La tecnología de vigilancia tipo 'Gran Hermano' de China no es tan potente como el gobierno quiere hacer creer

Definitivamente es impresionante, pero aún no es el "Gran Hermano".
Definitivamente es impresionante, pero aún no es el "Gran Hermano".
REUTERS/Bobby Yip
  • El gobierno chino está trabajando para combinar sus más de 170 millones de cámaras de seguridad con inteligencia artificial y tecnología de reconocimiento facial para crear un vasto estado de vigilancia.
  • El gobierno no guarda silencio acerca de sus esfuerzos, y a menudo se jacta de sus éxitos tecnológicos en los medios estatales para convencer a la población de sus capacidades.
  • Pero informes recientes sugieren que la tecnología no es tan omnipresente ni tan útil como el gobierno quiere hacer creer a sus ciudadanos.
  • Por ejemplo, un ejecutivo de una de las principales startups chinas de inteligencia artificial que alimentan la tecnología de vigilancia cuenta a Business Insider que su plataforma no puede manejar la búsqueda de más de 1.000 personas a la vez debido a limitaciones tecnológicas.

El gobierno chino está trabajando para crear un estado tecnoautoritario impulsado por inteligencia artificial y reconocimiento facial para rastrear y monitorizar a sus 1.400 millones de ciudadanos.

Quienes gobiernan el país tienen grandes planes para tener una red de vigilancia ubicua, lo que ha llevado a China a convertirse en el mayor mercado mundial de videovigilancia: 6.400 millones de dólares en 2016, según estimaciones de IHS Markit Ltd. China ya tiene 170 millones de cámaras de seguridad en uso en su sistema de vigilancia llamado Skynet, con 400 millones más en camino en los próximos años.

Lejos de esconder sus amplias capacidades al público, el gobierno a menudo ha promocionado sus éxitos de vigilancia de alta tecnología en los últimos meses.

AFP/Getty Images

En septiembre pasado, el periódico estatal en inglés, China Daily, publicitó cómo la policía de Qingdao utilizó tecnología de reconocimiento facial para atrapar a 25 delincuentes potenciales. En marzo, la policía de Pekín comenzó a usar reconocimiento facial y gafas que funcionan con inteligencia artificial para atrapar delincuentes, solo un par de meses después de que la policía en Henan y Zhengzhou comenzara a probar las gafas en las estaciones de tren.

Leer más: La policía china usa gafas con reconocimiento facial para identificar sospechosos

En Xiangyang, una pantalla gigante se instaló sobre un paso de peatones para mostrar los nombres y las caras de los más imprudentes y otros infractores de la ley que las cámaras atrapaban en la intersección. Y en diciembre, China demostró su sofisticado sistema Skynet haciendo que rastreara a un periodista de la BBC en solo 7 minutos.

Pero todos estos éxitos desmienten una simple realidad: la tecnología de vigilancia no es tan penetrante ni tan efectiva como el gobierno o los medios chinos pretenden.

Face ++ aún no es todopoderoso

 La entrada a las oficinas de Megvii está controlada por el software Face ++. La entrada a las oficinas de Megvii está controlada por el software Face ++.
La entrada a las oficinas de Megvii está controlada por el software Face ++.
Harrison Jacobs/Business Insider

En una visita reciente a las oficinas de Megvii, una empresa líder en inteligencia artificial y uno de los principales proveedores de la tecnología de reconocimiento facial utilizada por la policía china, me reuní con Xie Yinan, vicepresidente de la compañía.

A pesar de los anuncios de que las capacidades de reconocimiento facial de la policía china pueden localizar a cualquier persona, en cualquier lugar, la realidad es que eso no es lo que la tecnología es capaz de hacer, de acuerdo con Xie.

Afirma que la plataforma Face ++ de Megvii, que numerosos departamentos de policía en China han utilizado para ayudarlos a arrestar a 4.000 personas desde 2016, tiene serias limitaciones tecnológicas.

Leer más: La curiosa tecnología que emplea China para que nadie cruce el semáforo en rojo

Por ejemplo, incluso si China tuviera escaneos faciales de cada uno de sus ciudadanos cargados en su sistema, sería imposible identificar a todos los que pasan por delante de una cámara vinculada a Face ++. Mientras que el algoritmo Face ++ tiene una precisión superior al 97%, solo puede buscar un número limitado de caras a la vez.

Para poder trabajar, la policía tendría que cargar las caras que quieren rastrear a un servidor local en la estación de trenes o en el centro de control donde tengan la intención de mirar. Face ++ usaría entonces su algoritmo para unir esas caras con las que encuentra en el mundo real.

Harrison Jacobs/Business Insider

Xie explica que no sería factible que el sistema buscara más de 1.000 caras a la vez: los datos y la potencia de procesamiento requeridos para una operación más grande que eso requerirían un superordenador. Además, Xie asegura que actualmente no pueden ejecutar el sistema las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Es el tipo de cosas que la policía tendrá que activar cuando una emergencia esté en marcha.

Si bien es posible que el sistema se pueda conectar a un superordenador en la nube para amplificar la potencia de cálculo, sería demasiado peligroso por motivos de seguridad. El sistema debe permanecer fuera de línea y local.

Cuando pregunté si Xie o la compañía tenían alguna preocupación sobre que la policía podría usar mal la plataforma Face ++, básicamente dijo que le corresponde al gobierno redactar el marco legal sobre cuándo y cómo las autoridades pueden usarlo.

"No tenemos acceso a los datos", dice. "Lo que hacemos es venderles un servidor [cargado con Face ++]. Eso es todo".

Leer más: China prueba drones con aspecto de paloma para vigilar a sus ciudadanos

Exagerar los avances tecnológicos

El reconocimiento facial no es el único campo donde las capacidades tecnoautoritarias de China han sido exageradas tanto por los medios como por el gobierno.

En el paso de peatones en Xiangyang, hay un retraso de 5 a 6 días desde que alguien comete una imprudencia hasta que aparece su cara en la pantalla. Los funcionarios locales declaran a The New York Times que los humanos, no un algoritmo, supervisan las fotos las capturas de la cámara de cruce de peatones para identificar a las personas.

Mientras tanto, las gafas inteligentes que la policía está usando en Pekín y Zhengzhou solo funcionan si un objetivo se detiene durante varios segundos. Se está utilizando menos para detectar delincuentes que para verificar las identificaciones de los viajeros.

La policía en China supervisa grandes cantidades de cámaras de vigilancia desde los centros de control principales.La policía en China supervisa grandes cantidades de cámaras de vigilancia desde los centros de control principales.
La policía en China supervisa grandes cantidades de cámaras de vigilancia desde los centros de control principales.
AFP/AFP/Getty Images

Pero, de alguna manera, apenas importa. Esos matices a menudo se pierden en el público, particularmente cuando los medios estatales han llegado a tales extremos para convencer a su población de su destreza tecnológica.

Leer más: Así vigilan las empresas chinas las emociones de sus empleados con esta tecnología militar

En Zhengzhou, un contrabandista de heroína confesó después de que la policía le mostrara al sospechoso sus gafas inteligentes y dijo que podría incriminarlo, según ha informado The New York Times recientemente.

"El asunto es que las personas no saben si están siendo vigiladas o no, y esa incertidumbre hace que sean más obedientes", dice Martin Chorzempa, miembro del Instituto Peterson de Economía Internacional, a The New York Times.

Por supuesto, es probable que solo sea cuestión de tiempo antes de que la tecnología mejore. El gobierno chino y los inversores tecnológicos del país están invirtiendo dinero en startups de reconocimiento facial como Megvii.

Megvii recaudó 460 millones de dólares el noviembre pasado, gran parte de los cuales provenía de un fondo de riesgo estatal. Si bien la valoración no se ha divulgado, es probable que se acerque o supere los 2.000 millones de dólares. Dos compañías chinas más pequeñas incluyen DeepGlint y Yitu Technology, que recaudó 380 millones de dólares el año pasado.

SenseTime, un competidor, se convirtió en la startup de inteligencia artificial mejor valorada del mundo después de recaudar 600 millones de dólares en abril y 620 millones  de dólares en junio. Ahora tiene una valoración de 4.500 millones de dólares.

LEER TAMBIÉN: Así es por dentro iPhone City, la ciudad china donde se fabrican la mitad de los iPhone del mundo

LEER TAMBIÉN: Por qué China usa la inteligencia artificial en la granja de cucarachas más grande del mundo

VER AHORA: Mascarillas, grupos burbuja o PCR masivos: cómo han preparado otros países la vuelta a las clases para prevenir contagios

    Más:

  1. China
  2. Inteligencia Artificial
  3. seguridad
  4. Ciberseguridad