Pasar al contenido principal

Retrato presidencial de Obama realizado por Kehinde Wiley

Kehinde Wiley estaba muy emocionado por subir al escenario con el expresidente Barack Obama el pasado lunes.
Kehinde Wiley estaba muy emocionado por subir al escenario con el expresidente Barack Obama el pasado lunes. Andrew Harnik/AP

Para el artista Kehinde Wiley, el haber sido comisionado para pintar el retrato oficial del ex presidente Barack Obama le ha dado la oportunidad de dejar una huella perdurable en la gente alrededor del mundo.

"El hecho de que Barack Obama sea el presidente de Estados Unidos –posiblemente la nación más poderosa del mundo– supone una novedad en la imagen del poder para toda una generación de niños, no únicamente negros estadounidenses, sino para cada uno de los grupos de población de esta nación", dijo Wiley a la BBC en 2008.

Su increíble retrato del expresidente, desvelado el pasado lunes en Washington DC, colgará de la National Portrait Gallery junto a otras pinturas presidenciales. Amy Sherald y él, quienes han retratado a la ex primera dama Michelle Obama, son los primeros afroamericanos de la historia en pintar a una pareja presidencial. 

Pero mucho antes de haber sido elegido como retratista de Obama, el arte de Wiley ha obtenido el reconocimiento mundial y sus obras se han llegado a subastar por 143.000 dólares (unos 116.000 euros). Su arte también ha tenido su cuota de pantalla en el programa de Fox TV, Empire.

He aquí una mirada a su llamativo y original conjunto de obras:

El retrato dramático de Wiley, en el que muestra una escena en la que Obama estaba sentado en un colorido jardín verde, se ajusta a la costumbre del artista de presentar figuras negras cotidianas en posiciones elevadas y de poder.

La presentación del retrato de Obama realizado por el artista Kehinde Wiley.
La presentación del retrato de Obama realizado por el artista Kehinde Wiley. Mark Wilson/Getty Images

Un tema recurrente a lo largo de toda la obra de Wiley, que comenzó a explorar desde la infancia su ciudad natal de Los Angeles, ha sido el de retratar a jóvenes hombres africanos y afroamericanos en poses tradicionalmente reservadas a la nobleza europea.

Muchas de sus pinturas están basadas en el Rococó francés, el Barroco y otros estilos propios de los retratos reales.

Una de las piezas de Wiley.
Una de las piezas de Wiley. Michael Bowles/Getty Images

A menudo, Wiley recrea pinturas de los antiguos maestros europeos, pero reemplaza las figuras centrales por jóvenes negros.

El cuadro más famoso de Wiley es Napoleón dirigiendo el ejército sobre los Alpes, que hace referencia directa a uno de los retratos más famosos del general. En su versión, un hombre negro con botas de Timberland reemplaza al emperador francés.

La versión de 'Napoleón dirigiendo el ejército sobre los Alpes' realizada por Kehinde Wiley.
La versión de 'Napoleón dirigiendo el ejército sobre los Alpes' realizada por Kehinde Wiley. Kehinde Wiley via Kent Wang/Flickr

Es sabido que Wiley viaja por el mundo en busca de inspiración para su trabajo y de temas para pintar. En sus numerosas expediciones, ha visitado lugares como Marruecos, Brasil, China, India o Haití con la finalidad de buscar gente en la calle que sirva de modelo para su trabajo.

La versión de 'Mujer mordida por una serpiente' realizada por Wiley fue expuesta en Miami Beach.
La versión de 'Mujer mordida por una serpiente' realizada por Wiley fue expuesta en Miami Beach. Hans Deryk/Reuters

Ha llegado a adentrarse en el arte del vitral, produciendo representaciones impresionantes imágenes sobre la experiencia negra que están colmadas por la imaginería religiosa.

Muestra de la versión contemporánea de la escultura de la pieza 'Mujer mordida por una serpiente' de Jean-Baptiste Clésinger por Wiley, en el contexto de una exposición de arte en Miami Beach.
Muestra de la versión contemporánea de la escultura de la pieza 'Mujer mordida por una serpiente' de Jean-Baptiste Clésinger por Wiley, en el contexto de una exposición de arte en Miami Beach. Hans Deryk/Reuters

Wiley también ha utilizado el mismo estilo para pintar a músicos negros. Aquí Michael Jackson es representado como un monarca europeo nombrado por derecho divino.

Retrato de Michael Jackson.
Retrato de Michael Jackson. Kehinde Wiley via Lars Plougmann/Flickr

En otros casos, Wiley se centró menos en el entorno y más en el músico en cuestión. Aquí, LL Cool J se muestra sentado en una posición solemne.

Retrato de LL Cool J por Wiley.
Retrato de LL Cool J por Wiley. Jacquelyn Martin/AP

Incluso antes del encargo de pintar a Obama, Wiley ya era se había hecho un hueco en el mundo del arte moderno.

Kehinde Wiley fotografiado junto a una de sus obras en 2014.
Kehinde Wiley fotografiado junto a una de sus obras en 2014. Frazer Harrison/Getty Images

Pero con su renovada fama como retratista presidencial, la estrella de Wiley seguirá creciendo.

Obama junto su retrato y el de su mujer.
Obama junto su retrato y el de su mujer. Andrew Harnik/AP

Te puede interesar