Más de una docena de adquisiciones en 15 años por unos 1.400 millones: por qué la opa de MásMóvil sobre Euskaltel lo cambia todo

Salida a Bolsa de MásMóvil
Reuters
  • En 15 años, MásMóvil se ha consolidado como el cuarto operador del sector de las telecomunicaciones en España. Nació como una pequeña startup en 2006. 
  • El crecimiento de la operadora ha ido en paralelo a compras de pequeño y gran tamaño. En total, alrededor de una docena de operaciones por unos 1.400 millones de euros. La adquisición de Euskaltel, por casi 2.000 millones, dejará a todas atrás. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

MásMóvil ha acelerado de 0 a 100 en tiempo récord.

El cuarto operador inició su andadura en 2006 cuando el austríaco Meinrad Spenger y el noruego Christian Nyborg crearon la empresa. 15 años después, consolidan su papel en el sector de las telecos españolas con una opa sobre Euskaltel, un operador con 25 años de historia y una fuerte presencia en  el norte de España, donde está su origen. 

"La alta fragmentación en la industria crea una competitividad excesiva que mantiene los precios a pesar de la creciente demanda de datos", señalaba un informe de Moody's a finales del año pasado, en el que los analistas preveían fusiones en el mercado europeo, concretamente en algunos países como España. 

Aunque nadie lo confirmaba oficialmente, todas las informaciones apuntaban a una posible fusión entre MásMóvil y Vodafone España. Sin embargo, la operación ha sido finalmente con Euskaltel. Con este movimiento, el mercado sigue manteniendo a cuatro jugadores, pero con un cuarto operador que sale reforzado. 

MásMóvil, junto a Euskaltel, tendrá cerca de 14 millones de líneas, unos ingresos estimados de aproximadamente 2.700 millones de euros, 26 millones de hogares conectados con fibra y más de 1.500 empleados. 

Las telecos afrontan un 2021 marcado por la fuerte inversión que demanda el 5G mientras buscan nuevas vías de ingresos para poder ser viables en un mercado hipercompetitivo

La operadora mantendrá las marcas de la compañía, que actualmente cuenta con Euskaltel, Telecable y R, muy fuertes en sus respectivos territorios del norte de España. A estas enseñas se sumó en mayo del año pasado Virgin, la marca con la que dieron el salto al tablero nacional y que ha duplicado sus expectativas de clientes para el ejercicio de 2020

De esta forma, MásMóvil profundizará en una estrategia marcada por la gran segmentación de las enseñas de su portfolio, con Yoigo como su marca premium. A ella se suman otras más enfocadas al público mas susceptible al precio —como Pepephone o MásMóvil—, otras enseñas con ofertas para migrantes —es el caso de Lebara— y otras cuyos servicios son más limitados o que están enfocadas en el prepago —como Llamaya—.

"La estrategia multimarca tiene sentido, es una manera muy eficaz de posicionarte en cada segmento", apuntaba Carlos Winzer, vicepresidente senior de Moody’s Investors Service, en un encuentro reciente  con la prensa sobre las perspectivas para el sector de las telecomunicaciones. 

"Esto parte de la segmentación del mercado. Los operadores se han dado cuenta de que Telefónica tenía una oferta muy interesante en el high end (la parte más cara), pero que el low end lo tenía un poco desatendido", añadía Winzer al hablar de la gran cantidad de marcas que existen en el mercado

De startup a joya del Ibex 35 comprando una docena de marcas por unos 1.400 millones de euros

En estos 15 años, MásMóvil ha dado el salto desde una startup nacida de una idea en una playa de Portugal hasta consolidar su papel como cuarto operador en un mercado muy competitivo donde ha inclinado la balanza hacia el segmento low cost. 

 “El primer aval de medio millón de euros lo firmé con garantías personales” recordaba Spenger en el décimo aniversario de la empresa. Posteriormente, business angels como el empresario Javier Vega de Seoane, Eduardo Díez-Hochleitner o el expresidente de Ericsson España, Raimo Lindgren, apostaron por la empresa. 

En 2012, MásMóvil comenzó a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) y dio el salto al Mercado Continuo en 2017. Dos años después, entró en la gran liga del Ibex 35, hasta que la entrada de los grandes fondos KKR, Providence y Cinven en su capital derivó en su exclusión del parqué a finales del año pasado.

Esta historia de crecimiento ha ido en paralelo a un aumento de marcas en su cartera gracias a las adquisiciones. La compra de Euskaltel superará todas las realizadas hasta la fecha —algo más de una docena de operaciones por unos 1.400 millones de euros—. La opa lleva a valorar la compañía en casi 2.000 millones de euros y, para que salga adelante, es necesario que MásMóvil se haga por lo menos con el 75% del capital más una acción. 

El primero de sus movimientos, y el más abultado en valor, fue la compra de Yoigo en 2016 por 612 millones de euros. El grupo MásMóvil se hizo con la operadora, de la que la sueca Telia tenía algo más del 76% del capital, y con ello comenzó a apuntalar su papel como cuarto operador. Esta compra se sumó a la de Pepephone, por 158 millones de euros, en el mismo ejercicio. 

MásMóvil cerró 2016 con más de 4,4 millones de clientes. En 2019, el grupo tenía cerca de 9 millones. 

Las compras de estas marcas afianzaban la estrategia de la operadora de crear una oferta más barata que los tradicionales paquetes convergentes, con un diseño atractivo y huyendo de servicios como la televisión, que ha tenido un gran peso en las cuentas de las operadoras con la guerra del fútbol. 

Tras estos movimientos, en 2017 llegó la compra de Llamaya por 29,7 millones de euros. En 2019, se hicieron con Lebara por 55 millones y, en 2020, adquirieron Ahí+ por unos 115 millones de euros

Otras pequeñas marcas como Neo, por 27 millones de euros, Xtra por 23 millones o Nautra por 15,5 millones han sido otras enseñas que se han ido sumando a su portfolio. Además, MásMóvil se lanzó al exterior con la compra de una participación en la portuguesa Nowo/oni. 

Entre las grandes operaciones destacó, asimismo, la compra de la filial española de Lycamobile, un operador virtual global con presencia en 23 países que en sus comienzos se enfocaba en comunidades migrantes aunque reorientó su foco para posicionarse en el segmento del bajo coste en general, por 370 millones de euros en marzo del año pasado. 

En total, alrededor de una docena de adquisiciones con un montante que supera los 1.400 millones de euros para crear un cuarto operador que compite en precios y que ha ampliado su estrategia en los últimos meses. Ahora, además de creer en marcas, quiere hacerlo en servicios paralelos a la telefonía como los pagos, la telemedicina, la energía o los servicios tecnológicos de asistentes en el hogar. 

Otros artículos interesantes:

Las telecos apuestan por aumentar sus servicios para generar ingresos y fidelidad del cliente: esto es lo que puedes contratar en Movistar, Orange, MásMóvil o Vodafone

Las telecos afrontan un 2021 marcado por la fuerte inversión que demanda el 5G mientras buscan nuevas vías de ingresos para poder ser viables en un mercado hipercompetitivo

MásMóvil lanza una opa sobre Euskaltel de 2.000 millones de euros: así se fraguó una operación inesperada en el sector de las telecos