Los monos que usó Neuralink, la empresa de Elon Musk de implantes cerebrales, fueron sometidos a un sufrimiento extremo, según denuncia un grupo de defensa de los animales

En los experimentos de Neuralink se utilizaron monos macacos rhesus (no aparecen en la foto).
En los experimentos de Neuralink se utilizaron monos macacos rhesus (no aparecen en la foto).

EAN-FRANCOIS MONIER/AFP/Getty Images

Un grupo defensor de los derechos de los animales acusa a los investigadores de someter a los monos a un maltrato ilegal y a un "sufrimiento extremo" mientras probaban implantes cerebrales para Neuralink, la empresa de biotecnología propiedad del multimillonario de Tesla, Elon Musk.

Business Insider ha visto un borrador de queja regulatoria que se espera que se presente ante el Departamento de Agricultura de EEUU el jueves, en el que el Comité de Médicos para la Medicina Responsable (PCRM por sus siglas en inglés), un grupo de derechos de los animales, dice que ha obtenido registros que muestran que los monos experimentaron "un sufrimiento extremo como resultado del cuidado inadecuado de los animales y los implantes experimentales de cabeza altamente invasivos durante los experimentos".

Neuralink está desarrollando un dispositivo que se incrustaría en los cerebros de los humanos para monitorizar y potencialmente estimular la actividad cerebral. El dispositivo consiste en un microchip y cables que se introducirían en el cerebro del paciente a través del cráneo.

La investigación en la que se centran las alegaciones está vinculada a la Universidad de California en Davis, que gestiona un centro federal de investigación de primates. El PCRM afirma haber obtenido más de 700 páginas de documentos, incluidos los registros veterinarios y los informes de necropsia, mediante una solicitud de registros públicos a la universidad.

Todo lo que debes saber sobre Neuralink, el proyecto de Elon Musk para mejorar la especie humana integrando tecnología en el cerebro

Los registros se refieren a 23 monos propiedad de Neuralink, que fueron alojados y experimentados en las instalaciones de UC Davis desde 2017 hasta 2020, según el proyecto de denuncia.

En su proyecto de denuncia, el PCRM acusa a la UC Davis y a Neuralink de nueve violaciones de la Ley de Bienestar Animal, incluyendo el incumplimiento de las estipulaciones de que los investigadores minimicen el dolor y la angustia de los animales, de que se realicen observaciones diarias de los animales y de que los investigadores tengan un veterinario que les asesore sobre el uso de la anestesia.

También en su proyecto de denuncia, el PCRM daba ejemplos de incidentes en los que creía que los monos habían sufrido indebidamente. Según el borrador de la denuncia, a un mono le faltaban los dedos de las manos y de los pies "posiblemente por automutilación o por algún otro traumatismo no especificado".

Jeremy Beckham, un coordinador de defensa de la investigación con el PCRM, ha dicho a Business Insider que de los 23 monos, siete sobrevivieron y fueron transferidos a una instalación de Neuralink en 2020, cuando dijo que Neuralink rompió su relación con UC Davis.

El proyecto de denuncia del PCRM pide al Departamento de Agricultura que investigue a la UC Davis y a Neuralink, alegando que la UC Davis y Neuralink violaron la Ley de Bienestar Animal de los Estados Unidos.

Neuralink ha utilizado a los monos en sus experimentos para publicitar sus avances. La empresa publicó en abril imágenes de un mono que aparentemente utilizaba el dispositivo Neuralink para jugar al videojuego Pong.

Musk dijo en diciembre que Neuralink esperaba comenzar las pruebas con humanos este año. En febrero pasado, dijo que la compañía podría comenzar las pruebas a finales de 2021, y en 2019 dijo que esperaba comenzar las pruebas en humanos a finales de 2020.

Beckham ha comentado a Business Insider que los registros obtenidos por el PCRM de la UC Davis relacionados con los experimentos realizados "hace apenas un par de años me hacen ser extremadamente escéptico de que estén cerca de poder llevar a cabo algo de forma segura en voluntarios humanos".

Elon Musk asegura que Neuralink espera empezar a implantar sus chips cerebrales en humanos en 2022, algo más tarde de lo que había previsto

El PCRM también ha dicho que planeaba presentar una demanda contra la UC Davis, diciendo que la universidad sigue reteniendo fotografías y vídeos de los monos, así como sus números de identificación de animales. Según un borrador de la demanda compartido con Business Insider, la UC Davis dice que esos materiales pertenecen a Neuralink, una empresa privada.

El PCRM sostiene que los materiales deben ser revelados al público. "Cuando se utilizan estas instalaciones y recursos públicos, se pierde el derecho a ocultar al público el trabajo que se está realizando", ha dicho Deborah Dubow, consejera general asociada del PCRM.

Un representante de UC Davis ha contado a Fortune que la universidad había actuado legalmente. "Cumplimos plenamente con la Ley de Registros Públicos de California al responder a su solicitud".

El representante también dijo que la UC Davis había "revisado y aprobado a fondo" los protocolos de su investigación para Neuralink.

"La investigación con animales está estrictamente regulada, y UC Davis sigue todas las leyes y reglamentos aplicables, incluidos los del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos", ha añadido la fuente.

La UC Davis y Neuralink no han respondido inmediatamente cuando Business Insider se ha puesto en contacto con ellos para pedirles que comentaran la situación fuera del horario de trabajo.

Otros artículos interesantes:

Todo lo que debes saber sobre Neuralink, el proyecto de Elon Musk para mejorar la especie humana integrando tecnología en el cerebro

Un hombre con un implante neuronal desafía al mono de Neuralink a una partida de 'Pong' usando solo la mente

Neuralink, la empresa de Elon Musk, podría pasar de implantar chips en monos a hacerlo en humanos durante este año

Te recomendamos