Ojo con las cañitas del bar: esto es lo que le pasa a tu cuerpo si bebes cerveza todos los días

Hombre bebiendo una caña en un bar
  • Aunque consumida de forma moderada y ocasional la cerveza puede aportar nutrientes y pequeños beneficios, tomar cañas todos los días está ligado a efectos secundarios negativos para tu salud.
  • Algunas de las consecuencias de beber cerveza a diario son un mayor riesgo de depresión, cáncer o muerte prematura, problemas hepáticos o aumento de peso.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Para muchas personas uno de los máximos placeres del verano es disfrutar de una caña bien fresquita en una terraza. Pero, ¿qué pasa si bebes cerveza todos los días? Un consumo de riesgo no beneficiará en absoluto a tu organismo, especialmente si te excedes de las dosis recomendadas. De forma ocasional y moderada, la cerveza sí que puede tener algunos efectos positivos para tu cuerpo.  

España es uno de los países del mundo en los que más cerveza se bebe. Según datos de la agencia Wavemaker de 2019, España y Eslovaquia son los máximos consumidores de cerveza en el mundo. En segunda posición se encuentran con el mismo porcentaje (84%) Corea del Sur, Grecia, México y Polonia. 

La primera receta escrita que prueba la existencia de la cerveza se encontró en el pueblo sumerio, una civilización que vivió entre el 5.000 y el 3.300 antes de Cristo. Desde entonces, la humanidad se pirra por el sabor amargo de esta bebida alcohólica fermentada a partir de granos de cebada germinados u otros cereales.

¿Qué sucede si tomas cerveza a diario? La balanza se inclina claramente hacia las consecuencias negativas, aunque también aporta algunos beneficios. El consumo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de dos copas de vino o cerveza en hombres (entre 20 y 24 gramos de alcohol) y la mitad en mujeres.

Aporta algunas vitaminas y minerales

Aunque la cerveza a menudo se considera calorías vacías, contiene algunos minerales y vitaminas, como pequeñas cantidades de potasio, calcio, tiamina, hierro y zinc. El contenido de vitaminas B y minerales surge de los cereales y levaduras de los que se obtiene la cerveza.

Sin embargo, estas cantidades de micronutrientes en la cerveza son bastante residuales, especialmente comparándolas con otras fuentes como granos integrales, frutas o verduras.

Según declaraciones de la nutricionista y chef Serena Poon a Eat This, Not That, la cerveza contiene algunos polifenoles que pueden ayudar a la salud. La malta de cebada y el lúpulo contienen quercetina, epicatequina y ácido gálico, compuestos antioxidantes que luchan contra los radicales libres y el envejecimiento. La chef recomienda una cerveza diaria. 

La ingesta moderada beneficia al corazón

La Fundación Española del Corazón explica que dentro de una alimentación equilibrada, varios estudios sostienen un consumo moderado asociado a beneficios cardiovasculares, de salud ósea y hasta contra la obesidad.

El estudio Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular, realizado por el Hospital Clínic, las Universidades de Barcelona y Málaga,y  el Instituto de Salud Carlos III concluye que el consumo moderado de cerveza tiene efectos positivos en relación a enfermedades cardiovasculares.

Enmarcada en el estudio Predimed y tras evaluar a 1.249 participantes en relación al consumo moderado de cerveza, factores de riesgo cardiovascular, dieta y actividad física, quienes mantenían un consumo moderado mostraron menor incidencia de diabetes mellitus e hipertensión, así como unas cifras de colesterol bueno (HDL) mayores que los no bebedores.

Otro gran estudio con más de 70.500 participantes asoció una ingesta moderada de alcohol (14 bebidas por semana para hombres y 9 bebidas por semana para mujeres) con un 43% y 58% menos de riesgo de diabetes, respectivamente. Varias investigaciones, como esta publicada en PubMed, apuntan a que la ingesta lidera o moderada de alcohol parece reducir la resistencia a la insulina. 

La ingesta debe ser ligera. De lo contrario, el consumo excesivo de alcohol incrementa con creces el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Cerveza

Pavel Danilyuk/Pexels

Mayor riesgo de muerte

Si bebes cerveza en todos los días y en cantidades altas puedes desarrollar dependencia y alcoholismo. A la larga, los bebedores empedernidos y compulsivos tienen un riesgo de muerte prematura mucho más elevado que los que beben de forma moderada o no consumen alcohol. 

Más peligro de deprimirte 

Diversas investigaciones apuntan a que las personas que consumen alcohol a diario y en cantidades altas tienen un riesgo significativamente mayor de depresión en comparación con los bebedores moderados y los no bebedores. 

Desarrollo de enfermedades hepáticas, obesidad y cáncer

Consumir más de 30 gramos de alcohol al día incrementa el riesgo de enfermedades hepáticas como la cirrosis. También aumenta el peligro de obesidad: una cerveza tiene en torno a 150 calorías. Además, la investigación vincula cualquier ingesta de alcohol con mayor riesgo de cáncer, incluidos los de garganta y boca. 

Riesgo de hipertensión

Consumiendo tres o más cervezas a diario tu tensión arterial podría resentirse, aumentando el peligro de enfermedades futuras relacionadas con el corazón. 

Malestar estomacal

El abuso de alcohol está ligado a numerosos problemas gástricos. Desde Medline Plus destacan algunos como sangrado de estómago o esófago, inflamación y daños en el páncreas. También deben vigilar el consumo aquellas personas celíacas o con intolerancia al gluten.

Descontrol de peso

Las calorías vacías de la cerveza te harán aumentar de peso. Además, al saciarte, esta bebida podría evitar que consumas otros nutrientes necesarios, que consumas poca fibra o exceso de carbohidratos: una cerveza promedio puede tener entre 6 y 35 gramos de hidratos de carbono por porción.

Otros artículos interesantes:

8 usos alternativos de la cerveza que te sacarán de más de un apuro

Cuántas burbujas tiene una pinta de cerveza, según la ciencia

Las 10 bebidas con más alcohol del mundo

Te recomendamos

Y además