Un CEO fantasma y el golpe perfecto: una startup británica desaparece de internet tras estafar casi 600.000 euros usando a 'influencers' y famosos

El presunto CEO de CryptoEat que no existe.
El presunto CEO de CryptoEat que no existe.

CryptoEat

  • La historia de CryptoEat revela cómo el nacimiento de una startup avalada por influencers y famosos acabó en casi 600.000 euros estafados.
  • La firma aseguraba contar con inversores prestigiosos y se iba a lanzar al sector del reparto gracias a un algoritmo "basado en su tecnología blockchain".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Su nombre podía disparar las sospechas, pero al final acabó ocurriendo. Una 'startup' británica se ha esfumado tras ofertar tokens de su propia criptodivisa. En total, reunió más de 500.000 libras (casi 600.000 euros) después de una intensa campaña en medios de comunicación y redes sociales, de la que participaron influencers y celebridades de Reino Unido.

Es la singular historia de una compañía llamada CryptoEats. Más de un centenar de medios de comunicación se hicieron eco del nacimiento de una firma que pretendía atacar un mercado de 16.600 millones, el del delivery, copado por gigantes como Glovo, Uber Eats o Deliveroo. Su propuesta de valor era la combinación de este servicio con el despliegue de una "tecnología blockchain".

Esa tecnología blockchain permitiría a CryptoEats contar con el mejor algoritmo del mercado, los usuarios podrían pagar sus pedidos de comida a domicilio con criptodivisas, y además la firma aseguraba que ya sumaba 8 millones de dólares de reputados inversores. Pero, como hoy cuenta el diario El Mundo o Motherboard, la sección de tecnología de Vice, todo ha resultado ser un fraude.

Un fraude que se prolongó durante semanas pero que se resolvió en cuestión de minutos. El pasado 17 de octubre era el día en el que esta 'startup' iba a lanzar su criptodivisa. En cuestión de 30 minutos la compañía recibió pedidos de tokens por casi 600.000 euros. En lugar de enviar los citados tokens, la empresa se esfumó. La policía británica trata de dar con el paradero de los estafadores.

Este mensaje se hace pasar por Correos y es una estafa: si pinchas pueden suplantar tu identidad

Para ejecutar esta estafa la firma contó con colaboradores que aparentemente no fueron conscientes en ningún momento de qué iba a ocurrir. La firma pagó a influencers y a celebridades británicas para que incluso en sus redes sociales apareciesen vestidos con el que sería el uniforme de los riders de CryptoEats.

Incluso se remitió una nota de prensa presentando la compañía a través de un prestigioso portal que emplean las grandes tecnológicas para comunicarse con los periodistas. De hecho, de la información se hicieron eco decenas de medios. No era para menos: CryptoEats aseguraba haber alcanzado acuerdos con un sinfín de franquicias.

Además, la empresa se las prometía como la primera compañía que ofrecería a sus usuarios pagar con criptomonedas por artículos físicos del mundo real, de forma inmediata.

En la nota de prensa aparecía la imagen del que sería el presunto CEO de la firma, un joven con gafas de pasta sosteniendo un vaso de café desechable y que respondería al nombre de Wade Phillips.

Ni siquiera él era real.

Aunque las estafas con criptomonedas son habituales, lo excepcional de CryptoEats es lo preparada y estudiada que ha resultado ser. Antes de que los tokens se pusiesen oficialmente a la venta, la compañía incluso organizó una fiesta en Londres a la que invitó a varios influencers con la idea de seguir haciendo ruido en las redes sociales, incide El Mundo.

3 formas de evitar los fraudes más comunes en Internet

La investigación ya está en marcha y Motherboard explica que el desarrollador de CryptoEats se transfirió los cerca de 600.000 euros a distintos criptomonederos. Después el proyecto desapareció por completo de la red. Desde su web hasta todos sus perfiles en redes sociales como Instagram o Telegram.

Algunas de las notas de prensa todavía siguen en línea. CryptoEats aseguraba que había mantenido incluso un período de prueba con la app operando en el entorno metropolitano de Londres, y en el cual un millar de usuarios pudieron probar la aplicación y de esta manera mejorar su eficiencia y corregir posibles errores.

Minutos después de que CryptoEats viese la luz, todo se vino abajo. Ahora solo quedan algunos vídeos de los influencers que también han sido estafados. "Todo ha resultado ser un fraude", se lamentaba un conocido DJ con un millón de seguidores en Instagram, concluye Motherboard.

Otros artículos interesantes:

Devo es el nuevo unicornio español: la firma de datos y ciberseguridad anuncia una ronda de 215 millones de euros y su valoración roza los 1.300 millones

"Es la peor empresa de reconocimiento facial del mundo": varios proveedores de tecnología de videovigilancia se quejan de forma silenciosa de Clearview AI en una conferencia

La UE quiere reducir el poder de las grandes empresas tecnológicas: esto es todo lo que se sabe sobre sus nuevas y ambiciosas propuestas

Te recomendamos