Pasar al contenido principal

Varios analistas señalan que Elon Musk debería dejar los mandos de Tesla

Los analistas señalan que Elon Musk debería dejar los mandos de Tesla
Flickr/Steve Jurvetson
  • Diversos analistas señalan que el comportamiento errático de Elon Musk y que debería apartarse del día a día de la empresa, mientras Tesla sigue en busca de un número 2. 
  • Tesla ha sufrido este lunes una caída del 1,10% en bolsa tras el anuncio de Elon Musk de que seguirá como una empresa cotizada.
  • Según indicaba el Wall Street Journal, Volkswagen habría ofrecido su apoyo financiero para retirar a Tesla de la bolsa.

Aunque varios analistas han insistido este fin de semana en señalar que Elon Musk debería dejar los mandos de Tesla la gran mayoría de los directivos de la compañía respiraban tranquilos con el anuncio de que abandonaba su plan de sacar a la compañía de la bolsa. Uno de ellos llegó a emitir un sonoro "woohoo" durante la reunión, según ha descrito el Wall Street Journal

Esta misma publicación ha dado detalles sobre otro de los actores interesados en participar en la compañía de coches eléctricos: nada menos que el Grupo Volkswagen. Al parecer, la salida de la bolsa de Tesla habría requerido, entre otras cosas, la adquisición de diversos fondos tecnológicos que poseen participaciones en la empresa fundada por Elon Musk

Aunque no ha querido confirmar a Business Insider este punto, Volkswagen habría estado entre las compañías que se habrían ofrecido a sustituir a estos fondos entre el accionariado de Tesla. Se esperaba con gran expectación la sesión del Nasdaq de este lunes, durante la que las acciones de Tesla han caído ligeramente, un 1,10%, al cerrar a 319,27 dólares y oscilar durante la jornada entre los 323 y 310 dólares. 

La compañía parece haber quedado más o menos indemne a los 17 días de sacudida producida por dos tweets, en los que anunciaba primero que se planeaba la salida de bolsa de la compañía y, después, que tenía la ingente financiación para esta operación asegurada. Sin embargo, la reputación de Elon Musk y la confianza que genera entre sus inversores ha salido tocada del proceso

De hecho, ya había empezado a estarlo desde que en mayo reaccionó airada y descortesmente ante la pregunta de un periodista durante una conferencia de prensa.

Aunque luego se disculpó, su conducta y sus intervenciones en los meses siguientes han dado para todo tipo de especulaciones y, a pesar de que la marcha de Tesla sigue —como en ninguna otra empresa automovilística desde hace décadas— ligada a la figura de Musk, la compañía sigue en busca de un número 2 que descargue gran parte de la presión que soporta y, de paso, tranquilice a los inversores. 

El agotamiento de Elon Musk al frente de Tesla

Si uno se lee la descarnada entrevista que Elon Musk ofreció al New York Times, en la que reconocía que este 2018 había sido con diferencia "el año más difícil en toda su carrera", puede llegar a entender cuál puede ser la situación mental por la que atraviesa el CEO de Tesla.

A pesar de que la marcha de su otra gran empresa, SpaceX, es imparable y con ella está mucho más cerca de conseguir algunos de los grandes objetivos que esta brillante mente se ha marcado dejar como legado, la situación en el fabricante de coches eléctricos se le ha atragantado este año.

Musk ha llegado incluso a dormir en la planta donde se fabrica el Model 3 para dar ejemplo o, quizá sea mejor decir, hacer más llevaderas las condiciones extremas de sus empleados para conseguir elevar la producción a 5.000 unidades a la semana en una planta que se ha ampliado utilizando una carpa gigantesca en una zona desértica de California.

De hecho, en la misma entrevista del Times, el periódico de Nueva York citaba fuentes internas de la junta de Tesla que afirman que Musk está tomando un fármaco para regular el sueño, denominado Ambient y que entre sus contra especificaciones está la posibilidad de marcados cambios de carácter, además de ciertas drogas recreativas.

Quizá debido a ello o a la propia falta de sueño, el comportamiento de Musk se ha vuelto más errático en los últimos meses. Bob Lutz, expresidente de General Motors, declaraba directamente a Autonews: "Creo que Musk está cansado. Se le ve agotado. Evidentemente tiene algunos problemas emocionales. Ha mostrado claros síntomas de volatilidad e inestabilidad. Creo que la decisión acertada para Tesla sería apartarle de las decisiones del día a día".

Jeffrey Osborne de los analistas habituales del New York Times, sin llegar tan lejos como Lutz, sí ha apuntado que Musk debería centrarse exclusivamente en el negocio de Tesla "que es extremadamente complejo" o dejarlo en manos de otra persona

Te puede interesar

Lo más popular