Los riesgos para la salud que conlleva tu perfume de imitación

Equivalencia colonias caravan

Getty Images

  • Tu falsificación imita el aroma de un perfume sin tener que pagar el precio del original.
  • Pero con un coste más asequible también adquieres más riesgos para tu salud, como eccemas o dermatitis.

Si te pones unas gotas de perfume por la mañana es posible que por la noche el aroma aún permanezca. El perfume tiene una concentración de aceite del 20%, es decir, más esencia aromática. Es por eso que suelen durar prácticamente todo el día. El Eau de Parfum o la colonia tienen una concentración del 15 y el 4% respectivamente. Por lo que el olor se va antes.

Pero también son más caros. Debido a la calidad de sus ingredientes y la exquisitez con la que son creadas sus fórmulas. 

Hoy en día, la gran demanda de perfumes asequibles ha propiciado el floreciente mercado de los perfumes falsos. Estos suelen contener ingredientes crudos de baja calidad con concentraciones imperfectas, cuyo producto final imita marcas registradas. 

Este tipo de artículos no sólo afecta negativamente a las ventas de originales sino que también puede suponer importantes riesgos para la salud pública. Los estudios clínicos han demostrado que algunos ingredientes de los perfumes falsos pueden causar urticaria y dermatitis.

Carencia de controles sanitariarios

Puede que quieras oler como el lujo pero no pagar lo mismo por ello. Lo cual tiene un efecto directo en el sector y en la economía. Las falsificaciones en la industria cosmética genera pérdidas de  3.169 millones de euros anuales en toda la UE, lo que corresponde al 4,8% de las ventas totales. En España conlleva pérdidas económicas de 398 millones de euros y la destrucción de más de 3.600 puestos de trabajo cada año.

Así lo recoge el último informe de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), el cual pone el foco además en los "importantes riesgos para la salud y la seguridad de los consumidores" que estos artículos conllevan. 

En el caso de los perfumes y cosméticos, productos que están durante horas en contacto con nuestra piel, la directora técnica de de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa), Pilar García, alerta de que “los perfumes falsificados son un fraude, tienen una composición muy distinta a los originales e incluyen disolventes industriales, componentes tóxicos o prohibidos, algo que es muy grave para la salud de nuestra piel”. 

Como matiza la especialista, estas copias que se comercializan ilegalmente carecen de los controles sanitarios y de seguridad. Lo que significa que "no son probados en laboratorio y no pasan una batería toxicológica antes de ser puestos en el mercado, como sí lo hacen los productos auténticos".

Ingredientes fraudulentos

Según un estudio reciente de Stanpa  "frente a los más de 80 componentes que tiene un perfume original, las falsificaciones no suelen tener más de 20 o 25", y apuntan a que solo coinciden en el 10% de los ingredientes. "En algunos aparece dietilenglicol, sustancia tóxica cuyo uso está prohibido en cosméticos —excepto en el caso de trazas—.

Muchas fragancias pueden provocar dolores de cabeza, ataques de asma y alergias. Como recoge un artículo en The Conversation, existe evidencia de que altas concentraciones de algunos de los aceites esenciales que componen las fragancias pueden activar los receptores hormonales

Las fragancias son compuestos orgánicos con olores característicos, generalmente agradables. Se utilizan ampliamente en perfumes y otros productos cosméticos perfumados, pero también en muchos otros productos, como detergentes, suavizantes y otros productos domésticos. 

Se sabe que pueden ser responsables de ciertas alergias. Tras la exposición reiterada a una cantidad suficiente de alérgeno, puede producirse un eccema. Cuando una persona ya ha desarrollado sensibilidad a un alérgeno, una concentración mucho menor de este es suficiente para desencadenar los síntomas. Se calcula que el porcentaje de la población alérgica a los alérgenos de fragancias en la Unión oscila entre el 1 y el 9 %.

Es por ello que la nueva normativa vigente a partir del 2026 impone a los fabricantes advertir de la  presencia de hasta 80 sustancias consideradas alérgenos en sus envases. El objetivo es informar y proteger al consumidor. El cual puede quedar desprotegido de ello cuando recurre a las falsificaciones, pues cabe esperar que no se ajusten a la norma.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.

Etiquetas: