Pasar al contenido principal

En España se solicitaron 1.576 patentes en 2018, menos de la mitad de las que cursó solamente Huawei

embrión sintético creado por ciencia
Pixnio
  • El número de patentes nacionales solicitadas en 2018 descendió a 1.576, un 31% menos que en 2017, según los datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).
  • Según Patricia Ramos, directora de Patentes de PONS IP, la cifra representa menos de la mitad de las solicitudes de patentes que cursó solo la empresa Huawei el año pasado.
  • Con este, ya van 10 años seguidos de retroceso, colocando a España a la cola de patentes solicitadas en Europa.

El número de patentes nacionales solicitadas en 2018 descendió a 1.576, un 31% menos que en 2017, según los datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

Se trata de una caída que sigue la tendencia de los últimos 10 años, en los que España ha ido perdiendo el ritmo respecto a Europa. Para hacerse una idea, en 2012 el número de patentes nacionales solicitadas ascendía a más del doble: 3.361.

“Con una caída de más de 30% en el número de solicitudes de patentes nacionales en nuestro país, el año 2018 se suma a una línea descendiente que se inició hace 10 años", según explica Patricia Ramos, directora de Patentes de la empresa de registro PONS IP.

Ramos destaca que "el país con mayor número de solicitudes de patente en el mundo, China, maneja unas cifras que superaron los 1,3 millones de solicitudes en 2017 y una sola empresa como Huawei protegió su tecnología mediante más de 4.000 patentes ese mismo año".

Leer más: Los 10 hallazgos científicos más influyentes de 2018

Sin embargo, no hace falta irse tan lejos. En Europa, España está muy lejos de las grandes potencias. "Alemania destaca en nuestro entorno, con unas cifras cercanas a las 68.000 solicitudes anuales, lejos todavía de nuestra raquítica cifra en descenso", lamenta.

Ramos recuerda que "en 2017, se modificó la Ley de Patentes, una de las razones por las que a priori, la tendencia al alza en el resto del mundo no se acompasaba con la española. Sin embargo, no se puede culpar a este entorno legislativo de la escasa percepción de nuestras empresas innovadoras y nuestros inventores en la importancia de protección de sus invenciones por medio de las patentes y otros registros de propiedad industrial".

"Estos datos posicionan de nuevo a España en un puesto reservado a países no innovadores o no tendentes al desarrollo tecnológico, que no es real si se miden otros parámetros", resume.

Te puede interesar