Pasar al contenido principal

Qué va a pasar realmente con el precio del petróleo tras los ataques en Arabia Saudí, según los expertos

Trabajadores de una refinería de petróleo
Reuters
  • Los mercados se han mostrado sorprendentemente complacientes con el riesgo del mercado petrolero mundial en los últimos meses.
  • Los recientes ataques contra la planta de procesamiento de crudo más grande del mundo en Abqaiq, en Arabia Saudí, sorprendieron a los inversores con la guardia baja
  • Se espera que los precios del petróleo se normalicen rápidamente a “alrededor de los 50 dólares por barril” si la situación se calma.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Los mercados se han mostrado sorprendentemente complacientes con el riesgo del mercado petrolero mundial en los últimos meses. Los recientes ataques contra la planta de procesamiento de crudo más grande del mundo en Abqaiq, en Arabia Saudita, sorprendieron a los inversores con la guardia baja, aunque el riesgo se había ido agudizando debido a los repetidos ataques de los rebeldes yemeníes contra las instalaciones de producción de crudo el país y contra los petroleros en el Estrecho de Ormuz y en el golfo de Omán. 

El sentimiento de los inversores a nivel mundial, tanto a nivel macroeconómico como de momentum, se ha tornado bajista con respecto a los mercados petroleros tras la dimisión de John Bolton, Asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., que había alimentado las esperanzas del levantamiento de la prohibición de exportar petróleo crudo iraní. El incidente del pasado fin de semana ha provocado un fuerte posicionamiento que ha resultado en un fuerte repunte de los precios.

Michel Salden, Senior Portfolio Manager de Vontobel Asset Management, advierte que: “si los saudíes son capaces de restablecer la producción completa en pocos días, la actual subida de precios desaparecerá y sólo se verá como una prueba de tensión sobre la volatilidad de los mercados energéticos”. Y sí, EE.UU. puede ganar tiempo liberando barriles de crudo de la reserva estratégica de petróleo, dando a la industria del esquisto un alivio para responder, pero esto “sólo ayudará a equilibrar la tensión local”. Si esta interrupción resulta ser de más largo plazo, comenzará a tener efectos sobre “el crecimiento mundial y conducirá a un escenario de estanflación de la economía mundial”.

Las instalaciones de Abqaiq han sufrido graves daños. Representa el 50% de la producción de crudo de Arabia Saudita y el 6% de la producción mundial de petróleo, lo que equivale a 5,7 millones de barriles diarios (mbpd). Además, administra el 18% del gas natural saudí y el 50% de la producción saudí de etano/propano, y ahora está fuera de servicio por un período indefinido. Aunque todavía se desconoce el alcance total de los daños y se desconocerán durante días o incluso semanas, ya se han perdido más de 5 mbpd durante el fin de semana. 

La comunicación de Arabia Saudita ha sido inadecuada, pero varias fuentes indican que la capacidad de producción de crudo de los dos campos afectados podría volver a la normalidad en 10 días de forma gradual. Sin embargo, el gran interrogante es si este crudo puede procesarse en las instalaciones de Abqaiq, donde se separan el gas y los líquidos y se eliminan impurezas como el azufre. Antes de su envío, casi toda la producción de crudo saudí tiene que pasar por este complejo sistema para ser limpiada y endulzada.

Leer más: 5 conceptos básicos que conocer para comenzar a invertir en bolsa

Previsión para los precios

Los ataques de este fin de semana a los sitios de producción de petróleo de Arabia Saudí nos confrontan con una nueva dinámica en las actuales tensiones internacionales. Según Yves Bonzon, CIO de Julius Baer, “nadie puede en este momento indicar con precisión cómo se desarrollaron los eventos”. Por un lado, estos ataques podrían desencadenar “una escalada dramática que conduzca a un conflicto entre Riad y Teherán”. 

Sin embargo, esto parece “poco probable” sin la aprobación de Estados Unidos. Asimismo, la “explosión en los precios del crudo” podría “resultar fatal” para la economía estadounidense. Por todas estas razones, la probabilidad de un conflicto regional abierto “nos parece limitada”, ya que llevaría a “consecuencias dramáticas”. En este segundo escenario, se espera que los precios del petróleo se normalicen rápidamente a “alrededor de los 50 dólares por barril”.

Para Salden, si los saudíes son capaces de restablecer la producción completa en pocos días, la actual subida de precios “desaparecerá” y sólo se verá como “una prueba de tensión sobre la volatilidad de los mercados energéticos”. 
 

Y además