Pasar al contenido principal

'Tenet' contra 'Mulán': el duelo con el que Hollywood pretende vislumbrar si el futuro vendrá marcado por la continuidad o la disrupción

Tenet vs Mulan

Warner Bros. / Disney

  • Tenet y Mulán han llegado después de varios retrasos y en medio de circunstancias extraordinarias debido a la nueva normalidad.
  • La aproximación al estreno que ha llevado a cabo cada título no podría ser más diferente aunque el objetivo en ambos casos sea el mismo: lograr la mayor rentabilidad económica en un escenario incierto.
  • Tenet ha tenido un buen estreno en taquilla, pero planea la duda sobre si las ganas de ver una película en los cines serán suficientes para derribar la barrera psicológica que imponen las restricciones en la nueva normalidad.
  • El estreno de Mulán a través de Disney+ es una incógnita a nivel económico. Y será complicado cuantificar su éxito; probablemente sabremos si el experimento ha funcionado en función de cuántos más títulos se sumen a este modelo sin pasar por las salas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Dos formas de entender el entretenimiento se han visto las caras este fin de semana en Estados Unidos Tenet y Mulán están enfrentadas en una suerte de Superbowl que Hollywood ha convertido en bola de cristal: ¿vendrá el futuro marcado por la continuidad con el pasado o por la disrupción digital? 

Ambas producciones llegan al mercado estadounidense tras acumular varios retrasos y en medio de las circunstancias extraordinarias derivadas de la nueva normalidad impuesta por la crisis sanitaria. Estrenar una gran producción este fin de semana (Labor Day) ya es atípico. Como a septiembre el público acostumbra a llegar saturado tras los blockbusters veraniegos, esta fecha ha estado tradicionalmente reservada a películas menores.

Pero en 2020 este no ha sido el caso.

La aproximación al estreno que ha llevado a cabo cada título no podría ser más diferente aunque el objetivo en ambos casos sea el mismo: lograr la mayor rentabilidad económica en un escenario incierto. En el que ha sido el primer fin de semana de reapertura de cines en Estados Unidos, Tenet ha luchado por movilizar a la gente para que superase sus miedos y fuese a las salas. Disney, por el contrario, ha animado a hacer justamente lo contrario: quedarse en casa y ‘pagar’ por el privilegio de ver la película en el salón. 

Tenet ha tenido un estreno razonablemente convencional. Después de las buenas cifras en su apertura internacional (con más de 53 millones recaudados el primer fin de semana), los cines norteamericanos se han mostrado optimistas. La duda que planea es si el ansia de ver una película en cines (especialmente una película de Christopher Nolan, cineasta que mejor simboliza la defensa a ultranza de la experiencia cinematográfica) será capaz de derribar la barrera psicológica que imponen las propias restricciones y las medidas de seguridad. 

Leer más: Tenet triunfa en los cines gracias a su ingenio y ambición, pero resulta demasiado confusa

Disney, en cambio, se ha ido a las antípodas con el estreno de Mulán. La pandemia les había obligado a aplazar el estreno, inicialmente previsto para el 27 de marzo de 2020 y con la campaña de marketing prácticamente hecha. Tras reubicarlo provisionalmente dos veces, Bob Chapek anunciaba durante una llamada a accionistas que las circunstancias extraordinarias les había animado a plantear un plan distinto para la película. Mulán se saltaría la exhibición en cines (salvo en algunos países, como China) y se iría directamente a Disney+ con la fórmula del premium VOD (a excepción de Francia). Para verla, por tanto,  hay que ser cliente de la plataforma y pagar un precio adicional (29.99$ en EE.UU y 21,99€ en España). Una vez alquilada, el título se queda dentro del catálogo del cliente mientras no se cancele la suscripción, hasta la incorporación de la película dentro del catálogo general de Disney+, en diciembre de este mismo año. 

La duda que se plantea es si esta concentración de ventanas (jugándosela todo al premium VOD, a las nuevas altas y a lo que pueda rascar en su paso por cines) no será la ruina. Ellos parecen tener mucha fe en que este modo de estreno elimina la preocupación por el contagio, beneficia a las familias (su público objetivo) ya que es un único pago y no una entrada por individuo. Con la ventaja de que uno se ahorra los costes derivados de ir al cine (bebidas, palomitas) y permite tantos revisionados como se quiera. 

Valorar el éxito en tiempos del coronavirus 

Hollywood busca pistas sin tener en cuenta que va a resultar muy difícil medir el éxito de ambas iniciativas. De entrada, los resultados de Tenet requerirán una contextualización importante. El debut internacional ha invitado al optimismo. 

En Estados Unidos, la película se ha colado en 2.800 cines, menos de los 4.000 habituales en este tipo de estrenos. Esa menor ocupación, sin duda se notará en los resultados a pesar de que se haya incrementado el porcentaje de participación de la productora en el precio de la entrada (hasta un 60%). Además, las cifras en las semanas posteriores al estreno podrían ser particularmente buenas, dado el descenso de espectadores (lo que ofrece más garantías de seguridad) y la ausencia de competencia directa. Por eso desde Warner Bros aseguran que el estreno de Tenet se ha planteado como un maratón, no como un sprint

Leer más: 10 películas similares a Tenet que puedes ver en Netflix si te da miedo ir al cine

Con Mulán valorar la estrategia será mucho más complejo. En ausencia de datos de box office, cuantificar el éxito dependerá de las cifras que Disney esté dispuesta a compartir. Sin más referente oficial que el aumento de suscriptores en sus declaraciones trimestrales, probablemente sabremos si el experimento de Mulán ha funcionado en función de cuántos más títulos se sumen al carro del estreno directo a PVOD y en cómo afecte a otros estrenos altamente anticipados de la compañía.

La buena noticia es que Hollywood comienza a salir del modo stand by. Y parece que lo hace con una mentalidad que se debate entre la nostalgia del modelo antiguo, la necesidad de la experimentación y las decisiones caso por caso. Las películas vuelven a los cines y a nuestros salones, perfilando un futuro en el que, tal vez por ver primera, haya sitio para múltiples opciones.  

Y además