Pasar al contenido principal

El auge de la inversión indexada se disparará en la próxima década: el mercado de los ETF llegará a los 45 billones de euros en 2030

Un trader feliz en Wall Street
Reuters
  • Según Morningstar, en 2008 se gestionaban 1,35 billones de dólares, mientras que ahora esa cifra es de 9,6 billones.
  • En opinión de los expertos de Bank of America, el mercado de los ETF alcanzará los 50 billones de dólares de activos (unos 45 billones de euros) durante los próximos diez años. 
  • Según la entidad financiera, en 2030, llegarán a esas cifras "impulsados por un movimiento continuo hacia la gestión pasiva por parte de los ahorradores y por una mayor conciencia de la atractiva eficiencia fiscal, los costes, la liquidez y las características de transparencia que tienen estos activos". 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El furor de la gestión pasiva ha ganado enteros en los últimos años, especialmente en Estados Unidos. 

La posibilidad de acceder a los mercados sin la necesidad de tener que dedicarle demasiado tiempo está abriendo un mundo de posibilidades a los ahorradores con capitales menores. En este sentido, mucho ha tenido que ver en esta nueva forma de invertir el legado que dejó John Bogle, el padre de la gestión pasiva y creador de la mayor gestora del mundo de fondos indexados, Vanguard. Ha permitido la democratización de las estrategia para invertir, reduciendo las comisiones de los fondos y haciéndolos más accesible al público.

De hecho, multitud de fondos cotizados o ETF se repiten en las carteras de grandes gestoras españolas. En particular, Lyxor MSCI Emerging Markets Ucits ETF es el que goza de una mayor atracción dentro del ámbito español, puesto que se encuentra en 231 carteras de gestores establecidas en España.

Al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos, este tipo de gestión comenzó a gestarse hace unos años y mientras avanzaba el calendario se incrementaba la demanda, pero también la oferta de este tipo de activos. El estudio Index Investing Supports Vibrant Capital realizado por la gestora norteamericana BlackRock así lo indicaba.

Dentro del mismo se destacaba que de la renta variable norteamericana, el 12,4% de la capitalización del mercado de acciones se encuentra en manos de fondos indexados y ETFs. Entretanto, el 16,8% se encuentra posicionado en fondos de gestión activa, lo cual revela que el cambio de tendencia ha llegado con respecto al pasado.

Siguiendo este hilo hay una realidad bastante clara que preocupa a algunas áreas del mercado. Y es que el crecimiento de la gestión pasiva en la última década se ha disparado. Según Morningstar, en 2008 se gestionaban 1,35 billones de dólares, mientras que ahora esa cifra es de 9,6 billones. Esto supone un aumento del 611%. En el mismo lapso de tiempo, los fondos que gestionan de manera activa han crecido un 154%. La diferencia es notable.

Leer más: Por qué es mejor invertir tu dinero en lugar de guardarlo en el banco

Las perspectivas de la próxima década

Sin embargo, la cuestión es cuál es la tendencia que puede desarrollar durante la próxima década: si seguirá este auge o se verá frenado. Así, en opinión de los expertos de Bank of America, el mercado de los ETF alcanzará los 50 billones de dólares de activos (unos 45 billones de euros) durante los próximos diez años. 

¿A qué se debe esta expansión? Según la entidad financiera, en 2030, llegarán a esas cifras "impulsados por un movimiento continuo hacia la gestión pasiva por parte de los ahorradores y por una mayor conciencia de la atractiva eficiencia fiscal, los costes, la liquidez y las características de transparencia que tienen estos activos". 

Para situar todo en perspectiva, la cifra duplicaría con creces el tamaño actual de la economía estadounidense. Los activos totales de los ETF registrados en el país norteamericano han crecido una media de un 25% cada año en los últimos 10 años hasta los 4,3 billones, según un estudio de Bank of America. A este ritmo, la estimación fija un repunte adicional de 1 billón solo en 2020.

Las estrategias pasivas como los ETF se benefician cuando los inversores dejan de lado la gestión activa después de años de bajas rentabilidades. Uno de los principales impulsores del fuerte crecimiento es la “mayor conciencia” de las ventajas que incluyen la eficiencia fiscal, el bajo coste, la liquidez y la transparencia, indican estos expertos. 

De este modo, los tipos de interés estables, las expectativas sobre la capacidad para que la renta variable siga creciendo y los diferenciales de crédito ajustados también podrían actuar como “un catalizador el próximo año”, según el banco.

El mercado ETF ya está viendo unos niveles de crecimiento del 25% cada año, que elevará el mercado total a 5,3 billones en activos a fines de 2020, según estos expertos. Eso significa que, durante el próximo ejercicio, se invertirá 1 billón de dólares más en estos populares vehículos de inversión.

Y además