Pasar al contenido principal

Elon Musk está redoblando su inversión en China pese a que las ventas de automóviles caen en picado y los subsidios para vehículos eléctricos se reducen

Tesla CEO Elon Musk.
Tesla CEO Elon Musk. Kyle Grillot/Reuters
Análisis Faldón
  • La apertura de la primera fábrica de Tesla en China llegará en un momento difícil para el mercado automovilístico más grande del mundo.
  • El fabricante de automóviles eléctricos está construyendo una fábrica en Shanghái que se espera que comience con la producción a finales de este año.
  • Tener una fábrica en China reducirá los costes de envío a clientes chinos, lo que podría permitir a Tesla reducir los precios y atraer a más clientes.
  • Tesla está aumentando su inversión en China en un momento en que las ventas de automóviles están disminuyendo por primera vez en casi tres décadas, y el gobierno chino está recortando los subsidios para vehículos eléctricos.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La apertura de la primera fábrica de Tesla en China llegará en un momento difícil para el mercado automovilístico más grande del mundo.

El fabricante de automóviles eléctricos está construyendo una fábrica en Shanghai que se espera que comience a producir a finales de este año.

El martes, el CEO Elon Musk tuiteó que la compañía está construyendo un importante equipo de ingeniería en China centrado en software y firmware tanto para su fábrica como para sus vehículos.

Leer más: 8 reglas estrictas que Elon Musk hace que sus empleados de Tesla cumplan

Tener una fábrica en China reducirá los costes necesarios para enviar vehículos a clientes chinos, lo que podría permitir a Tesla reducir los precios y atraer a más clientes. Sin embargo, Tesla está aumentando su inversión en China en un momento en que las ventas de automóviles están disminuyendo por primera vez en casi tres décadas, y el gobierno chino está recortando los subsidios para vehículos eléctricos.

Durante el primer semestre de este año, las ventas de vehículos particulares en China disminuyeron casi un 10% en comparación con el mismo período del año pasado. Y en 2018, el país experimentó su primera disminución anual de ventas en el sector desde 1990.

En un comunicado a los inversores el pasado mes de junio, UBS citó problemas comerciales, un lento crecimiento económico y la falta de estímulo gubernamental como posibles razones de la desaceleración.

"Las ventas de automóviles de China en lo que va del año han sido mucho más débiles de lo que anticipamos a principios de año", dijo el banco de inversión.

Esta caída no se ha limitado a los vehículos a gasolina. Tras años de crecimiento explosivo, las ventas de vehículos eléctricos disminuyeron tras los recortes de subsidios del gobierno chino. Después de introducir generosos incentivos para vehículos híbridos y eléctricos en 2014, el gobierno chino planea eliminarlos por completo para finales del próximo año, lo cual pone a Tesla en una difícil posición.

El éxito en el mercado chino, el más grande tanto para vehículos de gasolina como eléctricos, será esencial a medida que la compañía intente pasar de ser un fabricante de automóviles de lujo a uno de mercado masivo.

Además, los posibles ahorros en coste al producir en fábricas más cercanas a los clientes internacionales podrían ayudar a la compañía, que cuenta con tan solo cuatro trimestres rentables en sus 16 años de historia, a acercarse a la rentabilidad a largo plazo.

Tesla no ha respondido inmediatamente a la solicitud de Business Insider para comentar esta historia.

Y además