Hipoteca a tipo variable

Hipotecas a tipo variable

GettyImages

  • El tipo de interés de una hipoteca variable está formado por el diferencial y un índice de referencia, que generalmente es el euríbor.
  • En este tipo de préstamos, el importe de las cuotas mensuales se va actualizando con carácter anual o semestral.
  • Si quieres entender cómo funciona la economía, la tecnología, el mundo empresarial y descubrir el significado de la mayoría de conceptos que escuchas cada día, no te pierdas nuestra sección Qué es.
  1. Características de las hipotecas a tipo variable
  2. Ventajas de las hipotecas variables
  3. Desventajas de este tipo de hipotecas 
  4. Qué saber antes de contratar una

¿Qué características tiene una hipoteca a tipo variable?

A diferencia de los préstamos a tipo fijo, una hipoteca variable se caracteriza por contar con:

  • El diferencial, que es un porcentaje fijo que aplica cada banco a sus hipotecas.
  • El índice de referencia, que en España es el euríbor y es la parte variable.

A diferencia de las hipotecas a tipo fijo,en las hipotecas variables las cuotas aumentarán o disminuirán siempre en función del valor de este índice de referencia.

A lo largo de todo del préstamo, las cuotas mensuales se irán actualizando una o 2 veces al año, según se haya pactado un periodo de revisión semestral o anual en el contrato.

Las hipotecas variables suelen ofrecer de entrada un tipo de interés sensiblemente inferior que las hipotecas fijas. Pese a ello, hay que tener en cuenta que el importe a pagar puede sufrir importantes variaciones, por lo que es una opción que no gustará a aquellos que deseen minimizar riesgos o necesiten un crédito con un horizonte temporal muy largo.

Caso práctico

La entidad bancaria puede ofrecer una hipoteca cuyo tipo de interés sea con el euríbor a 12 meses + 1,5%. Es decir, con un euríbor que el banco revisará cada 12 meses y un diferencial del 1,5%. En este caso, si se toma como referencia el euríbor de abril 2022, que cerró en un 0,287%, el tipo de interés de la hipoteca sería 1,787%.

Ventajas de la hipoteca a tipo variable

  • Mayores plazos de amortización. Las entidades financieras suelen fijar plazos de devolución más largos en las hipotecas variables que en los préstamos fijos. Mientras que estos últimos apenas alcanzan los 30 años como máximo, en algunos casos las hipotecas a tipo variable llegan a tener plazos de hasta 40 años. No obstante, cuanto mayor sea el plazo de amortización de tu hipoteca, mayor será también el tiempo durante el que continuarás pagando intereses, lo que repercute en un aumento del coste final del préstamo.
  • Cuota mensual más baja de inicio. En los últimos años, el euríbor ha descendido hasta mínimos históricos. Unido a los reducidos diferenciales que establecen las entidades bancarias, esto hace que el importe de partida de las cuotas mensuales sea inferior al de las hipotecas a tipo fijo. En cualquier caso, cabe esperar que este índice vuelva a subir de manera progresiva en los próximos años, algo que dispararía la cuantía de las cuotas.

Inconvenientes de la hipoteca a tipo variable

  • Incertidumbre en las cuotas. El principal inconveniente de este tipo de hipoteca es la variabilidad de las cuotas mensuales, que depende por completo de la evolución del índice de referencia.
  • Mayor coste a largo plazo. La ampliación del plazo de amortización conlleva un encarecimiento del coste definitivo de la hipoteca. Es importante tener en cuenta este aspecto y no exceder límites razonables a la hora de establecer los plazos.

Detalles a tener en cuenta antes de contratar una

Partiendo de la base de que habrá muchas fluctuaciones en los índices y tipos de interés en un plazo de 30 ó 40 años, las hipotecas variables no son un producto creado para todos los usuarios. Se trata de una alternativa interesante para aquellos consumidores a los que no les preocupa que se produzcan ciertos vaivenes a lo largo del préstamo hipotecario. La expectativa de ingresos futuros es uno de los principales factores a considerar: si no tienes claro que van a crecer, una subida de tipos podría poner en grave peligro tu salud financiera.

Al margen del perfil del usuario, se suele recomendar apostar por una hipoteca variable en contextos de tipos de interés elevados. En este caso, si los bancos centrales optasen por acometer una reducción, los beneficios para el receptor de la hipoteca serían evidentes.

Históricamente, las hipotecas a tipo variable habían sido la opción más escogida por los clientes en España, pero esta tendencia se ha revertido en los últimos años. Las perspectivas en torno al euríbor y la previsible subida de tipos hacen que el escenario actual no parezca el más atractivo para contratar un préstamo variable.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.