey como extensión de marca", comenta el fundador de Project Lobster. 

En esta apuesta por las tiendas físicas, desde Project Lobster decidieron lanzarse nuevamente a la aventura. Sin embargo, ahora lo hacen desde Madrid y con otro concepto. "Off-Site para nosotros es un trabajo exploratorio. Creo firmemente que puede ser un gran paso para cambiar la manera de consumir gafas graduadas, haciéndolo tan fácil y simple como ir a comprar unas zapatillas o un vestido", menciona Valledor. 

Se catalogan a sí mismos como una marca de moda, por lo que su creatividad es clave para diseñar productos en tendencia. Sin embargo, al momento de iniciar con su proyecto, esta creatividad no fue suficiente para convencer a las partes interesadas de que sería una buena inversión. "Convencer a estos stakeholders de que eres capaz de innovar simplemente con tu visión estratégica y creativa es algo que fue muy complicado", cuenta Óscar Valledor a Business Insider

Aun así, para el joven empresario, "emprender no es más que encontrar soluciones creativas para problemas que experimentan un número de personas suficientemente grande". De esta manera, afirma que es indispensable ser apasionado: "Es lo único que te empuja a salir hacia delante cuando todo se pone gris". 

Lobster busca ir en contra del apocalipsis de las tiendas físicas. Sus planes a futuro lo demuestran. Desde la marca tienen previsto abrir más de 15 tiendas propias en los últimos dos años, incluso a nivel internacional.

Te puede interesar