Me despidieron de Lehman Brothers justo antes de que todo se hundiera: así fueron las caóticas semanas finales, contadas desde dentro

Emma Magnus
| Traducido por: 
Business Insider España
Adam Taylor, exempleado de Lehman Brothers
  • En 2008, Adam Taylor llevaba dos años y medio trabajando en fusiones y adquisiciones en Lehman Brothers, en Londres.
  • Fue despedido en agosto de 2008 y relata el ambiente que se respiraba antes de que la empresa se hundiera.

Este artículo se basa en una conversación con Adam Taylor, antiguo empleado de Lehman Brothers. Ha sido editado por razones de extensión y claridad.

En agosto de 2008, me despertó una llamada telefónica de mi jefe, preguntándome si iría a la oficina ese día. Me había quedado trabajando hasta las 2 de la mañana en el cierre de una oferta con un cliente y la llamada me dio mala espina. Algo no encajaba. 

Nada más llegar, me convocaron a una reunión con el jefe de mi equipo, que me dijo "Adam, estás despedido". 

El shock de ser despedido fue horrible

No quería creerlo. Apenas me había cambiado de equipo al departamento de fusiones y adquisiciones de consumidores en el Reino Unido y, aunque se oían rumores de que iba a haber despidos, no imaginaba que serían tan inmediatos.

Probablemente, mi jefe esperaba que me marchara de inmediato. Sin embargo, me fui a mi escritorio y traté de procesar lo que había ocurrido. 

Comencé a trabajar en Lehman Brothers en el verano de 2005, cuando tenía 25 años. Realicé unas prácticas de verano de 12 semanas y justo después me ofrecieron un trabajo en el equipo de fusiones y adquisiciones del Reino Unido.

Disfruté trabajando para Lehman Brothers

Las ventajas: las amistades que hice con el grupo de analistas junior. Y la oficina, que estaba en el corazón de 'La City' de Londres, en Canary Wharf. Era lujosa, con mármol verde y puertas de caoba.

Sin embargo, el trabajo era un desafío constante. Las expectativas eran muy altas y se trabajaba muchas horas. Al principio, eso me parecía emocionante, pero con el tiempo, la novedad se desvanece y aparece el cansancio.

En retrospectiva, había señales de advertencia antes de que todo colapsara

En ese momento, creo que nadie pensó que Lehman Brothers se hundiría en 2008. 

Tengo amigos que adquirieron acciones de Lehman Brothers cuando se encontraban muy bajas, creyendo que solo iban a subir, pero perdieron su dinero. Solo un amigo predijo que todo el sistema colapsaría, y así fue. Sin embargo, su opinión era excepcional.

En retrospectiva, había señales de advertencia. La mitad de mi equipo se fue a Credit Suisse unos meses antes de mi despido. Además, había rumores sobre despidos masivos.

La directiva lanzó tres rondas de despidos. A mí me despidieron en la segunda ola, justo antes de que la empresa se declarara en quiebra. 

Mientras la gente se iba, los demás se preguntaban si habría más despidos o no. El ambiente era desagradable. Cuando me pasó a mí, me sorprendió bastante porque yo había estado cerrando una de las ofertas más atractivas para la empresa. 

Reconozco que una parte de mi identidad estaba vinculada a la empresa

Durante dos años y medio, yo había sido "Adam Taylor, analista en Lehman Brothers". Y, de un día para otro, mi identidad ya no estaba vinculada a la empresa.

Durante las cuatro semanas de preaviso tras mi despido, acudí a trabajar todos los días a la oficina, con la esperanza de ampliar mi red de contactos. Me reunía desesperadamente con equipos de recursos humanos y buscaba otras oportunidades laborales.

 

Además, tenía un crédito de 500 euros en mi tarjeta de comida de empleado y quería aprovecharlo. El último día, salí con decenas de latas de Coca-Cola

Seguramente otros compañeros se preguntaban por qué iba a la oficina todos los días. Sin embargo, me hacía sentir cierto poder; obligaba al equipo que me había despedido a verme cada día. 

Haber sufrido un despido es una bendición y una maldición al mismo tiempo

Cuando te despiden, te das cuenta de lo que quieres hacer y de qué cosas te hacen disfrutar.

Tres meses después del despido, conseguí un trabajo como consultor de equipos en la financiera Simon-Kucher & Partners. No me gustó nada y dimití a los ocho meses. 

Poco después, me mudé a Nueva York y volví a convivir con mis padres. Allí, vi a mi madre padecer artritis y sufrir al cargar la bolsa con comida para mascotas. Eso me dio la idea de montar un negocio de envío de alimentos para mascotas bajo suscripción.

Decidí abrirlo en el Reino Unido, de modo que regresé y monté mi negocio, PetShop.co.uk, junto con mi esposa Lexi. Es un sector que puede parecer poco atractivo y hay pocos emprendedores, a pesar de que es un mercado en crecimiento. 

Pasé de usar trajes hechos a medida en una sastrería para lucirlos en el barrio más prestigioso de Londres, a elegir comida para mascotas en Coventry. Emprender es siempre duro, pero con el tiempo conseguimos montar un negocio rentable.

Es curioso cómo suceden las cosas. Creo que emprender ha sido lo más satisfactorio que podía hacer.

Es muy gratificante hacer algo que te apasiona. Siento que he conseguido algo insólito, el saber cómo disfrutar de la vida. 

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.