¿Es la vacuna el principio del fin de la pandemia? ¿Qué se podrá hacer, y qué no, después de que te pinchen?

Habrá que seguir manteniendo la distancia social (gettyimages)
Habrá que seguir manteniendo la distancia social (gettyimages)

gettyimages

  • Algunos hablan del principio del fin de la pandemia. Los expertos se encargan de rebajar el optimismo y alertar de que queda un duro camino por delante.
  • El ministro de Sanidad aspira a conseguir la inmunidad de rebaño (70 % de la población) en verano. La mascarilla, la distancia social, la higiene y las restricciones en los desplazamientos seguirán estando a la orden del día durante unos cuantos meses.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En verano se había derrotado al coronavirus. Lo que sucedió después puso otra vez los pies en el suelo. Ahora llega la vacuna (antes de lo que se podía prever) y ya se habla del principio del fin de la pandemia, a la vez que se repiten los llamamientos a no bajar la guardia. Las inyecciones de Pfizer, y de las que vendrán, son una noticia extremadamente positiva (no hay duda de ello), pero por delante aún queda un proceloso camino.

La vacuna no es la panacea, al menos no de forma inmediata; por eso, los expertos se afanan en lanzar mensajes que rebajen el optimismo y mantengan alerta a la población. Los médicos catalanes, por ejemplo, piden un confinamiento corto para detener la tercera ola. Y el presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós García Rojas, avisa en diversos medios sobre las incógnitas que aún se mantienen respecto al efecto de la vacuna: “No sabemos si una persona que ha sido vacunada puede seguir contagiando”

A ello hay que sumarle las especiales características de la vacuna de Pfizer: primero se administra una dosis, a los 21 días una segunda, y es una semana después cuando se adquiere la inmunización. Es decir, casi un mes más tarde del primer pinchazo. Si a ello se une que, según los que saben, para estar –más o menos– tranquilos habría que llegar a una inmunidad del 70 % de la población, queda claro que al viaje aún le quedan kilómetros.

Y, mientras dure el trayecto, algunas medidas habituales y actuales seguirán en plena vigencia. 

¿Qué podrás hacer después de vacunarte?

Sea, o no, el principio del fin del coronavirus, es evidente que ciertas obligaciones continuarán entre la población durante mucho tiempo. Por ejemplo.

Mascarilla

Si alguien empieza a estar muy harto de la mascarilla, que se arme de paciencia, porque queda. Y mucho. Las previsiones más optimistas hablan de que la población no se quitará  este accesorio sanitario de la cara, al menos, hasta 2022.

Queda bastante para que nos olvidemos de la mascarilla (gettyimages)
Queda bastante para que nos olvidemos de la mascarilla (gettyimages)

gettyimages

Distancia social

Habrá que llegar, como mínimo, a esa inmunidad de rebaño que los expertos cifran en el 70 % para que las medidas de distanciamiento social se vayan haciendo ligeramente más laxas. Según el ministro de Sanidad, Salvador Illa, esa situación podría darse en verano.

La obligación de la distancia social seguirá dejándonos imágenes para el recuerdo (gettyimages)
La obligación de la distancia social seguirá dejándonos imágenes para el recuerdo (gettyimages)

gettyimages

Evitar grandes grupos

A colación de la medida anterior, aparece la de evitar grandes aglomeraciones. Si la prohibición de la cercanía social se atempera en verano, habrá que esperar todavía algunos meses para que se puedan volver a celebrar reuniones sociales (bodas, fiestas, etcétera) con cierta normalidad. Quizá en otoño.

Paciencia, volverán las fiestas, pero aún no (gettyimages)
Paciencia, volverán las fiestas, pero aún no (gettyimages)

gettyimages

Higiene

No cuesta tanto lavarse las manos habitualmente, ¿no? Seguramente la exigencia de las autoridades al respecto se relaje también en los meses de verano, pero no estaría de más que se siguiera haciendo. Es cuestión de higiene. Sencillamente.

Lo de lavarse las manos tampoco es tan grave, sigamos haciéndolo (gettyimages)
Lo de lavarse las manos tampoco es tan grave, sigamos haciéndolo (gettyimages)

gettyimages

Otras restricciones por el Covid: viajar, aforo en los bares, toque de queda

Más allá de las medidas contra el coronavirus ya comentadas, durante este principio del fin de la pandemia (y el intermedio y el final que vendrán) se irán eliminando (poco a poco) otras restricciones. Es de esperar que el toque de queda no permanezca estipulado durante mucho tiempo, aunque a nadie le extrañaría que se mantuviera durante el inicio de 2021, puesto que todo apunta a que la Navidad (por extraña que sea) provocará un subidón en las cifras. 

Progresivamente se irán también eliminando las restricciones que afectan a viajar y al aforo dentro de los bares y del comercio en general. Con un virus como este (trufado de incógnitas) es muy complicado dar fechas concretas. Pero parece lógico que, pasado el previsible incremento posnavideño, y con la vacuna ya haciendo efecto, todo se vaya laxando de forma progresiva con el horizonte de tener un verano relativamente normalizado.

Todavía queda para que la hostelería recupere una cierta normalidad (gettyimages)
Todavía queda para que la hostelería recupere una cierta normalidad (gettyimages)

gettyimages

LEER TAMBIÉN: La campaña de vacunación contra el COVID-19 ha comenzado: ¿y ahora qué?

LEER TAMBIÉN: ¿Qué se sabe de la nueva vacuna de Novavax? Un funcionamiento diferente y más fácil de almacenar

LEER TAMBIÉN: Las mascarillas transparentes de plástico que recomiendan los influencers no protegen

VER AHORA: Manuel Terroba, CEO de BMW Ibérica: “La capacidad de conectarnos y comunicarnos con el cliente a través del coche será fundamental”