Dividir la compra por supermercados, buscar los 2x1 y productos locales: los trucos más efectivos para combatir la inflación en tu cesta de la compra

Supermercado
Albert Gea / Reuters

Desde que la escalada de la inflación se ha incrustado en la economía, hacer la compra se ha convertido en un quebradero de cabeza

En mayo, la cesta de la compra se encareció de media un 8,7% respecto al mismo mes de 2021. Lleva meses siendo así: la inflación arrancó 2022 con una subida del 6,1% en enero, que pasó al 7,6% en febrero y se disparó al 9,8% en marzo, un máximo no visto desde 1985

En lo que va de 2022, comprar huevos es un 18% más caro que hace un año, el aceite de girasol ha subido casi un 90%, y el arroz, el vino, la carne y el pan más de un 8%. Son sólo algunos ejemplos del impacto de la inflación en el día a día.

Cada vez es más difícil llegar a fin de mes, y no es una sensación. Según datos de la Encuesta a las familias del INE, el aumento de la inflación está implicando un gasto adicional de 3.000 euros al año por hogar: 250 euros más al mes.

Sin embargo, hay formas de sobrevivir al mordisco de la inflación y minimizar la pérdida de poder adquisitivo. La primera, aunque también la más compleja, pasa por averiguar en qué supermercado hacer la compra en función del precio. 

Cada vez son más los usuarios que suben a redes sociales, desde Twiter a TikTok, hojas de cálculo donde clasifican productos y precios por supermercado. La meta es clara: economizar al máximo

"Siempre he llevado un control de lo que gasto en la compra. He preferido dedicar mi dinero a otras cosas como tecnología, moda o incluso comer fuera antes que en la cesta de la compra, pero lo hacía de memoria. El tema de la inflación supuso un boom en redes de gente hablando sobre ello, y decidí plasmarlo en un Excel", cuenta Cristina, que publicó el documento compartido en su cuenta de TikTok.

"La subida de la cesta de la compra la ha ido notando cualquiera que vaya al súper semanalmente, pero verlo de golpe con datos en un archivo es impactante", añade.

En Business Insider España les hemos preguntado cuáles son sus trucos para sobrevivir a la subida de la cesta de la compra:

No hacer la compra sólo en un súper

Compra en supermercado y ticket con precios

El clásico refrán de no poner todos los huevos en la misma cesta aplica como consejo a la hora de hacer la compra más barata. 

Uno de los primeros trucos mencionados por los usuarios consultados pasa por hacer una planificación de a qué supermercado ir en función del producto que se vaya a comprar.

"Si puedes hacerlo, yo aconsejaría comprar cada producto donde se encuentre la oferta más barata", apunta Cristina. 

"La diferencia de precios entre supermercados no es muy notoria en compras pequeñas, ya que ahorrarías pocos euros, pero ante una compra grande sí que puedes llegar a ahorrar bastante", coincide María Luisa, que también compartió vía Twitter un Excel con precios de supermercado:

María Luisa comenta que, desde pequeña, se acostumbró a ver a su madre hacer la compra en aquellos supermercados más económicos, y siempre ha seguido sus trucos de ahorro. No obstante, con la inflación "nos hemos visto en la necesidad de organizar nuestro carrito de la compra y estudiar realmente dónde sale más rentable hacer la compra del mes".

Un ejemplo concreto pasa por dividir la compra entre 2 o 3 supermercados. "Esta herramienta me sirve para tener una visión más cómoda y real de lo que puedo ahorrar", explica.

La principal conclusión que sacó es que hay ciertos supermercados donde, apunta, "el ticket de compra ascendía a 10 euros por 5 productos básicos, mientras que en otros supermercados, exactamente la misma compra estaba valorada en 5 o 6 euros. En resumen, he conseguido comprar más por el mismo precio o lo mismo por menos dinero".

En cuanto a cuáles son esos supermercados, Jonatan García advierte grandes diferencias: "Mercadona estafa con los precios. No es normal que la diferencia con respecto a otros supermercados como Lidl o Aldi sea tan inmensa. Es insostenible mantener una familia comprando únicamente en Mercadona".

Jonatan lleva un seguimiento de precios de supermercados en Excel desde hace 5 años. "Queríamos saber cuánto de media nos hacía falta destinar a la alimentación al mes, así que empezamos con ello y lo cogimos como costumbre. A partir de ahí nos hemos ido dando cuenta de cómo estaban los precios".

Hace poco, Jonatan contaba en Twitter cómo ha creado una pequeña app en Excel que le indica en qué supermercado puede comprar más barato un producto concreto:

Una de las conclusiones a las que llegó es que supermercados como Alcampo han mantenido sus precios por debajo de Mercadona (en muchos productos, solamente 1 céntimo por debajo), pero que también los han ido subiendo considerablemente.

A la caza de promociones y tarjetas de fidelización

El segundo consejo pasa por hacerse con tarjetas de fidelización, que a la larga pueden suponer una rebaja en la cesta de la compra, y buscar descuentos.

María Luisa recomienda "estudiar bien aquellos supermercados donde ofrecen promociones (2x1, 4x3, etc.) al igual que los que tienen algún tipo de tarjeta de compra o app con la que ganar descuentos". 

Según explica, aunque algunos supermercados puedan tener precios más elevados de base, "si ofrecen promociones o descuentos sobre el carro de la compra, puede ayudarnos a ahorrar un poco más". 

Más allá de promociones puntuales, que pueden variar tanto en formato como en los productos ofertados, conviene tener en cuenta que algunos establecimientos mantienen estrategias de fidelización que también pueden implicar descuentos. "Yo recomiendo supermercados que te den tarjeta de puntos y cupones, como Lidl", coincide Jonatan.

Productos de cercanía y comercios locales

Por lo general, tendemos a asociar gran superficie con precios más bajos, pero no tiene por qué ser así. Sobre todo si se opta por productos de cercanía y de temporada, y establecimientos que, a pesar de ser más pequeños, pueden contar con descuentos o puntos para sus clientes.

En ese sentido, Cristina opta por "consumir productos de cercanía, ir a la panadería o la pescadería de toda la vida en vez de grandes superficies y apoyar el comercio local".

"Que vayan a los comercios locales, que suelen ser más competentes", coincide Jonatan.

Aun así, Cristina se lamenta: "No creo que tuviésemos ser nosotros quienes nos rompamos la cabeza intentando cazar la oferta de la semana para poder comer dignamente. Para una persona que tenga un sueldo normalito y no viva en un hogar privilegiado, la compra es un dolor de cabeza cada semana, y un Excel, aunque pueda ser de ayuda, no va a solucionar eso". 

Otros artículos interesantes:

9 aberraciones que haces con tu dinero y que no te dejan llegar a final de mes

Víctimas del mordisco de la inflación: por qué los jóvenes tienen más problemas para llegar a fin de mes

8 chollos de supermercado para combatir la inflación que puedes encontrar en Amazon

Te recomendamos