Pasar al contenido principal

Nokia es el gran rival en la carrera por el coche conectado y la clave está en sus patentes

Cinco cosas que el coche conectado puede hacer solo
  • El grupo alemán Daimler (propietario de marcas como Mercedes-Benz o Smart) acaba de elevar ante los reguladores antimonopolio de la Unión Europea una queja contra Nokia sobre el uso de sus patentes del coche conectado.
  • Daimler reclama que muchas de esas patentes son esenciales para el diseño de esos coches de nueva generación, con el fin de obtener "un acceso y no discriminatorio" a estas tecnologías.
  • Por su parte, Nokia afirma que todo se trata de una maniobra más de Daimler para no pagar las licencias que ya abonan muchos otros de sus rivales automotrices.

Las ventas de coches conectados están creciendo a un ritmo medio del 18,7% anual, pasando del actual parque de 330 millones de vehículos con estas tecnologías a más de 775 millones esperados para el curso 2023, según un reciente estudio. Pero este despegue se está produciendo gracias a o a costa del duro trabajo realizado por algunas pioneras de las comunicaciones móviles.

Y entre estas firmas, la más destacada es Nokia. La compañía finlandesa posee a fecha de hoy una inmensa cantidad de patentes sobre las que se sustentan principios tan básicos como los sistemas de navegación, las comunicaciones vehículo a vehículo (V2V) e incluso las tecnologías de conducción autónoma.

Hasta tal punto llega su poder que los fabricantes de automóviles no quieren pasar por el aro de pagar las ingentes tasas que corresponderían, crecientes conforme esta clase de vehículos conectados van siendo una realidad cada vez más masiva. Así se entiende la queja que el grupo alemán Daimler (propietario de marcas como Mercedes-Benz o Smart) acaba de elevar ante los reguladores antimonopolio de la Unión Europea.

Leer más: El coche conectado, gran fuente de ingresos para los fabricantes

En dicha queja, Daimler reclama que muchas de esas patentes son esenciales para el diseño de esos coches de nueva generación, por lo que no debería someterse a las licencias que Nokia tiene en el mercado en la actualidad. 

"Queremos una aclaración sobre cómo se deben licenciar las patentes esenciales para los estándares de telecomunicaciones en la industria automotriz", dijo el fabricante de automóviles en un comunicado. "El acceso justo y no discriminatorio a estos estándares para todos los usuarios de las patentes esenciales para los estándares de telecomunicaciones es un requisito previo clave para el desarrollo de nuevos productos y servicios para la conducción conectada".

Por su parte, Nokia se defiende afirmando que toda su tecnología patentada está a disposición de los distintos fabricantes... pero que Daimler está haciendo todo lo posible por no sacar la chequera.

"Aunque ofrecemos una amplia gama de opciones para los fabricantes de automóviles, incluso a través de sus proveedores de nivel 1, Daimler se ha resistido a pagar una licencia a los inventos de Nokia que ya está utilizando", ha explicado el portavoz de Nokia, Mark Durrant, según recoge Reuters. "Las acusaciones de Daimler en su queja a la UE son simplemente las últimas en una larga serie de acciones para evitar pagar una licencia".

Y además