Pasar al contenido principal

Tesla promete grandes contratos por la extracción de níquel de forma sostenible: la demanda del metal se multiplicará por 6 en la próxima década por el auge del coche eléctrico

Un trabajador de una mina de níquel en la isla de Sulawesi, Indonesia.
Un trabajador de una mina de níquel en la isla de Sulawesi, Indonesia. Reuters

  • El fundador de Tesla, Elon Musk, ofrece a la industria minera grandes contratos si son capaces de extraer níquel de forma sostenible.
  • El sector de vehículos eléctricos está preocupado por el suministro de esta materia prima. Se espera que la demanda de níquel se multiplique por seis hasta 2030 e Indonesia concentrará el grueso del crecimiento.
  • China, que respalda varios proyectos en el país del Sudeste asiático, pretende arrojar los deshechos de la minería, lo que pone en tela de juicio el propósito sostenible de los vehículos eléctricos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El fundador de Tesla, Elon Musk, hizo un llamamiento para que las empresas de minería extraigan una mayor cantidad de níquel con el que fabricar baterías para sus vehículos eléctricos. Pero el mayor reto se encuentra en Indonesia, donde las empresas chinas planean arrojar millones de toneladas de desechos al mar.

Fue en la última presentación de resultados que el ejecutivo lanzó un mensaje a las compañías que se dedican a la exploración de níquel: les concedería un enorme contrato y si son capaces de obtener este metal de manera eficiente y responsable en términos medioambientales. La idea no es sino el reflejo de una creciente preocupación en el sector de vehículos eléctricos por el suministro de esta materia prima. 

Se espera que la demanda de níquel se multiplique por seis hasta 2030 y los analistas predicen que Indonesia concentrará el grueso del crecimiento del suministro de níquel en la próxima década, compitiendo directamente con Canadá y Australia. Sin embargo, China, que respalda varios proyectos en el país del Sudeste asiático, pretende arrojar los desechos de la minería, por ejemplo metales como el hierro.

Leer más: Europa en jaque ante posibles cortes en el suministro de materias primas

La controversia está servida y es que si la industria de vehículos eléctricos se vende bajo el estandarte de sostenibilidad, esta práctica podría en cuestionamiento toda su propuesta valor. Tesla o Volskwagen, y su compromiso medioambiental, quedan en tela de juicio. 

El níquel es un metal que se utiliza en la fabricación de las baterías de los vehículos eléctricos. Se trata del metal más caro en este proceso tras el cobalto, y cotiza a 15.320 dólares la tonelada. Su valor añadido radica en su capacidad para mejorar la densidad energética de la batería.

Leer más: Vulneración de derechos humanos y destrucción de ecosistemas: por qué la minería es la parte oculta de la transición hacia una economía baja en carbono

El gobierno indonesio espera convertir el país en el primer centro de procesamiento de níquel y producción de baterías. En este afán, el pasado enero prohibió la exportación del mineral de níquel bruto, de cara a impulsar la industria de procesamiento nacional. 

Según los datos de la ONG Earthworks, ocho proyectos mineros de todo el mundo utiliza la eliminación de desechos de aguas profundas, tres de ellos en Papúa Nueva Guinea y dos que vierten en los fiordos noruegos. Algunas voces del sector ya han pedido que se prohíba la práctica, sobre todo teniendo en cuenta la elevada dependencia del mercado mundial de vehículos eléctricos en Indonesia como fuente de suministro.

Y además