Trabajo en Amazon, pero creo que el polémico plan de vuelta a la oficina se queda corto: voy a renunciar para trabajar en algún sitio con más presencialidad

Sarah Jackson,
Existen empleados que quieren volver a la oficina.

Getty Images

  • Amazon obligará a sus empleados a volver a la oficina al menos 3 días por semana a partir de mayo. 
  • Una persona que trabaja en la compañía asegura que al principio estaba entusiasmada con la idea, pero la situación tampoco cambiaría mucho, ya que su equipo está geográficamente disperso.
  • Pretende renunciar para irse a otra empresa donde el trabajo sea totalmente presencial.

Este artículo se basa en una conversación con una empleada de Amazon que va a dejar su empleo para trabajar en otro sitio que sea totalmente presencial. Business Insider ha verificado su empleo, pero no lo nombra para proteger su carrera. Lo que sigue ha sido editado por razones de extensión y claridad.

Cuando me enteré de que volveríamos a la oficina, me hizo mucha ilusión. Me gusta compartimentar mi vida en lo que es trabajo y lo que es vida personal, y con el teletrabajo esto no era posible. Soy extrovertida y mi trabajo es muy colaborativo; me gusta reunirme con la gente en una sala y conversar.

Durante los últimos años que hemos estado trabajando a distancia, he sentido que no estaba dando lo mejor de mí. En las reuniones, la mayoría de la gente no enciende sus cámaras, así que te pierdes las señales sociales o el lenguaje corporal. 

Lo más probable es que todo el mundo esté haciendo varias cosas a la vez y no esté prestando atención. Por eso, echo de menos la colaboración en persona, poder ver si la gente está siguiendo el hilo o si alguien está un poco confuso para poder poner las ideas en común y resolver dudas que se pueden convertir en problemas futuros.

Sin embargo, pronto me di cuenta de que la oficina a la que vamos a volver no será la misma que teníamos antes de la pandemia. 

Nunca recuperaré mi antiguo entorno de trabajo porque ahora nadie de mi equipo trabaja en la oficina. Estamos tan dispersos geográficamente que todas las ventajas de las que habla la dirección de Amazon tras la vuelta a la presencialidad no influirán en la forma de trabajar de mi equipo.

Cuando me di cuenta, se me saltaron las lágrimas porque llevaba 2 años albergando la esperanza de volver a la situación anterior, en donde podía desarrollar mi trabajo plenamente. Pero ahora, incluso con la obligatoriedad de volver, seguiría trabajando esencialmente como si estuviera a distancia.

Llevo viniendo a la oficina 2 o 3 días a la semana desde finales del año pasado, pero pocas personas más lo hacen y ninguna de ellas es mi compañero directo o alguien a quien realmente conozca. Así que básicamente era como si estuviera en casa: me conectaba a las reuniones online y no interactuaba con nadie en persona. Era como trabajar en un Starbucks.

Varios CEO presionan a los trabajadores para que vuelvan a la oficina, pero la pérdida del teletrabajo podría tener un coste: perjudicar la diversidad

Creo que la dirección tomó la decisión sin considerar que hay equipos repartidos por todo el mundo y que no todos están agrupados en torno a las mismas oficinas. Así que todas estas personas que tienen razones para querer trabajar desde casa tendrán que asumir la vuelta sin conseguir realmente ningún beneficio de ello.

Sabiendo ahora que el regreso a la oficina no será lo que yo quería, he decidido que me voy a trabajar a otra compañía que tenga una cultura de la presencialidad más fuerte. Puede que Amazon se piense que me voy de la empresa porque prefiero teletrabajar, pero en realidad es todo lo contrario.

El trabajo a distancia está diluyendo el liderazgo de los responsables de quipo. En puestos anteriores, aunque trabajaba con personas en muchos lugares diferentes, al menos mis jefes estaban siempre en las oficinas. En Amazon, nunca he llegado a trabajar en persona con mi propio responsable, pero espero que en mi nuevo trabajo pueda hacerlo.

Es cierto que leyendo nuestros canales de Slack sobre la vuelta a la oficina, he descubierto que hay muy buenas razones y ventajas para trabajar desde casa, con perspectivas que yo aún no había considerado nunca. 

Por ejemplo, muchas mujeres comentan que teletrabajar les facilita no tener que arreglarse por las mañanas o no dedicar tanto tiempo a pensar qué se van a poner cuando van a la oficina.

Da la sensación de que la mayoría de los empleados prefieren trabajar a distancia, y yo soy la rara que quiere volver. Sé que trabajar desde casa es estupendo para algunas personas, pero yo no quiero hacerlo así. 

Creo que todos estamos de acuerdo en que el trabajo en persona tiene cierto valor, pero a menos que nos veamos obligados a hacerlo, nadie se va a quitar el pijama para venir.

Ahora mismo, muchos empleados tienen la sensación de que hay un gran anuncio sin un plan real ni detalles, así que se preguntan: ¿Qué significa esto para nosotros? ¿Habrá suficientes mesas para todos? La gente está confundida e insegura sobre cómo va a llevar Amazon todo esto adelante.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.