Supermercados con menos huella de carbono: hidrógeno verde y electrificación para un transporte de emisiones cero

huelga camiones

Reuters

  • La sostenibilidad se convierte en el eje de transformación de los procesos logísticos de las cadenas de supermercados.
  • Antes del coronavirus la carga y descarga de productos para los supermercados era menos intensiva, pero el consumo se ha trasladado del canal horeca al hogar y ha aumentado el transporte.
  • Lo cierto es que la electrificación de las flotas de entrega es ya una realidad. El otro paso es el transporte pesado, y la transformación pasa por que los camiones utilicen hidrógeno verde como combustible.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El coronavirus puso a prueba a las cadenas de distribución de alimentación, con una demanda más elevada de lo normal y un canal online que se disparaba por las restricciones a la movilidad. Y en este año de transformación para el sector, la sostenibilidad se convierte en un punto clave para mejorar, principalmente, los procesos logísticos de estas empresas

Antes del coronavirus, la carga y descarga de mercancías para los supermercados, era mucho menos intensiva, explica Alfonso Gil, Presidente de la Comisión de Transportes, Movilidad y Seguridad Vial de la FEMP, en el marco de la jornada Supermercados y proximidad comercial en la movilidad sostenible.

La pandemia ha propiciado que se reduzca considerablemente el stock en los supermercados, ya que parte de ese consumo que antes se realizaba fuera de casa ahora se ha trasladado a dentro del hogar. “Hoy el stock se ha reducido y ha aumentado de manera exponencial la logística en el centro de las ciudades. Es imposible seguir creciendo así. Si colapsamos la ciudad con transporte de mercancías llegará un punto en que no sea factible la entrega, no puede ser que el comercio reciba siete veces el mismo pedido porque es ineficiente y conlleva unos gastos brutales”, dice Gil. 

La distribución de alimentación ha pasado por múltiples modelos. Los grandes hipermercados que requerían de un coche para ir a hacer la compra, siguiendo el modelo estadounidense, han dado paso a un modelo de proximidad con tiendas en el centro de las ciudades. Son puntos de venta que se integran en las rutinas de paseo de los consumidores. Así se contrae parte de su huella de carbono.

Los supermercados refuerzan su logística para dar respuesta a la demanda en tiempos del coronavirus: de los 1.000 millones de Mercadona hasta 2025 a la mejora de la rentabilidad de Eroski

Pero una gran parte de esa huella de carbono proviene de la logística y pone sobre la mesa la necesidad de renovar las flotas de transporte. Lo cierto es que la electrificación de las flotas de entrega es ya una realidad y las furgonetas eléctricas suponen cada vez una parte mayor de estos vehículos de distribución. El otro paso es que el transporte pesado, y la transformación pasa por que los camiones utilicen hidrógeno verde como combustible. 

El transporte se tiene que reinventar y “si unimos las dos cosas: hidrógeno verde y electrificación, hablamos de transporte de emisiones cero”, propone Gil que, además, recuerda que los ayuntamientos están concediendo subvenciones a fondo perdido para electrificar la flota del transporte de mercancías. 

La distribución se ha transformado muchas veces. Lo hizo con la distribución nocturna en muchas ciudades para evitar que se colapsara el tráfico y lo volverá a hacer ahora, con el comercio electrónico dice el director general de Aecoc, Josep Maria Bonmatí. El ejecutivo se refiere al sistema de taquillas como un mecanismo con el que dar respuesta a la demanda de pedidos por internet y hace hincapié en entender lo excepcional de la casuística actual.  

Bonmatí explica que, con el teletrabajo, el consumidor está más disponible para recibir su pedido en casa. En una situación normalizada, señala el experto, cuando la gente no esté en casa, esta entrega no será tan fácil ni se podrá ajustar tanto. “Por este motivo tenemos que tener consciencia de las emisiones en el transporte”, dice el directivo de Aecoc, que incide en la necesidad de ingeniar fórmulas para reducir las emisiones en la entrega individualizada.

El sector de la alimentación se la jugará en la optimización de costes en un contexto de pujante concentración empresarial

Si en un primer momento, el reto residía en el surtido ahora se encuentra en dar respuesta a la demanda de los ciudadanos, también a través de internet. “La tecnología permitirá asumir la demanda integrando parte de esa demanda, la entrega a domicilio, la sostenibilidad en el coste y la eficiencia y la disponibilidad de surtido”, señala Ignacio García, director general de Asedas.

El ejecutivo pone de relieve cómo la eficiencia para el sector pasa por descargas nocturnas, el uso de camiones grandes en horas valle de entregas y otro tipo de compra que se coordina con la online, como el click&collect.

Por que el consumidor es mixto, compra un día por internet y otro en la tienda física tal y como pone de relieve García. “Lo que nos lleva a que la idea de la proximidad es un factor importante para el futuro de la distribución”, señala.

LEER TAMBIÉN: 32 trucos secretos que utilizan los supermercados, restaurantes y grandes superficies para que gastes más dinero

LEER TAMBIÉN: Los mercados de abastos reclaman su espacio frente a las cadenas de alimentación y rechazan que las autoridades "envíen a los clientes al súper más cercano"

LEER TAMBIÉN: Las cadenas de alimentación refuerzan la proximidad para competir en la era de Amazon

VER AHORA: Los 10 vídeos más vistos en Youtube en España este año 2020