Pasar al contenido principal

Las propuestas más radicales y descabelladas que se pueden encontrar en los programas de los partidos de ultraderecha para las elecciones europeas

Convención Ultraderecha Milán
La convención de los partidos de ultraderecha europeos en Milán Reuters
Superdomingo Electoral
  • Las elecciones europeas del próximo 26 de mayo están marcadas por el auge de los partidos de extrema derecha y populistas en el Viejo Continente.
  • El grupo que aglutina a gran parte de las fuerzas de ultraderecha europeas, Europa de las Naciones y las Libertades, pretende convertirse en la tercera fuerza del Parlamento Europeo.
  • Así es cómo la extrema derecha ha tejido un argumentario racista, islamófobo y euroescéptico con un discurso populista para hacerse un hueco en Bruselas.
  • Te enumeramos todas sus propuestas más radicales y descabelladas.
  • Puedes leer otras noticias en Business Insider España.

La extrema derecha europea ha tratado de marcar la agenda de la campaña previa a las elecciones comunitarias del 26 de mayo. Y lo ha hecho en temas tan cruciales como sensibles como son la inmigración o el euroescepticismo. 

La crisis de los refugiados se ha convertido en un arma arrojadiza y una excusa para sentar los pilares de un discurso antiinmigración y, de camino, la eliminación de fronteras que otrora era un logro de la Unión Europea se ha transformado, cuanto menos, en un arma de doble filo.  

En cualquier caso, el auge de la extrema derecha y los populismos es la clave que marca los comicios europeos del próximo 26 de mayo, con partidos que irrumpen con un mensaje racista y euroescéptico. Pero si algo caracteriza la línea de sus programas y propuestas electorales es la falta de claridad, común a todos. 

El mensaje que defiende la ultraderecha europea que se reunía la pasada semana en Milán bajo el brazo de Salvini es que Europa no es necesariamente mala, pero está liderada por las personas equivocadas, personas burocráticas, decadentes y políticamente incorrectas; y con los fines equivocados: dejando entrar a inmigrantes musulmanes, delincuentes y banqueros. 

Leer más: Elecciones Europeas: esto es lo que proponen PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos y Vox para la UE

"Depende de nosotros", declaraba Tomio Okamura, líder de la extrema derecha checa, en el marco de la convención en Italia, "decidir si Europa debe seguir siendo europea o si Merkel, Juncker y Macron podrán islamizar Europa".

"Quieren quitarnos nuestra identidad y nuestra seguridad"; postulaba el holandés Geert Wilders, del Partido por la Libertad.  

El fin de los partidos que se oponen a estas ideas es lograr que el grupo Europa de las Naciones y las Libertades (MENL), que aglutina a gran parte de las fuerzas de ultraderecha europeas, se convierta en la tercera fuerza del Parlamento Europeo, superando a los liberales y condicionando la política de la UE.

Sin embargo, los de extrema derecha tienen diferentes posturas respecto a China y Rusia, la distribución de inmigrantes en Europa, políticas comerciales e industriales, el régimen de fronteras europeo, el Brexit, el medioambiente o las políticas agrícolas. 

Recopilamos todas sus medidas más radicales y descabelladas, país por país:

Vox (España)

así es Santiago Abascal
Sergio Perez/Reuters

España era, hasta el pasado abril, uno de los pocos países europeos en los que la extrema derecha todavía no tenía representación parlamentaria hasta que la formación de Santiago Abascal consiguió 24 diputados en las recientes elecciones generales. 

El líder de la ultraderecha en España se ha desvinculado del partido de extrema derecha europeo encabezado por Salvini y Le Pen y ha optado por elegir socio europeo tras los comicios. 

Entre las propuestas de Vox para las elecciones europeas se encuentran:

  • Fortalecer las fronteras en Ceuta y Melilla.
  • Impulsar a nivel europeo medidas dirigidas al cierre de mezquitas fundamentalistas y expulsión de los imanes que propaguen el integrismo, el menosprecio a la mujer, o la yihad; así como la prohibición de erigir mezquitas promovidas por el wahabismo o cualquier interpretación fundamentalista del Islam.
  • Frenar la deformada política regional y la complementaria política de promoción de las minorías étnicas y lingüísticas, como la política europea de cooperación transfronteriza.
  • La reforma, con el fin de blindar su artículo 50, del Tratado de la Unión Europea (TUE), que reconoce el derecho de cualquier Estado a decidir dejar la Unión Europea. Cualquier reforma en el sentido contrario sería un ataque al espíritu de integración.
  • Ampliar, reforzar e intensificar programas que contribuyen a fomentar una consciencia cultural europea común para hacer frente a la invasión cultural extranjera.
  • Rechaza la entrada de Turquía en la Unión Europea y plantea la necesidad de reformular y redefinir las relaciones existentes con los países islámicos, de Oriente Medio y el Magreb. 
  • La creación a nivel comunitario de una agencia para la ayuda a las minorías cristianas amenazadas, imitando la iniciativa de Hungría.
  • Deportación de los inmigrantes ilegales a sus países de origen.  
  • Tolerancia cero con la inmigración ilegal: acabar con el efecto llamada. 

La Liga (Italia)

El vicepresidente italiano, Matteo Salvini, de la Liga Norte, responde a la prensa
El vicepresidente italiano, Matteo Salvini, de la Liga Norte. Reuters

La Liga Norte nace en 1989 con el objetivo de defender una mayor autonomía del norte italiano, tradicionalmente más rico, frente al sur, más pobre.

Liderada actualmente por Matteo Salvini, la formación se ha convertido en el tercer partido de Italia aunque se ha desprendido del apellido Norte en la nomenclatura de la formación. A estas elecciones Europeas La Liga se presenta con el Movimiento por una Europa de las Naciones y Libertad (MELN).

Salvini ha sido el principal instigador de un frente unido entre los partidos de extrema derecha y euroescépticos del Parlamento Europeo, un objetivo que consiguió esta misma semana tras un acto político en la Plaza Duomo de Milán que escenificaba el renacer de la extrema derecha europea y al que asistieron representantes de la extrema derecha de Bulgaria, Bélgica, Eslovaquia, Estonia, Austria, Holanda, Francia, Alemania, República Checa, Dinamarca y Finlandia.   

El partido italiano lleva por estandarte el programa político de su grupo, el MELN, para los comicios europeos posicionando a su partido como líder de la extrema derecha en Europa. Un liderazgo que el líder húngaro de la extrema derecha, Viktor Orbán, no comparte. Por ello, no se ha sumado al grupo. 

El programa del MELN propone barreras y la lucha contra la inmigración con la protección de las fronteras externas, sí a las repatriaciones y no a la redistribución entre los países europeos de inmigrantes.

Leer más: Elecciones Europeas: 2 eurodiputados españoles entre los 10 que más han cambiado el sentido de su voto en el parlamento europeo en los últimos 5 años

El programa del partido de ultraderecha italiano considera que la Unión Europea ha debilitado a Europa. Cree en la soberanía de los estados y pueblos y mientras afirma que defiende la colaboración entre naciones, rechaza cualquier política dirigida a crear un superestado o cualquier modelo supranacional.

Agrupación Nacional (Francia), antes Frente Nacional

Marine Le Pen
Marine Le Pen, líder del partido de extrema derecha en Francia Reuters

La recién bautizada como Rassemblement Nacional (Agrupación Nacional), el partido de extrema derecha francés liderado por Marine Le Pen, ha renunciado a reclamar la salida de Francia de la Unión Europea.

Si bien el manifiesto de 75 páginas defiende algunas medidas que ya sostenía en anteriores programas, en algunos puntos difiere del programa de las europeas de 2014.

Entre sus propuestas más radicales el partido de ultraderecha aboga por:

  • Expulsar a los islamistas extranjeros.
  • Cerrar las mezquitas "radicales".
  • Carga contra las fronteras europeas y alienta a fomentar la protección exterior argumentando que las naciones europeas se han vuelto vulnerables a la inmigración ilegal que asegura que se ha vuelto masiva. 
  • Defiende parar la inmigración legal, la expulsión de inmigrantes ilegales y priorizar a los ciudadanos nacionales en la concesión de ayudas. 
  • Entre los grandes desafíos a los que se enfrentan las naciones europeas, según la Agrupación Nacional, está el de "reafirmar nuestros valores como civilización frente al islamismo". 
  • No a Turquía dentro de la Unión Europea.
  • Restablecer los controles en las fronteras nacionales. 

Alterativa para Alemania (Alemania)

Líderes AfD
Meuthen y Gauland, líderes de Alternativa por Alemania Reuters

Su lema es la Europa de las Naciones, lo que no deja de ser el símbolo de una mayor independencia de los estados miembros respecto a la Unión Europea, pero lo cierto es que ya en enero AfD hacía de su euroescepticismo su bandera para las elecciones europeas. 

La formación pide un cambio de paradigma en la política de migración: "cualquier inmigración a Europa debe ser limitada y controlada para que la identidad cultural de las naciones europeas se preserve bajo cualquier circunstancia".

Reclama devolver las competencias en política de asilo e inmigración a los Estados Miembros. Y lo mismo propone para las tasas de recepción de refugiados.

En su programa, la formación liderada por Jörg Meuthen y Alexander Gauland apunta que la libre circulación de personas en Europa ha llevado a movimientos migratorios masivos dentro de la Unión Europea, desde los estados más pobres a los más ricos, especialmente a Alemania, únicamente con el propósito de asistencia socia, por lo que pide restricciones a la libre circulación de personas. 

Otras de las propuestas radicales que se pueden leer en el programa del partido de ultraderecha son:

  • Turquía no pertenece a la Unión Europea. Rechazamos a Turquía como miembro de la Unión Europea y la facilitación del visado para los ciudadanos turcos.
  • El islam es un peligro para Europa. Defenderemos a Europa contra un islam basado en el Corán y la Sunnah.
  • Las mezquitas no pueden ser financiadas por los países islámicos. Los minaretes también serán considerados emblemas islámicos. No permitir las oraciones públicas de los viernes y manifestaciones religiosas.
  • Los países europeos pueden prevenir la amenaza de la islamización en Europa. Nunca antes en la historia de Europa este peligro fue tan grande como lo es hoy.
  • Buscamos la igualdad de oportunidades para mujeres y hombres pero rechazamos la estigmatización de los roles de género tradicionales.
  • La inmigración no resuelve ninguno de los problemas de Europea arraigados en el cambio demográfico sino que agrava la competencia por los recursos y amenaza la paz social sin contribuir sustancialmente a la creación de valor. 

Partido por la Libertad (PVV) (Holanda)

 Geert Wilders, líder del Partido por la Libertad
Geert Wilders, líder del Partido por la Libertad Reuters

El partido liderado por Geert Wilders se ha unido a la coalición del Movimiento Europea de las Naciones y las Libertades, euroescéptico y antiinmigración.

En su discurso en Milán, el líder de la formación de la extrema derecha holandesa afirmó: "Basta Islam", en un discurso rodeado de líderes de otras formaciones de ultraderecha europeas que terminó con "debemos detener la invasión del islam".

Y es que ganar la batalla contra el islam es uno de los lemas que ha llevado por estandarte la formación populista. 

Recientemente, el que es actualmente líder de la oposición en Holanda ha sido condenado por llamar a los marroquíes "basura" y asegurar que ponen en peligro el país.

El slogan del partido holandés para las elecciones europeas ha sido "escoge Holanda". En su discurso el partido defiende que "el gobierno está cargando a los Países Bajos (...) y tirando abajo nuestras fronteras" para satisfacer las demandas de la Unión Europea. 

El partido apuesta por retirarse del euro y de la Unión Europea y defiende que liberar al país de la Unión Europea implicaría poder firmar más acuerdos comerciales con el resto del mundo.

El empuje de la nueva ultraderecha holandesa: Foro por la Democracia

La nueva ultraderecha holandesa, Foro por la Democracia, liderada por el joven Thierry Baudet, puede llegar a ser la tercera fuerza en Holanda en estas elecciones europeas, según los sondeos, con su característico mensaje de nacionalismo antiislámico. 

El partido, con a penas dos años de vida, ha sido objeto de polémica por su visión de la inmigración, las mujeres y el ecologismo. 

Una de las más recientes críticas las recibió al acusar al aborto de las mujeres occidentales del declive demográfico, debido a sus ganas de trabajar. Baudet defiende que Holanda está al borde del colapso y que la culpa de ello la tienen los inmigrantes musulmanes. 

Partido de la Libertad de Austria (FPÖ) (Austria)

Heinz- Christian Strache,
El vicecanciller de Austria, Heinz- Christian Strache Reuters

La ultraderecha austríaca está encarnada por el Partido por la Libertad de Austria y no ha estado exento de polémica los últimos días después de que el líder del partido y vicecanciller del país, Heinz-Christian Strache, tuviera que dimitir a raíz de un vídeo en el que ofrece contratos públicos a una magnate rusa en Ibiza.

El partido se inscribe en el grupo de partidos de ultraderecha europeos que ahora encabeza la formación italiana de Salvini. Bajo el lema de “más Austria, menos Europa” el programa para las elecciones europeas contempla medidas como:

  • Proteger el sistema social austríaco, y es que la formación de ultraderecha destaca su temor a una sobrecarga del sistema de bienestar social de primera clase de Austria. Por tanto defienden que estos cambios sólo deben decidirlos los políticos locales “de otra forma, en una unión social corremos el riesgo de que los contribuyentes se vean obligados a alimentar a otros países, a expensas de sus ciudadanos”.

Leer más: 3,8 millones de empleos vacantes en Europa: estos son los 11 países con más puestos de trabajo sin cubrir

  • Más allá de los clásicos lobbies, el partido identifica a las ONG como grupos que tratan de influir en las decisiones políticas. “Especialmente cuando se trata de apoyar la migración ilegal”, señala la formación en su programa. Así reclama “reglas más estrictas para las ONG” y reclaman que se acelere el “rechazo del estado del estatus de sin ánimo de lucro en caso de violación de la ley”.

Vlaams Belang (Bélgica)

Tom Van Grieken, Vlaams Belang
Tom Van Grieken, del partido ultraderecha belga Vlaams Belang Reuters

El partido de extrema derecha flamenco Vlaams Belang ha estado aislado como partido racista en el país hasta hace bien poco. Y es que la formación defiende que la población europea se está viendo invadida y reemplazada por minorías étnicas. Así su eslogan reza "nuestra gente primero".

El partido de extrema derecha manifiesta que no cree en una Europa social, se posiciona en el ala de los euroescépticos y considera que el rol de la Unión Europa debería ser puramente para la cooperación económica con el mercado único como centro, reconociendo la importancia que el libre comercio en la zona euro tiene para la economía belga. 

Con todo, el tema de la inmigración vuelve a ser estandarte de este partido, que aboga por reintroducir las fronteras dentro de la Unión Europea y actualizar el acuerdo de la Convención de Génova en lo que respecta a la política de refugiados.

También se muestra en contra de ampliar el número de miembros que conforman la Unión Europea y, como otros partidos de extrema derecha, rechaza la incorporación de Turquía. 

Fidesz (Hungría)

Viktor Orbán, Hungría
El Primer Ministro húngaro, Viktor Orbán Reuters

El líder del Fidesz, el partido de extrema derecha húngaro, Viktor Orbán, ha sido reelegido tres veces consecutivas como primer ministro de Hungría con un discurso abiertamente antiinmigrantes y centrado en las etnias

El programa político para las elecciones europeas del partido de ultraderecha húngaro, Fidesz, calca ese mismo discurso antiinmigración: "La gestión de la migración debe realizarse lejos de los burócratas de Bruselas, que deben devolver esa función a los Gobiernos nacionales", defiende la formación extremista húngara en el primer punto de su programa político.

La propuesta se puede leer como un ataque a las instituciones europeas después de que impusieran una sanción a Hungría por sus políticas autoritarias, como la Ley Stop Soros, que castiga con penas de hasta un año en prisión a quien ayude o asesore a inmigrantes irregulares.

La formación húngara carga contra las “élite de dirigentes de la Unión Europea”, y sostiene que desde Bruselas se debilitan los derechos de defensa transfronteriza.  

Tanto es así, que en su discurso Orbán dio alas a una campaña que acusaba al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y al magnate financiero George Soros de querer “debilitar los derechos de los estados de la Unión Europea y fomentar la inmigración". 

Además, tiene especial relevancia en su programa para las elecciones europeas la marcada línea religiosa y avisa de la incipiente amenaza de que caiga la población cristiana en Europa en favor de la población musulmana, lo que identifica como una amenaza.

“Los húngaros hemos vivido aquí, en la Cuenca de los Cárpatos y queremos permanecer aquí por lo menos mil años, manteniendo nuestras fronteras”, dijo el primer ministro. 

Estos son algunos de los puntos de su programa para detener la inmigración y preservar la cultura cristiana en su argumentario con un plan de acción de siete puntos:

  • La gestión de la inmigración debe ser retirada de los burócratas de Bruselas.
  • Ningún país debe ser obligado a aceptar inmigrantes contra su voluntad. 
  • No permitir que nadie entre en Europa sin los documentos válidos. 
  • Eliminar la tarjeta de inmigrante y el visado de inmigrante. 
  • No destinar dinero a las organizaciones de protección de inmigrantes, sino dedicar ese dinero a la protección de la frontera.

Libertad y Democracia Directa (SPD) (República Checa)

Tomio Okamura, líder de Libertad y Democracia Directa
Tomio Okamura, líder de Libertad y Democracia Directa Reuters

Es la primera vez que el partido Libertad y Democracia Directa (SPD) se presenta a unas elecciones europeas. El partido que entró en la escena de la política checa en 2017 liderado por Tomio Okamura lleva por estandarte un discurso antimusulmán que penetró en la sociedad checa tras la crisis migratoria de 2016. Su discurso es tan agresivo que sugiere a los checos que no coman kebabs. 

El partido forma de ultraderecha es contrario a la Unión Europea, a quien acusa de no respetar la soberanía de la República Checa, una idea que apoyan aprovechando el rechazo al reparto de refugiados que propuso la Unión Europea. 

Algunas de las ideas radicales que se pueden encontrar en su programa son:

  • No islam, no terroristas. Más seguridad para nuestros ciudadanos.
  • El dinero para las familias trabajadores y pensionistas. No para inmigrantes, no para parásitos.
  • Rechazamos aceptar inmigrantes ilegales y rechazamos la islamización de nuestro país con el pretexto del multiculuralismo. 
  • La Ley Sharia y el Yihad islámico son amenazas para nuestra seguridad y nuestra seguridad. Su promoción y difusión serán prohibidas y las sancionaremos sin dudar.
  • Introduciremos el entrenamiento militar básico para las generaciones más jóvenes.
  • Promoveremos recortes en beneficios sociales para aquellos ciudadanos que rechacen trabajar.  
  • Los militares deben servir principalmente para defender nuestra patria y no solo para expediciones extranjeras sin un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU.

Ley y Justicia (PIS) (Polonia)

‎Jarosław Kaczyński, líder de Ley y Justicia
‎Jarosław Kaczyński, líder de Ley y Justicia Reuters

El partido polaco Ley y Justicia también ha sido protagonista de polémica durante los últimos días después de que se hiciera público un documental sobre la pedofilia en la iglesia católica polaca, un hecho que les ha restado apoyos y ha hecho emerger la cuestión del rol dominante de la iglesia católica en Polonia.

Y es que la fuerza está vinculada a la jerarquía católica. El partido gobierna Polonia desde 2015 y representan el bando nacional conservador del país. 

El PIS hace un llamamiento a Europa para que vuelva a sus raíces cristianas y aboga por una sociedad basada en los valores familiares. Al igual que otros partidos de extrema derecha europeos muestra una clara ideología antiinmigración.

El partido, actualmente en el gobierno polaco, se manifiesta abiertamente en contra del derecho al aborto y es igualmente conocido por sus ataques contra las mujeres.

Entre otros puntos figura en su programa que no permitirá que la mentalidad ultraliberal de género y que la agenda LGTB y multicultural dominen en Polonia. 

The Kukiz'15 es la alternativa de extrema derecha al PIS en el parlamento polaco, con una fuerte retórica antiinmigración. 

Demócratas de Suecia (SD) (Suecia)

Jimmie Åkesson, líder de Demócratas de Suecia
Jimmie Åkesson, líder de Demócratas de Suecia Reuters

Con un discurso marcadamente ultraderechista, los Demócratas de Suecia son la tercera fuerza política en el país nórdico.

Entre sus propuestas destaca su euroescepticismo, y es que en política exterior siempre han defendido celebrar un referendum sobre la adhesión a la Unión Europea.

En su programa político europeo figuran puntos radicales como:

  • Limitar y regular la migración.
  • Contrarrestar el aumento de la propagación islamista.
  • Prohibir la financiación de terceros países de comunidades u organizaciones islamistas así como de sus mezquitas.
  • Los yihadistas se han convertido en un gran problema de seguridad para Europa.
  • Prohibir todas formas de apoyo de organizaciones culturales religiosas con conexiones con ambientes islamistas.
  • La profunda crisis migratoria que afectó a Europa es consecuencia de la frontera exterior y el cumplimiento del derecho a quedarse ha fracasado. 
  • Cancelar la incorporación de Turquía a la Unión Europea. 
  • La expansión de la Unión Europea ha tenido consecuencias tanto positivas como negativas. [...] También ha significado grandes costes, problemas con la baja competencia de salarios, delincuencia organizada transfronteriza, corrupción y contrabando de armas y drogas.
  • Parte del presupuesto de la Unión Europea se destina a lo que se llama apoyo a la conexión, que significa que la Unión Europea ayuda a los países candidatos a alcanzar los criterios para ser miembro de la Unión Europea. Los Demócratas de Suecia vemos esto como algo inapropiado. 

Partido de los Finlandeses (Finlandia)

Jussi Halla-aho, presidente del Partido de los Finlandeses
Jussi Halla-aho, presidente del Partido de los Finlandeses Reuters

Se repite y como denominador común a estos partidos de ultraderecha, el Partido de los Finlandeses también lleva por estandarte la política antiinmigración en un partido cuyo nombre anterior era Verdaderos Finlandeses. 

Desde la crisis económica, el partido ha cogido el guante de un discurso que acusó al gobierno de defraudar a los finlandeses rescatando a los países del sur de Europa.

Su líder no ha estado exento de polémica, pues Jussi Halla-aho fue multado en 2012 por el Tribunal Supremo por unos comentarios en su blog en los que vinculaba el Islam con la pedofilia y a los somalíes con el robo. 

Entre sus propuestas para las elecciones europeas se encuentran las siguientes ideas:

  • La movilidad interna de la Unión ha dado lugar a una importante migración de trabajadores jóvenes cualificados del Este de Europa y las naciones Bálticas. [...] Este movimiento libre también ha facilitado el traslado de grupos criminales a Finlandia, de forma individual y en forma de crimen organizado. Además, se ha desarrollado un fenómeno muy desagradable de indigencia desesperada, llamada mendicidad.
  • Detener la inmigración descontrolada.
  • Entre los años 2015 y 2018 tuvieron lugar varios ataques islámicos terroristas en varios países de la Unión Europea. Éstos fueron facilitados por las inseguras fronteras de la Unión Europea y el movimiento libre del espacio Schengen.
  • Cortar de forma agresiva la ayuda a terceros países con la idea de una futura adhesión a la Unión Europea, en particular, los fondos de ayuda a la convergencia a la región islámica de Turquía deben ser erradicadas así como las negociaciones para la adhesión de Turquía a la Unión Europea.

Y además