SpaceX es la empresa más despiadadamente eficiente en la que he trabajado

Jamie Killin
| Traducido por: 
Vincent Peters trabajó en SpaceX de 2019 a 2022, cuando Musk creó una cultura de trabajo extremadamente eficiente.
Vincent Peters trabajó en SpaceX de 2019 a 2022, cuando Musk creó una cultura de trabajo extremadamente eficiente. ODD ANDERSEN/AFP via Getty Images; Chelsea Jia Feng/BI
  • Vincent Peters trabajaba en el área de compliance militar cuando fue cazado furtivamente para trabajar en SpaceX. 
  • Dice que la cultura de trabajo era despiadadamente eficiente y que se podía ver a Musk en el suelo de la oficina a menudo.
  • Si necesitas que te lleven de la mano, el exempleado dice que evites las empresas de Musk.

Este es un artículo basado en una entrevista con Vincent Peters, fundador de Inheritance AI y antiguo empleado de SpaceX, sobre su trayectoria profesional y su experiencia en SpaceX. La transcripción de la conversación se ha editado por motivo de extensión y claridad.

Me licencié en la Academia Militar de West Point (Nueva York, Estados Unidos) en 2005, a los 23 años. Poco antes de graduarme, me diagnosticaron asma inducida por alergias. Así que me gradué con baja médica, no pude ser destinado y seguí de baja otros seis meses antes de que me dieran el alta.

Como no tenía prácticas ni experiencia empresarial, tardé un tiempo en incorporarme al mundo laboral. Una vez que lo hice, pasé a trabajar en muchos sectores distintos.

El comienzo de mi carrera empresarial

Conseguí un trabajo como subcontratado en la Administración Federal de Aviación a través de un amigo y adquirí experiencia en administración de empresas, investigación y desarrollo.

A partir de ahí, conseguí un trabajo más acorde con mi titulación en ingeniería de sistemas y tecnología como gestor de proyectos de seguridad en Freddie Mac, la entidad hipotecaria que fue intervenida por el Gobierno estadounidense tras la Gran Crisis de 2008. Seguí en el sector bancario, pero pasé a trabajar en ámbito del cumplimiento y la gestión de riesgos.

Después dejé el sector bancario para asociarme con uno de mis mejores amigos de West Point, que tenía una empresa de tecnología, 2 Twelve Solutions. Trabajábamos en la "autoridad para operar", certificando qué tecnología puede utilizarse para misiones militares del Gobierno de Estados Unidos. Tuvimos la oportunidad de ofrecer nuestros servicios a SpaceX.

Me presentaron a gente del equipo de misiones de SpaceX y, al final, me pidieron que me entrevistara con ellos para trabajar en SpaceX. Tras un largo proceso con múltiples conversaciones, me ofrecieron un puesto de trabajo en cumplimiento y garantía de la información.

Al principio dije que no, pero tras su contraoferta, tuve que decirle a mi amigo: "Te quiero, pero me voy a trabajar a SpaceX". Empecé en noviembre de 2018. Mi función principal era demostrar a los clientes gubernamentales que SpaceX seguía las normas.

Mi primer proyecto fue el programa Commercial Crew, en el que había que devolver astronautas a la Estación Espacial Internacional mediante capacidades espaciales estadounidenses. SpaceX fue una de las empresas adjudicatarias. Me contrataron para colaborar con la NASA y demostrar que SpaceX cumplía los requisitos. A partir de ahí, apoyé a algunos clientes del Departamento de Defensa y el inicio del programa Artemis para volver a la Luna.

Cómo es trabajar en SpaceX

SpaceX es la empresa más eficiente en la que he trabajado. En lugar de tener un jefe y una lista de tareas, me pedían que asistiera a reuniones y aportara valor a proyectos afines a mis intereses o conocimientos.

Pensé que me despedirían todos los días durante los seis primeros meses. No había nadie que te dijera lo que tenías que hacer.  En el Ejército, siempre existe el concepto de traspaso de mandos. En SpaceX, te preguntas: "¿Cómo lo hacemos? ¿Cómo hacerlo de forma segura? ¿Cómo lo hacemos para que sea un buen activo para nuestros clientes?" Y entonces lo resuelves.

En mi puesto no había límites, siempre que aportara valor añadido a lo que estuviera haciendo. Por ejemplo, alguien me preguntaba si me interesaba el software de vuelo y, si era así, me invitaban a asistir a esas reuniones.

La directriz era que si estaba en una reunión y añadía valor a lo que hacía a diario, me quedara, o si añadía valor basado en mi experiencia, me quedara; pero si no ocurría ninguna de esas cosas, debía levantarme y marcharme respetuosamente.

No sirven para nada: este es el tiempo que nunca debe superar una reunión de trabajo, según los expertos

En una ocasión, un cliente gubernamental llegó con una presentación de 50 diapositivas. A las seis diapositivas de la presentación, el 75% de la sala se había marchado. Tuve que decirle que si no iba al grano, yo sería la única persona que quedaría en la sala, y solo porque tenía que acompañarle. Se saltó las últimas cinco diapositivas. Ese tipo de entorno te hace mucho más eficiente.

Además, todo el mundo es accesible. Todos están en cubículos, incluidos Elon y la directora de Operaciones, Gwynne Shotwell. Puedes levantar la vista, que te vean y decir a la gente: "Oye, necesito esto". Es muy abierto y facilita la colaboración y el conocimiento entre la gente. Los únicos despachos fijos son para personas que a menudo necesitan mantener conversaciones confidenciales, como el director de Recursos Humanos y el director financiero.

Trabajando en Starlink

Rápidamente, descubrí que una vez que entras en el círculo de confianza de las empresas de Elon Musk, consigues trabajo más fácilmente en otra empresa de la cartera. Por ejemplo, alguien que empezó más o menos al mismo tiempo que yo en SpaceX dirige ahora la Informática en X: la cultura es hacer lo que haga falta.

Con esa mentalidad empecé a trabajar en Starlink.

El equipo de Starlink recibió varias preguntas de los reguladores de comunicaciones canadienses. Querían saber cómo gestionaba SpaceX, los datos de los clientes de Starlink y la configuración de algunos sistemas terrestres de Starlink construidos y mantenidos por SpaceX. Con mi experiencia en trabajo gubernamental y cumplimiento de la normativa, me pareció natural intervenir.

En 2020, pedí ayuda y me permitieron trabajar en sus proyectos, además de en mi trabajo en SpaceX.

El trabajo es exigente, pero la gente lo acepta muy bien

SpaceX ha sido probablemente la cultura de trabajo más acogedora en la que he participado.

Tampoco se daba mucha importancia a los estudios. Algunas de las personas más inteligentes con las que trabajé no habían pasado de la educación secundaria.

Independientemente de tu formación o credenciales, es un lugar en el que tienes que ser capaz de rendir cuentas. Se supone que uno debe saber lo que debe hacer.

Si buscas un jefe que te lleve de la mano y te diga lo que tienes que hacer y cómo hacerlo, te decepcionará trabajar con Elon. Pero si buscas un jefe que confíe en tus decisiones, saldrás adelante.

Al final lo dejé en febrero de 2022 porque sentía que ya no estaba aprendiendo. Aunque SpaceX fue una de mis mejores experiencias laborales, parecía haber una alta tasa de rotación de personal, que se marchaba entre el primer y el segundo año. Después de mi tercer año, era uno de los más veteranos de mi grupo y no había mucha gente de la que aprender.

Mi paso por SpaceX me ha ayudado a dirigir mi propia empresa

A partir de ahí, empecé mi nuevo proyecto, Inheritance Art, a principios de 2022. Estamos trabajando en varios proyectos, desde criptomonedas hasta grandes servicios de modelos lingüísticos e incluso la creación de nuestros propios modelos de IA. Estoy disfrutando con el reto, pero sigo recordando con cariño mi época en SpaceX.

Trabajar en SpaceX me enseñó a contratar y gestionar personas de forma eficiente: nunca me han gustado los mandos intermedios y mi experiencia allí me enseñó a dirigir una organización sin ellos. SpaceX es una organización plana, y funciona bien así.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.