He ido a Japón y sí, lo que más recuerdo del viaje son los retretes: esta es la razón

India Kushner,
Inodoro japonés

STR/Getty Images

  • Durante mi luna de miel en Japón, lo que más me apetecía era probar los retretes.
  • Muchos tenían sonido de privacidad, luces, asientos con calefacción y bidé, además de estar increíblemente limpios.
  • Los inodoros de alta tecnología me facilitaron la vida en las diminutas habitaciones de hotel con mi marido, y ahora quiero uno.

Odio ir a los baños públicos. Me desagradan los sonidos y los olores. Cuando salgo del baño, odio el incómodo movimiento que tengo que hacer al tirar de la puerta hacia mí y, al mismo tiempo, intentar no tocar el borde del inodoro con la parte posterior de las piernas. Pero lo peor de ir a un baño público es que me oigan.

Soy lo que podríamos llamar una persona nerviosa al orinar. Me estremezco cuando me enfrento a ese momento de ir al baño y escuchar un silencio sepulcral. Hay una vocecita dentro de mi cabeza que me susurra que todo el mundo sabe exactamente lo que estoy haciendo y me juzga por lo ruidosa que soy. Me siento tan cohibida que a veces intento hacer pis lo más silenciosamente que puedo o espero a que los demás hayan salido del baño para poder hacer mis necesidades tranquilamente.

Por eso, cuando planeaba mi luna de miel a Japón, una de las cosas que más me apetecía era tener la oportunidad de probar los inodoros de tecnología avanzada. Me enteré de que algunos estaban automatizados y levantaban la tapa en cuanto uno se ponía delante. Otros incluían bidés e incluso tenían sonidos de privacidad cuando te sentabas. Estaba absurdamente emocionada.

El sonido de privacidad hizo que mi experiencia fuera inmaculada y relajante

Por suerte, no me decepcionó. Nada más aterrizar en Tokio, me di cuenta de que en los aseos del aeropuerto había una fila de botones en la pared. Aunque estaban en japonés, debajo había palabras en inglés con una traducción aproximada. En mi estado de jet lag, aún no me sentía con fuerzas para probar el complicado bidé, pero sí el sonido de privacidad.

El turismo del 'sí quiero' y las lunas de miel supone un mercado altamente lucrativo para los países receptores

Se activaba con el movimiento, así que en cuanto me sentaba, hacía un ruido casi como de agua corriente. Investigando, descubrí que el sonido intenta emular el de la cisterna de un inodoro. Fue la experiencia más tranquila que había vivido en un cuarto de baño, y eso que aún no habíamos salido del aeropuerto. No solo pude orinar en paz, sino que todo el cuarto de baño estaba muy limpio.

Retrete japonés

Cortesía de India Kushner

La limpieza parecía ser una tendencia generalizada en Tokio. No se veía basura en las calles a pesar de que no había papeleras públicas. Me pregunté si el hecho de no tener papeleras era un método psicológico para animar a la gente a llevarse la basura consigo. Incluso vi a una mujer que paseaba a su perro y, tras recoger sus cacas, las guardaba en su riñonera para llevárselas consigo.

Todavía sigo pensando en los retretes meses después

Durante el resto de nuestro viaje, todos los baños que encontré siguieron siendo un placer. Algunos tenían luces que se encendían al abrir la tapa. Otro incluía un asiento con calefacción, algo en lo que nunca había pensado; sin embargo, ahora que hace más frío, me gustaría que el retrete de mi casa lo tuviera.

Una de las mejores partes seguía siendo el botón de privacidad. Muchas de las habitaciones de hotel o casas en las que nos alojamos eran muy pequeñas, algo habitual en Japón. Pero, por suerte, no tuvimos que preocuparnos de que el uso de nuestro cuarto de baño estropeara el romanticismo de nuestra luna de miel, porque el ruido de privacidad enmascaraba por completo cualquier sonido desagradable.

Me costó acostumbrarme al bidé, pero me encantó

A la hora de utilizar el bidé, hubo que probar y equivocarse. La boquilla tenía varias opciones de presión y posición, por lo que encontrar la correcta es clave. Lo mejor fue que el agua estaba caliente, lo que lo hizo muy agradable.

Ahora que he vuelto a Estados Unidos, sueño con tener un retrete japonés en casa y he empezado a buscar uno. Aunque todavía no he encontrado exactamente el que buscaba, he encontrado varios con asientos con calefacción y bidé. También se pueden comprar en internet botones para instalar junto al inodoro que emiten sonidos de privacidad. Cuando empecé mi búsqueda, descubrí que no soy la única que busca un inodoro más sofisticado.

Aunque no sea capaz de recrear por completo la estética zen de los inodoros japoneses, me alegro de haber podido experimentarlos personalmente. Siempre será una de mis partes favoritas del viaje.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.