Una de cal y otra de arena: el Banco de España mejora la previsión de crecimiento al 2,3% para este año, pero la inflación no bajará del 3%

Banco de España

REUTERS/Nacho Doce

  • El Banco de España ha actualizado sus proyecciones macroeconómicas hasta 2026.
  • El crecimiento sube cuatro puntos este año —2,3%—, la tasa de paro mantendrá una senda descendente, y la inflación tardará en bajar del 3% más de lo esperado inicialmente.

El Banco de España ha actualizado sus previsiones macroeconómicas para nuestro país hasta 2026.

El crecimiento del PIB se situará cuatro décimas por encima de lo esperado este año —en un 2,3%—, pero se seguirá ralentizando a lo largo del horizonte de proyección hasta situarse en el 1,9% en 2025 y en un 1,7 % en 2026. El año pasado la economía española creció un 2,5%, una décima más de lo previsto, tras acelerar en el cuarto trimestre gracias al consumo.

Evolución del PIB y del PIB per cápita en España y en la Unión Económica y Monetaria de la Unión Europea.
Evolución del PIB y del PIB per cápita en España y en la Unión Económica y Monetaria de la Unión Europea.

Banco de España

En el primer trimestre de este 2024, el PIB español creció más de lo previsto, impulsado principalmente por las exportaciones de servicios turísticos. El crecimiento intertrimestral del PIB fue del 0,7%, superando las expectativas del Banco de España (0,4%) y en consonancia con el último trimestre de 2023. 

La demanda exterior neta contribuyó de forma significativa, mientras que la demanda nacional fue menor, en parte debido a la caída del consumo público. El consumo privado avanzó de forma moderada y la inversión en capital se aceleró. 

Para el segundo trimestre, los indicadores sugieren una tasa de crecimiento del PIB estimada en torno al 0,5% intertrimestral. Se espera que las tasas de avance del PIB converjan gradualmente hacia niveles acordes con el crecimiento potencial de la economía española, proyectado en un 1,6% interanual para el final del horizonte de proyección.

El principal soporte del crecimiento será la demanda interna y el incremento del consumo de los hogares por el aumento de la renta real, el crecimiento del empleo y la mejora de la confianza. De todos modos, el Banco de España indica que el consumo per cápita no recuperará el nivel previo a la pandemia hasta 2025. 

El paro sigue en descenso, pero continuará por encima del 11% en 2026

Por su lado, la tasa de paro, —situada el año pasado en un 12,2%—, continuará reduciéndose en los próximos años, aunque según las proyecciones seguirá por encima del 11% en 2026. En términos laborales, la creación de empleo continuará aunque a un ritmo menor, permitiendo una ligera recuperación de la productividad. 

La tasa de paro seguirá bajando —aunque de forma lenta— debido a la moderación en la creación de empleo y el aumento de la población activa, impulsada por el alto flujo de inmigración.

Una inflación que tardará en bajar más de lo esperado: se quedará en un 3% este 2024

La inflación aumentó nueve décimas entre febrero y mayo, hasta una tasa interanual del IAPC del 3,8%, sobre todo por la subida de los costes de la energía, mientras que la inflación de los alimentos y la subyacente han mostrado una desaceleración gradual, aunque menos de lo esperado debido a la persistencia de la inflación en servicios.

De forma más concreta, la inflación de los alimentos ha disminuido en 2,3 pp entre enero y abril —hasta el 4,6 %—. Por su parte, la inflación subyacente se ha reducido desde el 3,2 % en enero hasta el 2,7 % en abril.

 

Según las expectativas del Banco de España, la inflación general —que en el promedio de 2023 fue del 3,4%— retomará una senda descendente y se reducirá a lo largo del próximo trienio, aunque este año tardará en bajar más de lo esperado: se quedará en 2024 en un 3%, mientras que descenderá al 2% el año que viene y descenderá al 1,8% en 2026, con una contribución nula o negativa de los precios energéticos a partir de 2025.

La inflación subyacente también experimentará una desaceleración progresiva, pasando del 4,1 % en 2023 al 2,6 %, 2 % y 1,9 % en 2024, 2025 y 2026, respectivamente.

Por otro lado, en torno a los futuros precios de las materias primas energéticas se aguardan —con respecto a las proyecciones del Banco de España en marzo— unos precios del petróleo ligeramente más altos, y unos precios de la electricidad en los mercados mayoristas, algo por encima en la segunda mitad del año, como puedes apreciar en este gráfico.

Evolución precios de la energía

Banco de España

Sobre la evolución de los tipos de interés, las expectativas de los mercados financieros internacionales indican una reducción progresiva de los tipos de interés a corto plazo durante el horizonte de proyección, pero se trataría de un descenso más gradual que la prevista anteriormente. 

Los tipos de interés para la deuda soberana española a largo plazo también son ligeramente menores que los contemplados en marzo.

Otro dato relevante de las proyecciones macroeconómicas es que los mercados de exportación se irán recuperando gradualmente, a la par que la actividad económica global tiene perspectivas favorables, sobre todo en la zona euro. 

En este aspecto, se ha revisado a la baja el ritmo de avance previsto para 2024 debido al menor dinamismo de las importaciones fuera la zona euro en los últimos meses de 2023 y el primer trimestre de 2024.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.