Pasar al contenido principal

El presidente de Corea del Sur ha perdido 12 de sus dientes por estrés, lo que subraya la inquietante cultura de trabajo que existe en el país

Moon Jae-in, presidente de Corea del Sur
Moon Jae-in, presidente de Corea del Sur. REUTERS/Carlos Barria
  • El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ha presidido algunas de las negociaciones nucleares más tensas de la historia, y su mandato ha tenido un efecto negativo en su salud.
  • Concretamente, Moon ha trabajado tan duro que ha perdido 12 dientes debido al estrés, según ha dicho una embajadora de Corea del Sur a Business Insider Polonia.
  • Los surcoreanos trabajan durante largas y duras horas, y el estrés de Moon es compartido por muchos de sus compatriotas, algunos de los cuales trabajan hasta morir por agotamiento en una epidemia cada vez mayor.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ha presidido un histórico cambio en las relaciones con su vecino nuclear, Corea del Norte, así como algunas de las negociaciones nucleares y militares más importantes de la historia.

Pero la presión de la vida laboral en Seúl le ha hecho perder muchos de sus dientes debido al estrés, y eso no es del todo sorprendente en los trabajos de alto perfil en Corea del Sur.

Rafał Tomański, de Business Insider Polonia, ha hablado con Mira Sun, embajadora de Corea del Sur en Varsovia, que ha descrito el ritmo vertiginoso del trabajo gubernamental en Seúl.

Sun, en su primera entrevista con la prensa extranjera en 12 años, ha contado a Tomański que mientras trabajaba como portavoz de la prensa extranjera del ex presidente surcoreano Roh Moo-hyun, llegó a conocer bastante bien a Moon.

"Nuestros cargos se solaparon algo más de un año, y él se convirtió en el jefe de personal del presidente Roh cuando dejé la oficina del presidente. Cuando empecé a trabajar en la Casa Azul, me dijeron que la secretaría presidencial es un trabajo exigente, tanto mental como físicamente, y que uno puede durar alrededor de un año y medio", dijo Sun, refiriéndose a la residencia del presidente surcoreano por su nombre coloquial.

A modo de referencia, los mandatos presidenciales de Corea del Sur duran cinco años, pero a Sun se le dijo que esperase que sólo duraría un año.

"Los implantes dentales son una señal de lo exigente que es", prosigue Sun. "Al presidente Moon le sacaron 10 dientes a la vez mientras trabajaba para el presidente Roh, y luego dos más como presidente", relata. " Yo no he perdido ningún diente y mis colegas se han burlado de mí por no haber trabajado lo suficiente".

Leer más: El plan de Japón para acabar con el 'karoshi', la muerte por exceso de trabajo que se ha convertido en un problema de salud pública

Es bien sabido que los surcoreanos trabajan duro, a veces hasta el punto de trabajar hasta la muerte. Los surcoreanos trabajan en promedio más horas al año que cualquier otro país aparte de México, registrando 2.113 horas de trabajo al año en comparación con el promedio de 1.779 de los Estados Unidos o las 1.676 horas de España, según Forbes.

Los expertos culpan a la cultura del trabajo duro y a la escasa información sobre los derechos de los trabajadores en relación a las horas letales que ponen los surcoreanos en su trabajo. Mientras que la economía de Corea del Sur ha evolucionado más allá de la manufactura, la tecnología mantiene a los trabajadores conectados las 24 horas del día.

Business Insider ha consultado a un dentista sobre el impacto del estrés en la salud dental y ha descubierto que si bien el estrés no puede causar la pérdida de dientes de forma directa o directa, sí puede contribuir. Bajo estrés extremo, es posible que las personas se acostumbren a rechinar los dientes, dejen de cuidarlos y corran por tanto un mayor riesgo de padecer enfermedades de las encías.

Todos estos factores pueden contribuir a que los dientes se caigan.

Leer más: Estas fotos muestran algunas de las condiciones de trabajo más peligrosas del mundo, desde el interior de un volcán activo hasta una mina mortal

En su entrevista con Tomański, Sun describe a Moon como un trabajador incansable que se pone manos a la obra en cualquier tarea.

"En 2011, el presidente Moon Jae-in, que en ese momento era un abogado respetado, iba a dar su primera entrevista de prensa extranjera —con Reuters— y me pidieron que fuera su intérprete", dijo Sun.

"El reportero buscaba un enchufe para conectar su ordenador portátil y no pudo encontrarlo en ninguna parte. En una habitación con varias personas, nadie se dio cuenta, excepto el Presidente Moon. Vestido con un traje elegante, se puso a cuatro patas para buscar un enchufe. Cuando encontró uno enterrado en el suelo, tomó el enchufe, conectó el ordenador, se sacudió las rodillas, se sentó y preguntó cuál era la primera pregunta".

Te puede interesar

Lo más popular