Qué hace falta para que haya más mujeres en lo más alto del sector de la acción social

De izquierda a derecha: Laura Martín (Ayúdame3D), Antonio Espinosa de los Monteros (Auara), Virginia Sánchez (Zubi Labs), y Luz Rello (Change Dyslexia).
De izquierda a derecha: Laura Martín (Ayúdame3D), Antonio Espinosa de los Monteros (Auara), Virginia Sánchez (Zubi Labs), y Luz Rello (Change Dyslexia).

Business Insider España

A nivel mundial, el 75% de los hombres en edad de trabajar forma parte de la población activa. Una cifra que, cuando se habla de mujeres, se reduce al 50%. Es decir, más allá de las dinámicas del desempleo y de la dificultad para encontrar trabajo, en el mundo 1 de cada 2 mujeres no trabaja, según los datos de la Organización Internacional del Trabajo.

En España, los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística reflejan también una brecha entre hombres y mujeres. Si la tasa de actividad entre hombres en el último trimestre de 2021 fue del 63,65%, entre las mujeres fue del 53,93%, casi 10 puntos porcentuales menos.

Es cierto, eso sí, que ha habido una mejora en las últimas décadas. Hace 20 años, en 2002, el 66,69% de los hombres en edad de trabajar formaban parte de la población activa, mientras que, en el caso de las mujeres, esta cifra tan solo llegaba al 42,08%, 

La brecha salarial de género se agudiza en el comercio y la hostelería: las mujeres ganaron casi 5.000 euros menos de media que los hombres en 2019

Aunque si hay un sector donde esta tendencia se da la vuelta es en el de la acción social. Según los datos del informe El Tercer Sector de Acción Social en España 2019, las mujeres representan 2 de cada 3 personas remuneradas (67,5%). La participación de la mujer en el voluntariado también es mayoritaria, ya que casi un 62% de las personas son voluntarias.

Además, al frente de los órganos de gobierno de las fundaciones se encuentran en un 54,5% de los casos mujeres, mientras que en las asociaciones esa cifra se eleva al 59,8%. 

Pero, ¿qué queda por hacer para que haya más mujeres en los puestos directivos en todos los ámbitos? ¿Cómo se rompe el techo de cristal? Business Insider España ha preguntado a empresarios, directivos e inversores su opinión al respecto. 

La clave está en aportar referentes a las niñas, perder el miedo a la palabra feminismo y educar para evitar los sesgos de género

8M

Luz Rello es la fundadora de Change Dyslexia, una empresa social que nace con el objetivo de que ningún niño fracase a causa de la dislexia y que ha puesto en marcha Dytective, una herramienta para mejorar la lectoescritura que está gamificada.

Para Rello, es "importante" que las niñas tengan claro desde pequeñas que pueden resolver problemas, emprender y generar con ello un impacto social. "Hace falta que veamos más referentes desde que somos niñas para que desde el principio sepamos que es posible", defiende Rello.

En pro de ofrecer esos referentes a las niñas, en Dytective el niño o la niña puede elegir el personaje, masculino o femenino y la historia se adapta. "Si decides ser niña, el malo rapta al niño y lo tienes que rescatar, rompiendo moldes siendo la niña también una heroína aventurera", explica.

"Los 2 personajes, tanto el niño como la niña, pueden ser héroes. Es algo que tuvimos en cuenta desde el principio", confiesa la fundadora de Change Dyslexia.

Los datos que revelan el machismo en Twitch: solo el 6% de los 'streamers' más seguidos en España son mujeres, y generan un euro por cada 20 que ingresan los hombres

Antonio Espinosa de los Monteros, CEO y cofundador de Auara, una empresa que invierte el 100% de sus dividendos en llevar agua potable a países del tercer mundo, cree que tan solo "hace falta" tiempo. "Las mujeres van a ser cada vez más protagonistas, sin duda. Es algo que va a llegar naturalmente con los cambios de generaciones, porque en las nuevas está muy claro", detalla.

Es un cambio que, según el cofundador de Auara, es "inevitable" ya que el techo de cristal "tiene los días contados. Si queda alguien que aún quiera resistirse, se va a quedar muy solo". 

Ayúdame3D es un proyecto creado en España que ofrece trésdesis, brazos impresos en 3D, a personas sin recursos de cualquier parte del mundo. Para su cofundadora, Laura Martín, "es fundamental" hablar de por qué existe el techo de cristal y por qué se sigue haciendo frente "a una enorme desigualdad en el mundo laboral y en los puestos directivos".

"No es casualidad que 3 de cada 4 contratos a tiempo parcial se hagan a mujeres [...] Hay un problema claro y un causante de toda esta desigualdad, que es el sistema patriarcal [...]. Seguimos atendiendo a unos roles de género, dañinos y obsoletos, que fomentan esta desigualdad a través de ideas como que las mujeres son demasiado sensibles para liderar", explica Martín.

Así es el día a día de mujeres que trabajan en empleos todavía dominados por hombres

La cofundadora de Ayúdame3D cree que es vital perder el miedo a la palabra feminismo, así como una educación con perspectiva feminista que "deje de lado estos roles y postulados". 

Martín, además, advierte que "de nada sirve" que haya mujeres en puestos directivos si no lo hacen con sororidad y no aplican políticas "que beneficien a todas. No sirve de nada ser CEO si se mira para otro lado cuando acosan sexualmente a una trabajadora", denuncia.

Virginia Sánchez, directora general de Zubi Labs, una sociedad que impulsa empresas sociales, el techo de cristal se puede evitar "generando cambios culturales; debemos partir de la educación, tanto a nivel familiar como en los colegios y universidades. Es fundamental educar en la igualdad y evitar los sesgos de género".

"Por otro lado,  la legislación tiene un papel fundamental promoviendo leyes de igualdad de género, y por ejemplo, obligando a llevar un registro salarial en las empresas, identificando el porcentaje de mujeres y hombres que ocupan puestos de responsabilidad, o asegurando algoritmos inclusivos", propone la directora general de Zubi Labs.

Para Sánchez, también es importante dar "una mayor visibilidad" a mujeres referentes. Algo en lo que, en su opinión, "los medios de comunicación juegan un papel fundamental".

Te recomendamos