Pasar al contenido principal

Por qué el negocio de Alibaba va camino de convertirse en un quebradero de cabeza para Amazon

Jack Ma Alibaba
Jack Ma, fundador de Alibaba. Getty Images
  • El negocio de Alibaba, hasta ahora muy focalizado en el mercado asiático, se ha disparado en los últimos años y va camino de convertirse en un quebradero de cabeza para Amazon.
  • Amazon quintuplica las cifras de facturación de la empresa china, pero tiene unos costes mucho más elevados: por eso las diferencias se acortan al hablar del beneficio operativo.
  • Amazon genera mayores ingresos, sin embargo, las cifras de crecimiento de Alibaba son muy superiores a las de la empresa estadounidense e incluso a otros gigantes tecnológicos.
  • Alibaba pretende diversificar su negocio a través de la computación en la nube, el retail tradicional y la industria del entretenimiento. Sin embargo, eso le va a suponer un importante desembolso económico.

La disputa por conquistar el trono del comercio electrónico se libra entre dos jugadores: Amazon y Alibaba, el titán del ecommerce chino que va camino de convertirse en un quebradero de cabeza para Jeff Bezos como demuestran sus cifras al alza.

Nadie discute el poderío de Amazon. El gigante que dirige Bezos exhibe cada trimestre cifras espectaculares tanto a nivel de ingresos como del número total de usuarios de pago que utilizan sus servicios en todo el mundo. Amazon genera más ingresos, pero Alibaba crece a un ritmo muy superior al de su competidor estadounidense. Al menos por ahora.

Las últimas cuentas de la multinacional asiática son aval de tal tesis. El gigante chino ha disparado su facturación un 61% internanual en el trimestre finalizado en junio (el primero del ejercicio para la corporación china) al alcanzar los 10.159 millones de euros. Paralelamente, Amazon experimentó un alza en su facturación del 39%, hasta los 45.641 millones de euros entre abril y junio (el segundo trimestre del ejercicio fiscal de la empresa estadounidense). 

No se trata solo de que los ingresos del gigante chino engorden más que los de Amazon, sino que también supera a todas las compañías incluidas en lo que se conoce como grupo FAANG + BAT, bajo esta denominación se encuentran empresas como Facebook, Amazon, Apple, Netflix, Alphabet ─ la matriz de Google─, Baidu y Tencent. De todas ellas, ha sido Facebook la que ha registrado el siguiente crecimiento más elevado tras la multinacional china, de un 42%.

A pesar de estas cifras astronómicas en el repunte de la facturación, parece que este trimestre no ha sido tan provechoso Alibaba en términos de beneficio. La empresa china vio desplomarse su beneficio neto un 41%, hasta 1.096 millones de euros.

La compañía de Jack Ma apunta que parte de este impacto en sus cuentas se debe a un incremento en los gastos de compensación de 1.404 millones de euros a los empleados de su filial Ant Financial, al aumentar la valoración de esta. Todo ello responde a que algunos de los empleados de la fintech reciben parte de su salario de forma variable con una participación en la empresa. Según informó la propia Alibaba, sin tener en cuenta esta variable, el beneficio habría aumentado un 35% en términos interanuales. 

El gigante estadounidense, por su parte, ha visto despuntar su beneficio hasta 2.183 millones de euros, lo que supone una cifra catorce veces superior a la del mismo periodo del año anterior, cuando el beneficio neto fue de 170 millones de euros. 

No obstante, a cierre del ejercicio de 2017, el beneficio del gigante chino triplicó al del estadounidense, 8.408 millones de euros frente a 2.500 millones de euros. En otras palabras: Alibaba aumentó su beneficio anuales un 47% en 2017, mientras que Amazon se conformó con un aumento del 20%.

El espectacular crecimiento de los ingresos de Alibaba se basa en un modelo de negocio muy diferente al de Amazon. Jeff Bezos lleva años intentando alcanzar el modelo de Walmart ─que sigue siendo el mayor retailer del planeta con una ventaja significativa sobre Amazon─, con el objetivo de crear un gran negocio que gestione grandes volúmenes con bajos costes y que genere beneficios a base de la economía de escala y muy apoyado en el componente tecnológico.

Leer más: Amazon multiplica por 14 su beneficio en el segundo trimestre tras facturar un 40% más

Esa estrategia contrasta con la de Alibaba, que se apoya en una suerte de emprendimiento colectivo y online con Taobao por bandera: un marketplace cuyo modelo de negocio está basado en la venta al por menor donde pequeños empresarios pueden abrir tiendas online y vender sus productos.

Si el número de clientes activos en la plataforma ascendió en 24 millones en el ejercicio cerrado en marzo de 2018, en el trimestre terminado en junio la empresa sumó hasta 576 millones más de usuarios. Además, en agosto la empresa lanzó 88VIP, un programa de suscripción para mejorar la fidelidad de sus usuarios. 

No sólo es que la estrategia del gigante chino genere más ingresos para la compañía y convierta a millones de personas en empresarios, sino que, además, el modelo es particularmente efectivo en países como China, que concentra ya el mercado por Internet más grande del mundo duplicando al estadounidense.

Del comercio electrónico a la nube

Más allá del comercio electrónico ambos titanes han experimentado un empujón en su división de la nube en los tres últimos meses. Mientras Amazon ha visto como este área tomaba las riendas como motor de crecimiento de la multinacional, Alibaba no quiere perder este tren donde registra un crecimiento espectacular.

La propia Amazon asegura que la nube ha sido el principal impulsor de su crecimiento. La multinacional obtiene más ingresos por su división de ecommerce, pero más de la mitad de su beneficio procede de la nube. Con Amazon Web Services como estandarte, este negocio ha anotado un alza en la facturación del 49%, hasta los 5.277 millones de euros y un beneficio operativo de 1.418,8 millones, un 80% más, en el último trimestre. 

El negocio de la nube adquiere protagonismo y ha ido escalando a ritmo de dos dígitos por trimestre en el porcentaje de los beneficios de Amazon, tal y como muestra este gráfico de Statista. Amazon Web Services supuso, en el último trimestre, el 55% del beneficio operativo de la compañía y el 12% de los ingresos. Todo ello tiene su fundamento, al final, en que el negocio del comercio electrónico implica una serie de gastos, especialmente logísticos, que no se registran en la división cloud .

Gráfico Statista Amazon Web Services
Statista

Y es que pese a la competencia que a priori puedan suponer sus principales competidores como Microsoft o Google con sus respectivos negocios en la nube, lo cierto es que Amazon continúa liderando, por excelencia, esta la industria. Amazon Web Services generó unos ingresos de 8,9 millones de dólares (7,7 millones de euros) en el pasado ejercicio, lo que supone cuadruplicar los 1,8 millones de dólares (1,6 millones de euros) de Microsoft y es quince veces las ventas de servicios en la nube de Google. 

Mientras, al otro lado del océano Pacífico, el repunte del negocio en la nube en el seno de Alibaba ha superado, una vez más, al del gigante estadounidense. Y es que la empresa china ha visto crecer la facturación de su negocio en la nube un 93% rozando, no obstante, cifras que se alejan todavía de las de la compañía de Jeff Bezos, hasta 613 millones de euros. Los ingresos del comercio electrónico en la empresa asiática han crecido un 61% interanual y superando los 9.020 millones de euros.

Fue durante los tres primeros meses naturales del 2018 (enero a marzo), cuando Alibaba generó cierta preocupación por la caída del 30% en su beneficio, un desplome que, algunos inversores señalaron, responde al aumento del gasto en negocios como la nube, donde  donde el gigante pretende competir contra Amazon Web Services, Google Cloud, Microsoft Azure o IBM. 

El ladrillo tiene cada vez más peso en el online

La inversión en el ladrillo con la apertura de tiendas tradicionales está relacionado  con los síntomas que apuntan que el mercado del comercio electrónico está llegando a su madurez en China. Así lo reflejan las cifras oficiales del gobierno, que describen cómo el crecimiento de las ventas online fue del 28% en 2017 respecto al aumento del 30% experimentado en 2015.

Así es como Amazon y Alibaba coinciden en esta estrategia. Jeff Bezos dio un golpe sobre la mesa a mediados del año pasado con la adquisición de Whole Foods, una cadena estadounidense de supermercados, a cambio de 13.700 millones de dólares. Y tampoco se queda atrás Walmart, que ha realizado el camino a la inversa con la reciente adquisición de Flipkart, el gigante del ecommerce en la India, otro de los mercados asiáticos con mayores perspectivas de crecimiento.

Mientras la apuesta de Alibaba por el brick se acerca a negocios que, a priori, no serían del interés de Amazon. Muestra de ello es el restaurante del supermercado Hema de Alibaba en Shanghái  (China) que ha sustituido a los camareros por robots, en un paso más por implantar la tecnología en nuestro día a día.  

El restaurante cuenta con aplicaciones móviles, pantallas inteligentes, cintas transportadoras, brazos mecánicos y carritos robot  para atender al cliente en un local llevado casi al completo por máquinas, gracias a un software que organiza las mesas, los pedidos y los pagos a través de la aplicación móvil Hema.

Te puede interesar