¿Es seguro comerse algo del suelo si no han pasado más de 5 segundos? Los científicos opinan sobre ello

niña comiendo comida del suelo
  • Se suele decir que si algo ha estado en el suelo menos de 5 segundos te lo puedes comer.
  • Sin embargo, la ciencia ha evaluado en ocasiones esta curiosa regla y el resultado como es obvio lo desmiente. No obstante, más importante que el tiempo son el tipo de  de comida y de superficie en la que cae.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Existe una creencia popular según la cual no pasa nada por comerte algo que se ha caído al suelo si apenas ha estado en contacto con este.

Se conoce como la regla de los 5 segundos, y supone pensar que en esa escasa franja de tiempo las suciedad no pasará al alimento.

Pero, ¿realmente es seguro comer algo que se ha caído del suelo aunque se haya recogido en menos de 5 segundos?

Lo creas o no los científicos se han parado a probar esta regla y cómo era de esperar no existe un tiempo en el que se pueda afirmar que ningún microorganismo se transmite a la comida. 

Y no pienses en que el riesgo está en comer pelos de gato o polvo al devorar ese trozo de pizza que descansa sobre tu alfombra; en realidad eso es lo de menos.

Lo que sí debería intranquilizarte son las bacterias que puede "viajar sobre esas partículas",según afirma en Huffpost Don Schaffner, profesor del departamento de ciencia de los alimentos en la Universidad de Rutgers. 

"Me preocupan las bacterias patógenas y los virus patógenos como el norovirus que pueden causar enfermedades", advierte.

Las enfermedades transmitidas por los alimentos, por salmonela y otras bacterias, pueden causar náuseas, vómitos o diarrea e incluso pueden ser mortales en casos extremos. — Para hacerte una idea, la Salmonella Typhimurium puede sobrevivir hasta 4 semanas en superficies secas, en poblaciones lo suficientemente altas para ser transferidas a los alimentos—.

Qué pasa cuando la comida cae al suelo

Uno de los primeros estudios sobre la regla de los 5 segundos fue realizado por Jillian Clarke, estudiante de secundaria participante en un proyecto de investigación en la Universidad de Illinois. 

En el ensayo se inocularon distintos tipos de baldosas con E. coli, sobre las que se colocaron 25 gramos de galletas o gominolas durante 5 segundos. En todos los casos, la E. coli se transfirió de la baldosa a la comida.

Años después en 2007,un estudio publicado en el Journal of Applied Microbiology, analizó si el tiempo que los alimentos están en contacto con una superficie contaminada afecta la tasa de transferencia de bacterias a los alimentos.

Para averiguarlo, se inoculó con Salmonella  baldosas, alfombras o madera. Sobre estos se colocó mortadela y pan durante 5, 30 o 60 segundos, y se midió la cantidad de bacterias transferidas a la comida.

Los datos obtenidos mostraron que importa menos cuánto tiempo la comida ha estado tirada en el suelo y mucho más cómo de infestado de bacterias está este

Es decir, es obvio que será mucho más seguro tomarte la tostada después de haberse caído en tu suelo de la cocina recién fregado que si la recogieras de las escaleras del metro.

No solo eso. El análisis también detectó que otro factor clave era el tipo de superficie. Cuando se inoculó la alfombra con Salmonella, se transfirió menos del 1% de las bacterias. En cambio, cuando la comida estuvo en contacto con baldosas o madera, entre el 48% y el 70% de las bacterias pasaron a ésta.

En 2016, Schaffner participó en una investigación publicada en el Applied and Environmental Microbiology Journal en la cual se depositaron sandía, pan, pan con mantequilla y caramelos de goma sobre superficies contaminadas de acero inoxidable, baldosas, madera y alfombras. Permanecieron durante menos de un segundo, 5 segundos, 30 y 300 segundos.

El tiempo fue un factor importante, pero la contaminación ocurrió incluso en una fracción de segundo.

No obstante el tipo de comida también influyó considerablemente. La investigación reveló que la mayoría de las bacterias pasaban mejor a la sandía y en menor cantidad a las gominolas. “Creemos que esto se debe a que la humedad facilita el movimiento de las bacterias desde la superficie hacia los alimentos”, explica el científico al medio.

Teniendo todo esto en cuenta, si vas a comerte algo del suelo lo mejor, asegurarse de que está limpio. Y ya puestos, que tus manos también lo están.

Otros artículos interesantes:

Verdes o negras: ¿cuáles son las aceitunas más saludables?

11 alimentos para cuidar de tu hígado y proteger a tu cuerpo del daño hepático

Hacer 300 minutos a la semana de ejercicio moderado puede ayudar a reducir el riesgo de padecer algunos de los cánceres más comunes

Te recomendamos