Pasar al contenido principal

Las ventajas y desventajas de las fintech para tus finanzas

Aplicaciones fintech
Getty Images

Seguramente ya has oído hablar de ellas, y puede que estés incluso mucho más familiarizado de lo que crees con su entorno aunque no sepas del todo bien de qué va el término. Y es que las fintech han llegado para quedarse.

Cada vez que oigas mencionar plataformas como PayPal, las subidas del Bitcoin o las ventajas de la nueva banca digital, por ejemplo, estarás entrando en contacto con las llamadas fintech.

Pero, ¿a qué se refiere el término fintech? Viene de la unión de las palabras “finanzas” y “tecnología”, de manera que con él nos referimos a las empresas de servicios financieros que se sirven de las últimas tecnologías a la hora de brindarnos sus productos o servicios, poniendo en común la tecnología y el dinero.

A raíz de su llegada, han sido muchas las empresas y startups que han enraizado en torno a este sector, abriendo un amplio abanico de posibilidades para las empresas desde áreas como el crowdfunding, las plataformas de pago online o los créditos digitales, por citar sólo algunos ejemplos.

Sabido esto, cabe preguntarse: ¿qué beneficios podemos obtener del uso de servicios procedentes de compañías fintech? ¿Y cuáles podrían ser sus inconvenientes?

Ventajas del uso de las fintech

Las ventajas más visibles de la industria fintech son:

  • Ayuda al ahorro. Dicen que el tiempo es oro, y nunca mejor dicho. En este caso, la posibilidad de efectuar las gestiones de manera mucho más rápida y mediante procesos automatizados, aumenta la eficiencia en el día a día de las empresas (también a nivel usuario). Lo que se traduce igualmente en un ahorro económico más que visible.
  • Flexibilidad. Nada más flexible que las fintech para las dinámicas de trabajo que empiezan a imponerse en las empresas a día de hoy, cuando van cobrando fuerza tendencias como el teletrabajo. Y es que las fintech te permiten realizar operaciones de todo tipo desde donde quieras y cuando quieras de forma muy sencilla. Por ejemplo: poder pedir un crédito desde casa con sólo un clic y sin trámites en el banco. Suena bien, ¿no?
  • Democratización del acceso a productos financieros. Con el auge de todas las empresas que han surgido al calor de este panorama, el sector financiero se ha vuelto más inclusivo, permitiendo el acceso a una mayor cantidad de productos financieros a un número mucho más amplio de usuarios, que ahora pueden acceder a ciertos servicios de manera sencilla, a un solo golpe de clic.
  • Personalización y atención al usuario. Si hay algo que precisamente han sabido potenciar los productos fintech es su esmerada capacidad de atender de forma personalizada las necesidades particulares del usuario y de la empresa. Muy probablemente, si un usuario es capaz de detectar un problema en su entorno financiero, ya habrá una startup diseñada específicamente para ofrecerle una solución a medida.
  • Transparencia. Otra de las bazas que mejor han jugado las compañías fintech frente a los servicios financieros tradicionales. Y es que, la aplicación de las nuevas tecnologías, además de rapidez, ha aportado nuevas formas de medir y garantizar una gestión empresarial y una oferta financiera más transparentes.
  • Análisis. Aplicado a las empresas, uno de los aspectos más útiles, pues ahora resulta mucho más sencillo recabar datos e información de forma detallada que permitan un análisis de verdad efectivo de ciertos procesos. Ello conduce necesariamente a una mayor eficiencia y competitividad empresarial.

¿Hay inconvenientes?

Los grandes inconvenientes de las fintech son:

  • Sensación de falta de seguridad. Como toda plataforma virtual y todo lo que se gestiona a través de Internet, en el uso de estos productos y servicios esencialmente tecnológicos existen ciertos riesgos asociados al auge de la ciberdelincuencia. No obstante, las compañías trabajan día a día en fortificar sus medidas de seguridad para evitar ataques. Aunque tampoco existen garantías de que nuestros datos estén cien por cien protegidos haciendo uso, por ejemplo, de la banca tradicional.
  • Desconocimiento. Pese a que el nivel de penetración de las fintech en el tejido empresarial y financiero es cada vez mayor, aún existe un amplio sector que desconoce qué son, cuáles son sus beneficios y cómo usarlas. Esto puede dar lugar a cierto entorpecimiento en algunas relaciones empresariales, aunque también puede considerarse una ventaja competitiva en determinados casos y entornos.

Te puede interesar

Lo más popular